Cómo usar los accesorios de yoga de manera efectiva

Los accesorios de yoga reeducan y aquietan la mente al despertar la inteligencia del cuerpo.

El yoga es un tema complejo con esta definición muy simple: yogah cittavrtti nirodhah (el Yoga Sutra, I.2), que traducido significa: "El yoga es el cese de los movimientos en la conciencia", según BKS Iyengar en su libro Light on the Yoga Sutras de Patanjali. Los yoguis dividen la conciencia ( citta ) en tres partes: mente, ego e inteligencia. En su libro Light on Life, Iyengar compara estas partes constituyentes con capas. La capa más externa es la mente. Es responsable de examinar toda la información que recibe a través de los cinco sentidos, como en "Tengo hambre" o "Tengo frío". Debido a que la mente genera pensamientos e imágenes constantemente, Iyengar lo compara con una computadora que no puede evitar procesar, hacer distinciones o tomar decisiones consideradas.

El ego es la capa más interna de conciencia. Es lo que nos da la sensación de nuestra separación, o "yoidad", y la sensación de que estamos en el centro de todo. El ego es valioso porque es importante saber que usted no es el extraño que se sienta a su lado en el autobús o en el árbol en su patio delantero. Pero el ego se ha ganado una reputación negativa porque también se aferra a todos los deseos, logros, prejuicios y opiniones, y se identifica como la suma total de los éxitos, preocupaciones, posesiones, trabajos y cualquier otra cosa que uno haya acumulado. El ego se aferra a la vida y, a menudo, vive en su glorioso pasado o en el terrible futuro.

Entre la mente y el ego se encuentra la capa intermedia, la inteligencia. Las características distintivas de la inteligencia son su capacidad para percibirse a sí misma y su capacidad para elegir hacer algo que no ha hecho antes. En otras palabras, la inteligencia es la parte de nuestra conciencia que nos permite observarnos objetivamente (incluyendo la mente y el ego) e iniciar el cambio. Iyengar describe la inteligencia como "el revolucionario de nuestra conciencia".

Iyengar dice que cuando una capa de conciencia está activa, se expande y hace que las otras capas se retraigan. Entonces, cuando activamos nuestra inteligencia, forzamos a la mente hiperactiva y al ego aferrado a retroceder, dándonos la experiencia de quietud que es el yoga.

La importancia de los accesorios de yoga

La mayoría de nosotros creemos que el cerebro físico es el único lugar donde ocurren la inteligencia y la percepción. Pero Iyengar dice que la visión devalúa la inteligencia innata del cuerpo, el vehículo del yogui en el camino hacia aquietar la conciencia. Insiste en que la inteligencia se puede cultivar en cada célula del cuerpo. Uno de los métodos que ha desarrollado para expandir la inteligencia es usar accesorios mientras practica asana.

La piel es nuestra primera capa de inteligencia y los nervios de la piel alimentan información a la mente, dice Iyengar. Dado que una pulgada cuadrada promedio de piel contiene más de mil terminaciones nerviosas, cuando un accesorio toca la piel, nuestra conciencia se despierta y se anima. La inteligencia se desarrolla no porque sintamos algo, sino porque podemos observar dónde nos toca el accesorio y dónde no, y de qué manera el accesorio nos enseña algo nuevo. "Cada accesorio debe dejar una huella en el cuerpo", dice Iyengar, para que se pueda cultivar la inteligencia. No tiene sentido usar un accesorio si no aprendemos algo de él.

Acallar las fluctuaciones en nuestra conciencia es una disciplina implacable, difícil y exigente. Por tanto, el fervor, o tapas, es fundamental si se desea progresar en el camino del yoga. Iyengar dice que tapas enciende la lámpara de la inteligencia y que es deber del gurú encender el fuego en cada uno de sus alumnos y arrojar la luz de la inteligencia donde hay oscuridad o ignorancia. Compara los accesorios con los gurús, destinados a guiar al estudiante en el camino. "Los verdaderos gurús son raros y no vienen a menudo", dice. Cuando el gurú no está presente en persona, se pueden utilizar accesorios para guiar al practicante hacia la acción correcta y la máxima inteligencia. Cuando se usan de esta manera, los accesorios pueden involucrarnos en un proceso de observación, discernimiento y reflexión.Este proceso expandirá nuestra inteligencia y comenzará a enseñarnos cómo calmar las fluctuaciones de nuestra conciencia.

Vea también 6 accesorios de yoga para impulsar su práctica

Secuencia de accesorios de yoga

1. Adho Mukha Svanasana (Postura del perro boca abajo)

Coloque una manta doblada en el suelo y colóquese sobre manos y rodillas. Coloque las manos a ambos lados de la manta como se muestra arriba, de modo que estén separadas al ancho de los hombros y los dedos medios apunten hacia adelante. Levante las rodillas del piso y ajuste los pies para que estén separados al ancho de las caderas. Estire los brazos y las piernas. Descanse su cabeza sobre la manta. Si su cabeza no toca la manta, aumente la altura de apoyo debajo de su cabeza o aleje los pies de sus manos. Quédese de 1 a 3 minutos. Repite la pose sin la manta y observa las diferencias. Compare el estiramiento de las piernas y la extensión de la columna cuando su cabeza está apoyada y cuando no. Observe si los brazos y las piernas se estiran mejor cuando la cabeza descansa sobre un soporte.

Mientras está en la pose, estudie usted mismo. Es fácil sentir los lugares que están en contacto con el suelo o que se estiran. Usa tu inteligencia para penetrar en los lugares donde no tienes conciencia. Iyengar dice que mientras estamos en la pose debemos estudiar la pose, no simplemente permanecer en ella. Recarga la pose presionando las manos contra el suelo. Esto intensificará el estiramiento de las piernas. Asegúrese de que ambos lados del torso estén alineados y tengan la misma longitud que el centro del torso. Observe dónde retrocede su inteligencia.

2. Salamba Sarvangasana (soporte de hombros apoyado)

Coloque una pila cuidadosamente doblada de tres mantas en el piso. Haga un lazo en un cinturón que sea lo suficientemente grande para que cuando lo deslice sobre sus brazos justo por encima de los codos, los codos estén alineados con sus hombros. No hagas el bucle demasiado pequeño o demasiado grande. Coloque el cinturón alrededor de los brazos justo por encima de los codos. Acuéstese boca arriba con los hombros sobre las mantas y la cabeza en el suelo (su cuello no debe estar sobre las mantas). Mientras está acostado, observe dónde el cinturón toca los brazos. ¿El cinturón toca ambos brazos en el mismo lugar y de la misma manera? Levante las piernas para ponerse de pie sobre los hombros. Coloque sus manos en su espalda. Mantén las piernas rectas. No gire la cabeza mientras está en la pose.

Según Iyengar, el cinturón se usa en esta postura para educar la piel y los músculos del brazo. No se utiliza como soporte, ni estabiliza los brazos y evita que se separen. La retroalimentación del cinturón debería darle respuestas a preguntas como: ¿Dónde toca el cinturón cada brazo? ¿Dónde siento el cinturón? ¿Dónde no siento el cinturón? ¿Está un brazo tirando hacia el cinturón? Si el cinturón se siente diferente en cada brazo, ¿qué brazo realiza la acción correcta?

Utilice la sensación del cinturón contra los brazos para ajustar constantemente su pose. Los bíceps deben rotar de adentro hacia afuera. Cuanto más gires los bíceps, más suben los omóplatos. Cuando salgas de la postura, fíjate si el cinturón dejó una marca en tus brazos. No debería haberlo hecho. Si hay una marca, es una indicación de que su brazo estaba presionando contra el cinturón. La próxima vez que practique la pose, vea si puede corregir la acción en ese brazo.

3. Utthita Trikonasana (Pose de triángulo extendido)

Párese frente a una mesa de comedor o el respaldo de un sofá. Separa tus pies. Gire ligeramente el pie derecho hacia adentro y gire la pierna izquierda hacia afuera de modo que el pie izquierdo esté paralelo a su apoyo. Estire los brazos hacia los lados y, manteniendo las piernas rectas, mueva la mano izquierda hacia el suelo y estire el brazo derecho hacia arriba. Observe los músculos de la parte superior de la espalda. ¿Sientes un grosor en los músculos trapecios? (Estos son los grandes músculos triangulares ubicados donde se unen el cuello y la espalda). Observe la distancia entre la columna y los omóplatos derecho e izquierdo. Es común que el omóplato inferior se aleje de la columna mientras que el omóplato superior desciende hacia la columna. Idealmente, ambos omóplatos deben estar equidistantes de la columna. La mayoría de nosotros no podemos sentir lo que hace el omóplato superior en Trikonasana. Podemos sentir el brazo estirándosepero eso no significa necesariamente que el ascensor esté ahí. Para ajustar y corregir la postura, doble el brazo derecho y presione el pulgar derecho en la parte superior del soporte para mover el omóplato superior hacia arriba y alejándolo de la columna y para alejar el músculo trapecio de la cabeza. La presión del pulgar le ayuda a acceder a ese omóplato de una manera que no es posible sin la resistencia. Permanezca en la postura durante 1 minuto. Repite la pose del otro lado.Permanezca en la postura durante 1 minuto. Repite la pose del otro lado.Permanezca en la postura durante 1 minuto. Repite la pose del otro lado.

Leslie Peters fue directora ejecutiva del BKS Iyengar Yoga Institute de Los Ángeles y ahora es presidenta y cofundadora de Peters & Love.

Recomendado

6 maneras en que el yoga puede ayudar al planeta este mes
Mark Stephens
Elena Brower