Yoga: el camino hacia el ser universal

"AUM TAT SAT se declara como la triple designación del absoluto ... Los actos de sacrificio, caridad y austeridad prescritos por los textos sagrados siempre comienzan con la pronunciación de la palabra 'AUM' por aquellas almas nobles que se dan a recitar el Cantos védicos. Con la idea de que todo le pertenece a Él (TAT), los diversos actos de sacrificio, penitencia y ofrenda son realizados por buscadores de liberación sin desear ningún fruto a cambio. El nombre divino 'SAT' se emplea en el sentido de la verdad y bondad; aun así, Arjuna, el término 'SAT' se usa en el sentido de un acto digno de alabanza. La firmeza en el sacrificio, la penitencia y la ofrenda también se designa como 'SAT', y sinceramente, la acción por Él se denomina como 'SE SENTÓ'."

--Bhagavad Gita, cap. 17 Vv. 23-27.

Una de las mejores formas en que podemos ayudar a nuestros estudiantes a cultivar una mayor conciencia y vincular el pequeño yo con el Yo superior es mediante el uso de mantra. Los mantras tienen el poder de despertar la conciencia. Uno de los grandes mantras utilizados para lograr esto se usa a menudo como saludo en la India. En lugar de simplemente decir "hola" o "¿cómo estás?" los yoguis suelen decir Hari Om o Hari Om Tat Sat.

Hari significa "el cosmos manifiesto", AUM "el reino invisible no manifestado," Tat significa "eso" y Sat significa "la realidad última". Por tanto, este saludo ayuda a despertarnos a nuestra verdadera naturaleza. Nos recordamos a nosotros mismos y a los demás que somos mucho más que un cuerpo y una mente. Tenemos en nuestra conciencia la verdad de que somos tanto un ser individual como una conciencia superior; que hay una vasta conciencia absoluta que es invisible y está en el corazón de todas las formas manifestadas. Nunca debemos olvidar esto; es la esencia del yoga.

El yoga nos enseña a desarrollarnos como seres individuales y como seres universales. Este artículo nos ayudará a desarrollar una visión más clara de la diferencia entre la conciencia individual y la existencia y la conciencia universal y la existencia. Es solo cuando mantenemos esta comprensión en nuestra conciencia que podemos orientar nuestra práctica de yoga para conectar realmente estas dos partes de nosotros mismos. Cuando hacemos esto, podemos ayudar a nuestros estudiantes a hacer lo mismo.

El viaje de la conciencia individual a la universal

La personalidad individual está compuesta por un cuerpo-mente y una conciencia individual localizada. La conciencia individual está localizada en un fragmento de tiempo y espacio, una pequeña identidad. Su verdadera naturaleza es la conciencia no localizada, pero solo se despierta un fragmento de nuestra conciencia. El resto está dormido o inconsciente. Es por eso que nos experimentamos a nosotros mismos como individuos: nuestra conciencia es como la llama de una pequeña vela en una noche sin luna. Todavía no tiene el poder de un sol que pueda iluminar todo el espacio. Y así no podemos experimentar la vasta parte trascendente de nosotros mismos que, según los Upanishads, brilla como un millón de soles.

Debido a que nuestra conciencia es limitada, solo podemos sentir una pequeña parte de nosotros mismos. Por lo tanto, desarrollamos una pequeña personalidad que se identifica con esa pequeña parte de nosotros mismos. Nos sentimos separados del mundo que nos rodea y buscamos el "yoga": unión con la vida, con algo más grande de lo que pensamos y sentimos que somos. Con lo que pretendemos unirnos es con la conciencia universal, con nuestro verdadero Ser. Somos como peces nadando en un océano, pero ignoramos que las aguas vastas los rodean. De la misma manera, somos una conciencia limitada en una vasta conciencia universal, pero desconocemos su existencia; no podemos sentirlo ni experimentarlo.

La conciencia universal es la totalidad de nuestro ser. Es conciencia no localizada. La conciencia universal no está estancada en un lugar, sino que está contenida dentro y también trasciende el espacio y el tiempo. El mantra que significa conciencia universal es AUM.

Las filosofías yóguica y tántrica nos enseñan que la conciencia universal tiene aspectos duales de conciencia cósmica y energía / materia cósmica. Estos aspectos de la energía / materia y la conciencia se compenetran entre sí y no pueden separarse de la misma manera que la luz y el calor no pueden separarse del sol. Hay un mundo de forma que es existencia manifiesta y hay un mundo sin forma, un reino de conciencia pura. El proceso de estudiar estos dos polos de nuestro ser es un viaje verdaderamente poderoso, alegre e inspirador, ya que es una indagación sobre nuestra esencia y la esencia del universo.

El camino yóguico

El viaje yóguico comienza con la personalidad individual que busca entenderse y cultivarse a sí misma. Aprendemos cómo tener un cuerpo sano y una mente tranquila y fuerte, y cómo relacionarnos con el mundo con mayor habilidad y conciencia. Esta primera etapa de exploración yóguica tiene como objetivo desarrollar una personalidad individual equilibrada, sana e integrada.

La segunda etapa del estudio del yoga desarrolla nuestra relación y conexión con los aspectos superiores y más universales de nosotros mismos. Este proceso sólo puede producirse realmente en un sentido encarnado y experiencial cuando hayamos completado algún trabajo preliminar sobre el pequeño cuerpo-mente. Antes de esto, el yo universal es solo un concepto intelectual, no una presencia vivida.

La tercera etapa del estudio del yoga nos lleva al objetivo final del yoga, en el que nos fusionamos con la parte absoluta e ilimitada de nosotros mismos y nos damos cuenta de que somos tanto el pez como el océano. Este es el máximo logro en el yoga y solo llega después de haber trabajado mucho en nosotros mismos. Sin embargo, es importante recordar que este objetivo existe.

Conciencia-conciencia y energía

La personalidad humana individual tiene dos aspectos fundamentales: conciencia y energía. La conciencia es sinónimo de conciencia. Es el aspecto eterno, inmutable, inmaterial e invisible del ser. No tiene personalidad ni características y es nuestra verdadera naturaleza y esencia. Es aquello con lo que el yogui desea unirse.

La energía, por otro lado, es el aspecto eternamente cambiante que tiene características y formas infinitas. Es la energía que crea, da forma e impulsa nuestro cuerpo-mente, la parte visible y tangible de nosotros mismos. La energía es equivalente a la materia y es la fuente de toda manifestación. Del universo invisible no manifiesto proviene el universo visible, el universo de nombres y formas. Las formas vivientes son vehículos que transportan la conciencia individual. La conciencia individual está despierta, soñando o dormida.

El yoga tiene dos divisiones principales de enseñanza. La primera división es el cultivo de la conciencia, y la segunda es el desarrollo de habilidades internas, fuerza e inteligencia creativa que nos permite manipular y dominar el cuerpo-mente. Cuanto más conscientes seamos, más podemos acceder a nuestra propia inteligencia e intuición innatas. Cuanto más conscientes e inteligentes seamos, más hábilmente podremos realizar las diversas técnicas yóguicas para realizar cambios positivos, poderosos, creativos y duraderos, cambios que mejoren nuestras vidas y las de los demás.

Desde un punto de vista práctico, el yoga es el sistema que nos permite colocar nuestra conciencia en los sistemas energéticos del cuerpo-mente para que podamos sentir partes de nosotros que se han vuelto inconscientes, que han sido separadas de los sentimientos. La conciencia nos permite sentirnos más y estar conectados. Cuanto menos conciencia tenemos, más cortados y desconectados nos sentimos. Todo este proceso crea salud y fortaleza mental como subproducto.

Como profesores de yoga, una de las mejores cosas que podemos hacer es reforzar continuamente la conciencia de lo que estamos haciendo en lugar de la técnica idealizada y perfeccionada. Al reforzar la conciencia, los estudiantes pueden volverse más conscientes de sus procesos y aplicar mejor su propia inteligencia creativa e intuición a su práctica de yoga. Esto cultiva la habilidad, la creatividad y la alegría.

Viéndonos a nosotros mismos

El yoga entrena nuestro cuerpo, mente y espíritu, transformando nuestro sistema nervioso y nuestra mente para que podamos alcanzar, mantener y sostener una mayor conciencia. No es fácil volverse un ser más consciente; hay partes de nosotros que preferiríamos no ver. Sin embargo, uno de los objetivos del yoga es reconectarnos con aquello que es invisible dentro de nosotros y, a medida que nos volvamos más conscientes, definitivamente veremos, sentiremos y experimentaremos más de nosotros mismos, incluidas las "partes buenas" y las "partes malas". ; la oscuridad y la luz coexisten en el interior.

Cuanto más conciencia tenemos, mayor es la luz que iluminamos en nuestro ser, iluminando lo que se ha mantenido en la oscuridad. Si no nos ocupamos de estos aspectos de nosotros mismos, permanecen inconscientes pero continúan actuando. Si se dejan en la oscuridad, estas fuerzas se vuelven "demoníacas", volviéndose contra nosotros y haciéndonos hacer cosas que preferiríamos no hacer y sentir cosas que preferiríamos no sentir. Por ejemplo, podríamos desarrollar dependencias y adicciones a la comida, las drogas o las personas.

El yoga proporciona las herramientas para desarrollar nuestro cuerpo-mente, administrar nuestra energía y fuerza vital y cultivar la conciencia. Nos da las herramientas para despertar la conciencia para que podamos sentir más de nosotros mismos y también nos da las herramientas para gestionar cualquier debilidad que encontremos. De esta manera, no nos sentimos desamparados e incapaces de manejar las fuerzas internas del cuerpo-mente, los pensamientos y emociones rebeldes. El lado filosófico del yoga también nos brinda herramientas en forma de metas más elevadas y principios más elevados que pueden guiar nuestras vidas para que podamos desarrollar una relación profunda y duradera con las fuerzas y la conciencia más elevadas. Solo necesitamos saber cómo aplicar estas herramientas. En última instancia, estas herramientas son el camino hacia la autorrealización.

Hari AUM Tat Sat

El Dr. Swami Shankardev Saraswati es un eminente profesor de yoga, autor, médico y terapeuta de yoga. Después de conocer a su gurú, Swami Satyananda Saraswati, en 1974 en la India, vivió con él durante 10 años y ahora ha enseñado yoga, meditación y tantra durante más de 30 años. Swami Shankardev es un Acharya (autoridad) del linaje Satyananda y enseña en todo el mundo, incluidos Australia, India, Estados Unidos y Europa. Las técnicas de yoga y meditación han sido la base de su práctica de terapia de yoga, medicina, ayurvédica y psicoterapia durante más de 30 años. Es un guía iluminador y compasivo, dedicado a aliviar el sufrimiento de sus semejantes. Puede contactarlo y leer más de su trabajo en www.bigshakti.com.

Original text


Recomendado

Postura del águila
Gayatri Mantra: el canto de yoga que necesitas en tu práctica de gratitud
Las 7 mejores alfombrillas de yoga, según los 7 mejores profesores del mundo