6 formas de hacer un voto de silencio

Me llamaron al silencio hace 16 años cuando, mientras caminaba por la orilla de una playa de Cape Cod y casi por capricho, decidí dejar de lado el día siguiente y quedarme sin hablar. Este paso atrás del ruido y el ajetreo de mis días resultó tan instructivo y relajante que quería repetir la experiencia. Desde entonces, el primer y tercer lunes de cada mes, sin excepción, practico el silencio durante periodos de 24 horas.

Ese primer día, cuando les conté a dos amigos mi decisión de pasar un día sin hablar, ambos reaccionaron con las mismas palabras: "Qué radical". Impresionado por la coincidencia de sus respuestas, después de todo, este fue un día sin habla, no un divorcio o un cambio de carrera, busqué "radical" en el diccionario y descubrí que proviene de la palabra latina radicalis, y significa ir a la raíz de algo. Descarté la idea, dudando seriamente de que un día de silencio pudiera llegar a la raíz de algo. Pero este simple acto ha cambiado mi vida y se ha convertido en mi mejor maestro, poniéndome a prueba, templando y curándome de formas que no podía haber previsto cuando comencé. Me ofrece paz y consuelo en un mundo en el que estas cualidades son difíciles de conseguir.

La quietud de estos días crea espacio, lo que me permite descansar, reflexionar en lugar de reaccionar y pensar en lo que importa. El tiempo de silencio ha fomentado una mejor conexión con la naturaleza, conmigo mismo y con los demás. En silencio, estoy más atento a los momentos ordinarios y, por lo tanto, estoy abierto a lo extraordinario.

Hubo un tiempo en que los períodos naturales de quietud se tejieron en la tela de nuestros días cuando rastrillamos hojas, planchamos, lavamos platos, mecíamos a un niño dormido. Hoy estamos rodeados de ruido, un clamor que se ve agravado por la tecnología. Creo que afecta negativamente nuestra salud y espíritu, de la misma manera que los científicos dicen que la contaminación acústica en nuestros océanos ahoga las canciones que las ballenas y los delfines usan para comunicarse y orientarse. Y me pregunto, si nuestro canto interior está amortiguado, ¿cómo nos orientamos? ¿Cómo nos comunicamos? ¿Cómo evitamos perdernos?

Recientemente, volví a buscar "radical" y esta vez noté una definición que había pasado por alto: "formar una base o fundamento". El silencio ha formado una base para mí al proporcionarme el tiempo y el espacio fértil en el que reflexionar sobre el tipo de vida que quiero tener y el centro desde el cual vivirla. De hecho, ha demostrado ser la más silenciosa de las revoluciones. Me ha enseñado a escuchar y, al escuchar, escucho la canción de mi vida.

Experimente el poder restaurador del silencio de estas formas sencillas.

  • Invite a su familia a unirse a usted para comer en silencio.
  • Tómese un día sabático del correo electrónico, los teléfonos, la radio y la televisión.
  • Encuentra un laberinto y recorrelo en silencio.
  • Comprométete a un día sin palabras. Prepare a sus familiares y amigos con anticipación para que sepan qué esperar.
  • Por un día, realice las tareas del hogar o de jardinería en silencio.
  • Pasa unas horas tranquilas solo en la naturaleza.

Anne LeClaire es novelista y autora de Listening Below the Noise.

Recomendado

16 posturas de yoga para mantenerte conectado a la tierra y presente
Reduzca el dolor y la incomodidad con estas posturas para la pelvis
Las mejores cubiertas de tazón reutilizables