La verdad de la postura del árbol

Cuando veas a tu maestra demostrar Vrksasana (postura del árbol), con el pie colocado en la parte alta del muslo y la rodilla apuntando hacia un lado, es posible que tengas la tentación de intentar imitarla. Incluso podría pensar que si su rodilla no apunta hacia afuera, no está haciendo la "verdadera" postura del árbol. Pero para encontrar el equilibrio en la postura, debe explorar la realidad de su propio cuerpo, especialmente su capacidad para abrir la cadera.

En el yoga, existe un principio llamado satya (la práctica de la veracidad) que les enseña a los yoguis a pensar, hablar y actuar en consonancia con la verdad. Debido a que es una pose de equilibrio desafiante, Tree Pose ofrece la oportunidad de practicar este principio alineándose con la verdad en su propio cuerpo.

La pose te enseña a practicar la alineación Tadasana (postura de la montaña) estable y erguida con la pierna de apoyo mientras trabajas con un estiramiento de la cadera y la parte interna del muslo con la pierna levantada. Es fácil practicar la postura de la montaña cuando estás parado sobre dos piernas, pero cuando levantas una pierna, es posible que comiences a rotar hacia un lado u otro y pierdas el equilibrio.

Para evitar caerse en el árbol, debe explorar y comprender su capacidad de apertura de cadera. Si sus caderas no están abiertas de forma natural y fuerza la rodilla levantada para que apunte hacia afuera para parecerse a la de su maestro, toda su pelvis girará en esa dirección, sacándolo de su alineación de montaña. Cuando esto sucede, también existe una tendencia a arquear demasiado la zona lumbar, lo que hace que la pelvis se desvíe de su alineación más estable.

Es útil imaginar que su cuerpo está centrado en una plomada invisible que cae desde la coronilla de su cabeza, a través de la mitad de su torso y pelvis, y directamente hacia el suelo debajo de usted. Desea permanecer centrado alrededor de esa plomada aunque solo esté en una pierna. Para hacer esto, fortalezca el tronco del árbol, su núcleo, y reafirme la pierna de apoyo abrazando los músculos de la parte interna del muslo hacia la línea media. Tu pierna de apoyo es como las raíces de tu árbol, y tu pelvis estable transporta energía desde tus raíces hacia la columna y el torso, creando un tronco fuerte. Tus brazos se extienden hacia arriba y hacia afuera como ramas que se expanden hacia el cielo.

Tree Pose es una oportunidad para experimentar la magia de la práctica del yoga: si está dispuesto, tratar de pararse sobre una pierna se convierte en una investigación de su propia verdad. Honrar su verdad puede significar bajar el pie a un lugar debajo de la rodilla o incluso hasta el piso, llevar la rodilla levantada ligeramente hacia adelante en el espacio para alinear las caderas, o presionar suavemente el abdomen para quitar el arco de la espalda baja. A través de una investigación honesta, puede descubrir su verdadera alineación y encontrar su equilibrio, sin importar hacia dónde termine apuntando su rodilla.

Practica satya en todas tus poses siendo honesto sobre tus propios límites. Cuando te alineas de una manera veraz, creas una base sólida y equilibrada a partir de la cual tus poses crecerán y florecerán.

Árbol equilibrado: al practicar Vrksasana, es útil pensar en el "equilibrio" como un verbo en lugar de un sustantivo. En lugar de intentar alcanzar un estado de equilibrio, concéntrese en el acto de equilibrar. Nunca estarás absolutamente quieto y firme; haces innumerables pequeños ajustes para mantener la pose. Así como un árbol reacciona a las estaciones, a la luz y la lluvia, tú siempre estás respondiendo a los cambios sutiles dentro de tu cuerpo, refinándote y reequilibrándote con cada respiración que tomas.

Ver: Para ver un video instructivo de esta secuencia de Conceptos básicos, vaya a Postura del árbol.

Postura de preparación 1: Supta Vrksasana

Pruebe esta variación reclinada de Vrksasana para explorar qué tan abiertas están sus caderas, con el apoyo del piso.

Acuéstese boca arriba, junte los pies y flexione ambos pies como si estuviera presionando contra una pared. Levante las rótulas y reafirme los músculos de las piernas hacia las cuencas de las caderas. Observe el espacio entre la zona lumbar y el suelo. Si hay mucho, es posible que esté arqueando demasiado la espalda baja. Dibuja los puntos delanteros de la cadera (las dos protuberancias óseas en la parte delantera de la pelvis) hacia las costillas inferiores, enganchando la parte inferior del abdomen para ayudar a alargar (pero no aplanar) la zona lumbar.

Coloque las manos en los puntos de la cadera y observe que están nivelados entre sí y apuntan directamente hacia el techo. Lleva el pie derecho hacia la parte interna del muslo izquierdo tan alto como puedas, presiona la planta del pie contra el muslo y deja que la rodilla se abra hasta el suelo. Por ahora, permita que su rodilla se abra completamente y observe cómo su pelvis sigue la pierna y se inclina hacia la derecha. Si es como la mayoría de los estudiantes, el hueso de la cadera izquierda ahora estará más alto que el derecho. ¿Puedes ver cuánto se inclina tu pelvis hacia la derecha? (Es posible que deba levantar la cabeza para ver con claridad).

Levante la rodilla del piso lo suficiente para que sus caderas estén niveladas nuevamente. Mire dónde están ahora su muslo y rodilla: este es su grado natural de apertura de la cadera. Recuerde cómo se siente para referencia futura y observe lo que está haciendo para cultivar esta pelvis neutral. Ayuda a reafirmar las piernas y presionar la parte superior del muslo izquierdo firmemente hacia abajo mientras activa suavemente la parte inferior del abdomen. Ahora inténtelo en el segundo lado, notando lo diferente que es cada lado.

Postura de preparación 2: Vrksasana en la pared

Ahora, practique la postura del árbol de pie, usando una pared como soporte y como otra herramienta para explorar su capacidad de apertura de cadera.

Comience en Postura de la montaña con la espalda contra la pared. Inhale profundamente, arrastre hacia abajo a través de ambos pies y active las piernas reafirmando los músculos del muslo. Coloque las manos en las caderas y sienta la pelvis mirando hacia adelante. Levante el pie derecho lo más alto que pueda en la parte interna del muslo izquierdo; presione el pie y el muslo juntos para estabilidad.

Gire el muslo derecho hacia afuera y empújelo hacia la pared. Al hacer esto, sentirá que la pelvis se desplaza hacia la derecha; permita que esto suceda al principio. Continúe presionando la rodilla hacia afuera hasta llegar a la pared y observe hasta dónde se abre la pelvis. Ahora, active la pierna de apoyo con fuerza y ​​lleve las caderas hacia el centro hasta que miren hacia adelante. Lleve la rodilla hacia adelante tanto como sea necesario. Esta acción le mostrará su verdadera capacidad de apertura de cadera. Sienta qué músculos está aplicando para mantener esta posición. Ahora pruebe el otro lado, entendiendo que sus caderas probablemente tendrán grados ligeramente diferentes de apertura.

Drishti es una palabra sánscrita que significa vista o mirada. En la práctica del yoga, cada pose tiene un punto de observación prescrito, o drishti, diseñado para enfocar los ojos en un solo punto y llevar la mente a un estado estable y concentrado. Drishti es una práctica profunda que nos enseña a mirar hacia afuera mientras llevamos la conciencia hacia adentro. En las posturas de equilibrio, apoyar la mirada en un punto inmóvil frente a usted es una herramienta invaluable para mantener su atención en la postura y mantener el equilibrio.

Pose final: Vrksasana

Practica el equilibrio y encuentra tu propia alineación verdadera en Tree Pose.

Párate en postura de montaña. Separe los dedos de los pies, arrastre hacia abajo a través de los pies y reafirme los músculos de las piernas. Levante los puntos delanteros de la cadera hacia las costillas inferiores hasta que sienta un leve aumento en la parte inferior del abdomen. Inhale profundamente, flotando el pecho hacia arriba y exhale mientras baja los omóplatos por la espalda. Mire hacia adelante y encuentre un drishti, o un punto de observación estable (vea la barra lateral arriba).

Coloque las manos en las caderas y levante el pie derecho sobre el muslo izquierdo. Haz una pausa mientras te acomodas en la pose y suaviza si te endureces en algún lugar. A continuación, presione el muslo derecho para abrirlo tanto como pueda hasta que la pelvis comience a girar con la pierna. Juega con cuánto puedes abrir la rodilla sin girar la pelvis hacia la derecha. Abra la rodilla y luego vuelva a poner la pelvis en neutral, en escuadra hacia el frente. Vaya y retroceda así varias veces. Haz una pausa cuando encuentres tu verdadera pose y lleva tus manos a tu corazón. Si se siente estable, estírelos por encima de la cabeza. No los lleve demasiado atrás, ya que podría hacer que se caiga hacia atrás. Estire los brazos como ramas que llegan al sol. Respire en su árbol, incorporando las raíces de abajo, el tronco fuerte y la plena floración de arriba.

Mejor equilibrio

Pruebe estos consejos para ayudarlo a equilibrar:

  • Siéntete libre de usar una pared. Puede poner una mano en una pared cercana o pararse cerca de una pared en caso de que pierda el equilibrio.
  • Coloque su pie levantado más abajo sobre su pierna de apoyo. Está bien poner el pie en la parte interna de la pantorrilla o incluso en el tobillo, con los dedos de los pies apoyados en el suelo.
  • Suaviza tu rostro. Si se muerde los labios o se agarra la mandíbula, ablande y suelte.
  • ¡Está bien caer! Esta es la práctica: intenta, cae y vuelve a intentarlo. Vea si puede seguir intentándolo sin hundirse en la frustración. ¡Intenta divertirte!

Mire una demostración en video de esta pose.

Annie Carpenter dirige clases y entrenamientos y es mentora de maestros en Exhale Center for Sacred Movement en Venice, California.

Recomendado

Fracasa mejor: aprende a apoyarte en lo desconocido
Cuando duelen los isquiotibiales
Yoga diario para deportistas: 5 posturas de calentamiento antes del entrenamiento