Honre la complejidad del estiramiento más simple: saludo hacia arriba

Para muchos de nosotros, Urdhva Hastasana es una postura que practicamos inconscientemente todas las mañanas:

de la cama, levántese, ojos entreabiertos, bostezos, levante los brazos, arquee la columna y eche la cabeza hacia atrás. Es un movimiento intuitivo que

ayuda a que la energía se mueva después de una noche de sueño. Cuando nos encontramos con esta pose por primera vez en una clase de yoga, a menudo la damos por sentada. ¿Por qué perder el tiempo practicando una pose en la que nos sentimos "bien" cuando hay muchas más poses que conquistar?

Existe una tendencia natural en los principiantes a sentir una sensación de logro y a enorgullecerse de las asanas que parecen

fácil, especialmente cuando otros presentan desafíos más obvios. Desafortunadamente, estos sentimientos pueden convertirse en obstáculos para conectar

con las cualidades más sutiles de una postura. Urdhva Hastasana (postura de la mano hacia arriba) contiene las semillas de poses más avanzadas

como balances de brazos y flexiones hacia atrás. Y al dominar la inteligencia de una pose simple como Urdhva Hastasana, puedes ganar el poder y la confianza para profundizar en tu práctica.

Entrar en la pose

Como la mayoría de las asanas, los principios del movimiento en Urdhva Hastasana se dividen en tres partes: entrar en la pose, estar en la pose y

saliendo de la pose. Ya sea que lo practique individualmente o como parte de una serie de flujo, la pose debe ejecutarse con estos principios en mente.

Es útil comenzar con la comprensión de dónde proviene el movimiento en una pose. Hay un principio muy básico en

física que probablemente hayas escuchado desde que estabas en la escuela primaria: para cada acción, hay una reacción igual y opuesta. En términos de yoga, este concepto se aplica directamente al movimiento de la energía sutil en el cuerpo. Si quieres que algo suba, conéctate con la energía que baja.

Para comenzar Urdhva Hastasana, párese con los pies juntos y los brazos a los lados. Siente cómo las plantas de tus pies se ablandan

en el piso y la firmeza del piso soportando su peso uniformemente en cada pie. Este es tu terreno. Observe que hay una elevación natural que acompaña a esta conexión a tierra. Deje que la respiración se mueva libremente a lo largo de todo el torso, sin que se hinche el vientre. Con una exhalación, suaviza y suelta el peso de tus órganos hacia abajo, sintiendo que el ombligo se retrae ligeramente hacia adentro. Sienta sus órganos descansando sobre el piso de su pelvis y preste atención a la firmeza en sus piernas y un sutil levantamiento que se mueve hacia arriba por la columna. A medida que capta esta energía, entregue los hombros y comience a inhalar, sintiendo la respiración en la espalda mientras levanta los brazos. Debería sentir ligereza y longitud en sus brazos, como un niño volando por la carretera en un automóvil con el brazo asomado por la ventana.El levantamiento de peso sin esfuerzo por su propia naturaleza es gracia, y en Urdhva Hastasana, la gracia es la expresión externa del movimiento interno de energía, donde todo esfuerzo es coordinado y dirigido desde el centro abdominal.

En la cima de la pose, los brazos convergen sobre su cabeza mientras junta las palmas. Separe los omóplatos y acerque ligeramente la barbilla (hacia el centro de la garganta) mientras echa la cabeza hacia atrás y mira los pulgares. Si tiene complicaciones en las vértebras del cuello, mantenga la cabeza erguida hasta que desarrolle la fuerza y ​​la comprensión necesarias para recuperarla.

Estando allí

Cuando se practica Urdhva Hastasana como asana individual, la profundidad de la postura se profundiza soltando o bajando repetidamente el interior del cuerpo, los hombros y las costillas frontales. Con la práctica, comienzas a notar cómo desde tu centro vital en el

abdomen, la fuerza se acumula y la energía se eleva directamente hacia arriba a través de la espalda.

Una vez en la postura, en una exhalación, ablande la parte superior de los pulmones y sienta cómo aumenta el espacio alrededor del corazón. Esta energía crea

una gota en el interior del cuerpo, suavidad en las costillas y más espacio para respirar. La extensión en el cuello mejora y la columna se endereza naturalmente sin un esfuerzo muscular excesivo. Mientras inhala, visualice la respiración entrando por su ombligo: lenta, suave y rítmica. Cada vez que su peso cambie y lo aleje de su centro, regrese prestando atención y haciendo los ajustes necesarios.

Salir de esta manera

Cuando todas las partes del cuerpo se unen en la culminación de esta pose, debes sentir una profunda sensación de conexión. En

En este estado, puedes entrar en contacto con la fuerza que crea todas las cosas y las hace crecer, mediante una unión de elementos complementarios.

opuestos. Ésta es la energía creativa de la armonía.

Cuando esté listo para salir de la postura, exhale lentamente, bajando las manos con las palmas juntas en Namaste. A medida que las manos se acercan a la cara, deje que la proximidad —la energía— de las manos tire de la cara hacia abajo hasta que la cabeza vuelva a una posición neutral.

Continúe dejando que las manos desciendan juntas, sintiendo la energía a medida que pasa por la garganta, el corazón, el plexo solar, el ombligo y los genitales. A medida que esta energía desciende por la parte delantera del cuerpo, sienta la quietud y la ligereza en la columna. Cierra los ojos y siente la calma resonando desde los rincones más profundos de tu conciencia.

El Yoga Sutra ofrece muchas pistas sobre cómo cultivar la actitud correcta para la práctica. En su traducción más simple, sutra significa "hilo". Como un hilo, cada sutra representa el mínimo absoluto necesario para mantener unido un concepto. La brevedad de los sutras permitió a los practicantes de tiempos pasados ​​memorizar todo el trabajo y luego dilucidar los significados a través del discurso con otros practicantes y la práctica personal sostenida. Aunque pueden parecer simples en la superficie, los sutras a menudo tienen significados compuestos, con interpretaciones tanto literales como ocultas.

La metáfora de un sutra le servirá bien en su acercamiento a Urdhva Hastasana: es una pose que requiere una resolución de fuerzas literales y ocultas, y cuanto menos se elabora, más revela.

Recomendado

Talking Shop con Sarah Powers
Utilice Vastu para crear un hogar con más alma
De vuelta a la pista: 5 poses diarias para aliviar el dolor de espalda