Pratyahara: lo que significa "retirarse"

En un mundo de sobrecarga de información, la práctica de yoga de pratyahara nos ofrece un remanso de silencio.

Durante mis primeros meses de clases de yoga, la maestra nos enseñó a doblar hacia atrás profundamente durante el primer paso del saludo al sol. No solo se nos animó a inclinarnos hacia atrás profundamente, sino que también se nos enseñó a bajar la cabeza lo más posible. De vez en cuando, un estudiante se desmayaba en medio del movimiento. Afortunadamente, nadie se lastimó nunca al caer al suelo. Me intrigó descubrir que otros estudiantes de la clase percibían el desmayo no como un problema físico, sino como una forma de evento espiritual.

Durante muchos años he sospechado que este desmayo repentino, esta retirada del mundo, no era un evento espiritual en absoluto, sino simplemente fisiológico. La gente probablemente se desmayó porque echar la cabeza hacia atrás puede bloquear momentáneamente las arterias vertebrales en el cuello, reduciendo el suministro de sangre y oxígeno al cerebro. Sin embargo, cuando miro hacia atrás, creo que la confusión de mis compañeros refleja la confusión que todos tenemos sobre la práctica de yoga de pratyahara, sobre lo que significa apartarse de los sentidos y del mundo.

¿Qué es Pratyahara?

En el Yoga Sutra de Patanjali, el libro de consulta más antiguo y venerado para la práctica del yoga, el segundo capítulo está lleno de enseñanzas sobre el sistema de yoga ashtanga (ocho miembros). El sistema se presenta como una serie de prácticas que comienzan con "miembros externos" como preceptos éticos y avanzan hacia "miembros internos" como la meditación. El quinto paso o extremidad se llama pratyahara y se define como "la retirada consciente de energía de los sentidos". Casi sin excepción, los estudiantes de yoga están desconcertados por esta rama. Parece que entendemos inherentemente las enseñanzas éticas básicas como satya(la práctica de la veracidad) y las enseñanzas físicas básicas como asana (la práctica de la postura) y pranayama (el uso de la respiración para afectar la mente). Pero para la mayoría de nosotros, la práctica de pratyahara sigue siendo difícil de alcanzar.

Véase también  el viaje de 15 años de Rina Jakubowicz para encontrar a su maestra en la India

Una forma de comenzar a comprender el pratyahara a nivel experimental es enfocarse en una postura de yoga familiar, Savasana (Postura del cadáver). Esta postura se realiza en decúbito supino en el suelo y es la práctica de relajarse profundamente. La primera etapa de Savasana implica relajación fisiológica. En esta etapa, a medida que se sienta cómodo, primero se dará cuenta de que los músculos se relajan gradualmente, luego de que la respiración se hace más lenta y, finalmente, del cuerpo que se suelta por completo. Si bien es delicioso, esta primera etapa es solo el comienzo de la práctica.

La siguiente etapa de Savasana involucra la "envoltura" mental. Según la filosofía del yoga, cada persona tiene cinco niveles o envolturas: la envoltura alimenticia (el cuerpo físico); la envoltura vital o prana (el nivel de los canales de energía sutil); la envoltura mental (el nivel de la mayoría de las reacciones emocionales); la envoltura de la conciencia (hogar del ego); y la envoltura de dicha o causal (el registro kármico de las experiencias del alma). Estas envolturas pueden considerarse como capas de conciencia cada vez más sutiles. En la segunda etapa de Savasana te estás retirando del mundo externo sin perder completamente el contacto con él. Esta retirada es la experiencia de pratyahara. La mayoría de nosotros conoce este estado; cuando estás dentro, te sientes como si estuvieras en el fondo de un pozo. Registra los sonidos que ocurren a su alrededor, por ejemplo,pero estos sonidos no crean perturbaciones en su cuerpo o mente. Es este estado de no reacción lo que llamo pratyahara. Aún registra información de sus órganos de los sentidos, pero no reacciona a esa entrada. Parece haber un espacio entre el estímulo sensorial y su respuesta. O, en el lenguaje cotidiano, estás en el mundo pero no eres de él.

Durante años interpreté las enseñanzas que escuché sobre pratyahara en el sentido de que debía retirarme literal y físicamente del mundo para poder ser un verdadero discípulo del yoga. Reaccioné con consternación a esta enseñanza. Era una persona comprometida, ocupada estudiando fisioterapia en la escuela para mejorar mi enseñanza de yoga. Además, estaba casado y contemplaba tener varios hijos. A veces me preocupaba que, a menos que me apartara de todos estos compromisos, estaría condenado a ser un estudiante de yoga inferior.

Hoy me siento diferente. Me doy cuenta de que la vida implica interacciones con otras personas y que a menudo esas interacciones incluyen un elemento de conflicto. De hecho, ni siquiera necesito que otra persona esté en conflicto. Puedo estar, y ocasionalmente estoy, en conflicto conmigo mismo. A veces me siento tentado a retirarme para evitar estos conflictos, pero sé que esta retirada no es de lo que se trata pratyahara.

Me gusta pensar que para Patanjali pratyahara significaba algo diferente a un simple retiro de la vida. Para mí, pratyahara significa que incluso mientras participo en la tarea en cuestión, tengo un espacio entre el mundo que me rodea y mis respuestas a ese mundo. En otras palabras, no importa cuánto practique la meditación, las posturas y la respiración, todavía habrá muchas ocasiones en las que actúo en respuesta a personas y situaciones. Responder al mundo no es un problema en sí mismo; el problema surge cuando respondo con reacciones instintivas en lugar de acciones que elijo.

En última instancia, la práctica de pratyahara —de hecho, todas las prácticas de yoga— me permiten elegir mis respuestas en lugar de simplemente reaccionar. Puedo elegir bailar con cualquier estímulo que se me presente, o puedo elegir dar un paso atrás y no responder a ese estímulo. La variable no es lo que me rodea, sino cómo elijo usar mi energía. Si me retiro a una cueva en las montañas, todavía puedo agitar mi sistema nervioso; Todavía puedo generar pensamientos y revivir reacciones pasadas. Para mí, practicar pratyahara no significa huir de la estimulación (que es básicamente imposible). Más bien, practicar pratyahara significa permanecer en medio de un entorno estimulante y conscientemente no reaccionar, sino elegir cómo responder.

Cómo practicar pratyahara

También incorporo la práctica de pratyahara en mi práctica de asanas. Cuando permanezco quieto en una pose, a menudo tengo numerosos pensamientos. A veces tengo un conflicto sobre si permanecer en la pose o salir de ella. A veces me sorprendo juzgando si estoy haciendo bien la pose o no tan bien. En esos momentos, cuando me doy cuenta de que mi mente está ocupada, practico pratyahara retirando mi energía de mis pensamientos sobre la pose y centrándome en cambio en la pose en sí.

Ver también 5 soluciones a las excusas y miedos comunes de la meditación

A veces recuerdo practicar pratyahara de esta manera, y otras veces lo olvido. Pero mi práctica de asanas siempre me brinda la oportunidad de notar mis impulsos de apartarme de la realidad que tengo entre manos. Este tipo de abstinencia no es pratyahara; es simplemente un intento de huir de la dificultad, de escapar retirándose al pensamiento. Encuentro que uso esta táctica todo el día. Me escapo a mis pensamientos durante reuniones aburridas, durante llamadas telefónicas no deseadas, durante tareas repetitivas pero necesarias. A diferencia del pratyahara, este hábito de apartarme me aleja más de mí mismo, lo opuesto al efecto de la práctica espiritual, que me acerca a mi verdadera naturaleza.

Otra forma en que he comenzado a practicar pratyahara es prestar atención a mi necesidad de buscar la estimulación como un escape. Intento darme cuenta de cuándo quiero escapar de mi vida encontrando ambientes altamente estimulantes. Por ejemplo, a veces quiero ir al cine para escapar; a veces quiero ir al centro comercial. No creo que ir al centro comercial o al cine sea problemático en sí mismo. Pero cuando utilizo estas actividades estimulantes para escapar, puede interferir con mi intención de estar conscientemente presente en cada momento.

Cuando era niño, me encantaba montar en carnaval. La estimulación de la montaña rusa cerraría toda otra conciencia. Ahora que soy un estudiante de yoga, soy más consciente de la necesidad de ahogar mis conflictos con la sobreestimulación. Siempre que puedo notar mi intento de escapar a la estimulación, uso pratyahara como una herramienta poderosa para mejorar mi vida diaria. En estos momentos empiezo a comprender la diferencia entre retirarme y escapar, entre pratyahara y olvidar mi práctica. Aprender a incorporar mi práctica de yoga a mi vida diaria de esta manera es un desafío, pero es un desafío que le da sentido y dirección a mi vida.

Judith Lasater, Ph.D., PT, autora de Relax and Renew y Living Your Yoga ha enseñado yoga a nivel internacional desde 1971.

Recomendado

Sintonice la quietud interior: meditación mantra
5 formas de convertir un colapso mental en un avance espiritual
Prueba el nuevo giro de Jason Crandell en Twists