Habitar en el corazón de loto: una práctica de meditación

Al visualizar su corazón como una flor de loto, puede comenzar a crear un lugar seguro y cómodo para que su mente se asiente.

En el yoga y la meditación, el corazón se puede visualizar como una flor de loto que se despliega en el centro del pecho. Como un loto que se contrae y se abre de acuerdo con la luz, nuestro corazón espiritual puede despertarse a través de varias prácticas de yoga, desde la práctica de asanas hasta el pranayama, el canto y la meditación.

La siguiente meditación enfoca la conciencia en el asiento del corazón de loto. Para algunos, este será un santuario muy natural para descansar la conciencia. Otros pueden observar que la naturaleza inquieta de la mente no se calma tan fácilmente. Esta meditación tiene dos propósitos: primero, aprender a enfocar la mente en cualquier objeto como un asiento interno, y segundo, recibir los beneficios curativos de estar conectado al corazón como un lugar de amor incondicional.

Para comenzar, busque una postura cómoda para la meditación (sentado en un cojín o manta, en una silla o contra una pared). Puede resultarle útil programar un temporizador de 10, 20 o 30 minutos para que pueda profundizar su meditación sin preocuparse por la hora. También es posible que desee tocar suavemente una campana al principio y al final de su meditación.

Coloque las manos sobre las rodillas en Jnana Mudra (tocando el índice y el pulgar), con las palmas hacia arriba para abrir su conciencia o las palmas hacia abajo para calmar la mente. Escanea tu cuerpo y relaja cualquier tensión. Deje que su columna se eleve desde la base de la pelvis. Lleva la barbilla ligeramente hacia abajo y deja que la nuca se alargue. Ahora planta las semillas para meditar en el loto del corazón.

Práctica de meditación

Paso 1

Comience leyendo tranquilamente este pasaje de los Upanishads:

“Brillante pero oculto, el Ser habita en el corazón.

Todo lo que se mueve, respira, abre y cierra vive en el Ser, la fuente del amor.

Realiza el Ser escondido en el corazón y corta el nudo de la ignorancia aquí y ahora ".

—Los Upanishads (Traducido por Eknath Easwaran, Nilgiri Press, 1987)

Paso 2

Mientras inhala, dibuje su conciencia desde la base de la pelvis hacia el centro del pecho. Mientras exhala, concéntrese en las sensaciones que siente en su pecho. Permanezca con esas sensaciones y permita que su conciencia se profundice. ¿Siente calor, hormigueo, ligereza, densidad, tirantez? Mientras inhala, respire hacia su corazón.

Paso 3

Comience a visualizar una flor de loto dentro de su pecho que se abre suavemente con los pétalos con cada inhalación. Y mientras exhala, simplemente viva dentro de la flor de loto. ( Nota : si visualizar una flor de loto es demasiado poético para usted, una alternativa es enfocarse en una cueva en el corazón con una llama en el centro, o un fuego iluminando su corazón).

Paso 4

Puede optar por quedarse con la visualización del loto o puede concentrarse en la sensación de un corazón en expansión. Cuando surjan sentimientos, déjalos pasar a través de ti como la luz cambiante del día, o imagínalos descansando sobre la flor como el agua sobre sus pétalos. Habita dentro del loto de tu corazón, sintiendo emerger las cualidades del amor incondicional.

Paso 5

Cuando esté listo, junte las manos en Anjali Mudra (Sello de saludo) y complete su meditación con un momento de gratitud, reflexión u oración para integrar la energía de su meditación en su vida. Puedes llevar tu conciencia a tu corazón en cualquier momento del día para volver al asiento del amor incondicional.

Recomendado

16 posturas de yoga para mantenerte conectado a la tierra y presente
Reduzca el dolor y la incomodidad con estas posturas para la pelvis
Las mejores cubiertas de tazón reutilizables