Cúrate de la cabeza a los pies: postura del arado

En su viaje hacia una práctica constante de hatha yoga, inevitablemente encontrará obstáculos que interrumpen su flujo, momentos en los que el impulso que se acumula dentro de usted (hacia la salud, la inteligencia, la fuerza o la flexibilidad) se estanca. Si se encuentra en este lugar, puede verse tentado a tomarse un período sabático a largo plazo o caer en una actitud de complacencia o derrota.

Aunque esos momentos pueden traer distintos grados de frustración, es útil reconocerlos como parte del proceso. Dentro de esos períodos de lucha reside un gran potencial de crecimiento. Proporcionan el escenario para cambiar las viejas y deterioradas formas de hacer o ver las cosas, y la oportunidad de hacer el trabajo preliminar necesario para lo que se avecina. Si su actitud hacia su práctica se ha cultivado correctamente desde el principio, verá estas ocasiones como oportunidades para agudizar su atención, reevaluar las direcciones que ha tomado y descubrir nuevos puntos de vista.

Hay muchas formas de ver la Halasana (postura del arado) en busca de un significado y una guía más profundos. Al igual que con muchas asanas de yoga, el nombre de Halasana sugiere la forma básica de la pose, que se asemeja a los arados tradicionales que se encuentran en la cultura tibetana e india. Simbólicamente, el arado está representado en los mitos e historias tradicionales de Egipto, China, Tíbet e India. En el Ramayana, el rey Janaka descubre a una hermosa niña mientras ara la tierra en un terreno de sacrificio. Adopta al bebé y la llama Sita, y más tarde se convierte en la hermosa esposa de Rama. Esta historia relata el poder del arado como herramienta para revelar tesoros escondidos.

La práctica regular de Plough Pose nutre y rejuvenece todo el sistema del cuerpo. Halasana ayuda a nutrir las regiones torácica y lumbar de la columna aumentando la circulación y la flexibilidad, libera la tensión en el cuello y la garganta, alivia la acumulación de flema o moco en los senos nasales y el sistema respiratorio y ayuda gradualmente a alargar y regular la respiración.

Halasana tiene un efecto reconstituyente y calmante sobre el sistema nervioso simpático. También ayuda a equilibrar las secreciones glandulares de adrenalina y tiroxina, al mismo tiempo que mejora la eliminación de toxinas en los tractos digestivo y urinario. Aquellos con tendencia a la presión arterial alta pueden encontrar alivio de la hipertensión en la postura. En la posición invertida de Plow Pose, el cerebro se llena de sangre, lo que promueve la claridad mental y una mayor vitalidad.

Terminando las cosas

Tradicionalmente, Halasana se ha considerado una pose final y generalmente se encuentra cerca del final de una sesión de asanas. Las posturas finales ayudan a preparar al practicante para la relajación, el pranayama y la meditación. Como transición de una práctica basada en el movimiento a una práctica sentada, Halasana aprovecha los procesos naturales de relajación del cuerpo pacificando los nervios, calmando el cerebro y el corazón y regulando la respiración. Esto desarrolla la quietud y el estado de alerta necesarios para el pranayama y la meditación.

Hay muchos enfoques diferentes para la práctica de Halasana, y los principiantes a menudo se preguntan si apoyar la pose con un accesorio, usando mantas dobladas o almohadillas de espuma debajo de los hombros y los brazos, o practicar "plano", usando solo una estera de yoga. Cada enfoque tiene sus ventajas y desventajas. Prefiero enseñar la postura plana porque así es como desarrollas una comprensión clara de dónde viene el levantamiento en la postura.

Sin embargo, cuando intente la versión plana de Halasana, tenga cuidado de no trabajar demasiado y posiblemente lesionar las vértebras cervicales vulnerables. Practique en una de las colchonetas de yoga más firmes y gruesas disponibles en la actualidad, especialmente cuando practica en pisos de madera. Si está utilizando un tapete más delgado, intente doblar el tapete por la mitad para crear un doble grosor debajo de la cabeza, los hombros y los brazos, o use dos tapetes, uno encima del otro. En caso de problemas graves en el cuello, apoyarse con un soporte adicional probablemente sea su mejor alternativa.

Bajarse para levantarse

Un requisito previo importante para practicar Halasana flat es la paciencia. Si ha practicado anteriormente con apoyo adicional debajo de los hombros y los brazos, es poco probable que la posición de la columna sea tan vertical cuando cambie a la práctica en posición horizontal. Hasta que el cuerpo frontal (garganta, pecho, hombros, diafragma y los músculos intercostales) esté entrenado y disciplinado para permanecer blando, se perderá parte de la "verticalidad" de la columna en la versión apoyada de Halasana. Pero a medida que experimente la liberación de tensión hacia abajo desde el diafragma a través del pecho, los hombros y la garganta, obtendrá la inteligencia necesaria para liberar los músculos del cuello y crear espacio en las vértebras cervicales.

Permitir que la cabeza, el cuello y los hombros se apoyen completamente cataliza la acción sutil necesaria para levantar la columna y extender las piernas hacia arriba. Como en las asanas de pie, la fuerza que impulsa la extensión de la columna se encuentra en la base de la pose. Y en Halasana, los "pies" de la pose son la cabeza, el cuello y los hombros.

Si es nuevo en la versión plana de Halasana y está consciente de problemas en su cuello o columna lumbar, puede ser una buena idea que un maestro calificado observe su práctica para ayudar a evitar lesiones. Si sus circunstancias hacen que esto sea imposible, pase varias semanas trabajando diariamente con Adho Mukha Svanasana (perro boca abajo), Uttanasana (flexión hacia adelante de pie) y Paschimottanasana (inclinación hacia adelante sentado). Estas asanas ayudarán a reducir la rigidez de la columna y enseñarán a los hombros, las costillas y el abdomen a ablandarse.

Ponerse en posición

Empiece por recostarse en su colchoneta, con los brazos a los lados, las palmas hacia abajo, presionando contra el suelo. Separe los omóplatos con una ligera rotación de los brazos hacia adentro. Esto permite que los músculos debajo de los omóplatos suelten su agarre en la columna torácica. Con una inhalación, levante las piernas hasta la vertical, manteniendo la columna en el suelo. Tome varias respiraciones aquí, sintiendo la liberación de cualquier tensión en la garganta, los hombros y el pecho con cada exhalación. Con su próxima exhalación, lleve lentamente su ombligo hacia la columna y levante las piernas por encima de la cabeza, levantando las caderas del piso.

Si esto es difícil, muévase cerca de una pared y con las piernas verticales, doble las rodillas a 90 grados, presione los pies contra la pared y practique levantar las caderas. Cuando sienta una suavidad en la parte frontal de su cuerpo, aléjese de la pared para trabajar en levantar las piernas por encima de la cabeza hasta que queden paralelas al piso. Mantenga las piernas firmes, las rodillas rectas y evite endurecer los glúteos.

Una vez que pueda mantener el equilibrio, concéntrese en la subida y bajada de la respiración, llenando la parte posterior de los pulmones mientras inhala; suelte el diafragma, el pecho y la garganta con cada exhalación. Esto creará una ligereza en la columna vertebral que genera una elevación del suelo. A medida que la columna se eleva, los dedos de los pies se hundirán hacia el suelo. Eventualmente, se tocarán. Mantenga su atención en su respiración; con cada ciclo, busque oportunidades para liberar la tensión en el cuerpo frontal mientras apoya el levantamiento en la espalda (columna vertebral). Después de 10 ciclos de respiración, doble lentamente las rodillas y gire la columna hacia abajo hasta que toda la parte posterior de su cuerpo descanse en el suelo.

Aprender a moverse en Halasana sin una fuerza muscular excesiva desarrollará la inteligencia necesaria para una práctica segura, donde la elevación de la columna proviene de una sensación de flexibilidad, no de fuerza. A medida que practique Halasana y cultive esta comprensión, notará un mayor nivel de vitalidad y salud en todos los sistemas del cuerpo.

Recomendado

Sintonice la quietud interior: meditación mantra
5 formas de convertir un colapso mental en un avance espiritual
Prueba el nuevo giro de Jason Crandell en Twists