Cómo evolucionar su saludo al sol a cada edad

Como profesora de yoga durante casi dos décadas, he visto fluctuar las prácticas de muchos estudiantes a lo largo de los años. También he experimentado una fluctuación similar. Desde que comencé a practicar hace 40 años, mi cuerpo ahora de 57 años no se mueve tan rápido y fluido como solía hacerlo. Estoy más tenso y no tan fuerte como antes, las viejas lesiones se ponen de mal humor y me parece que necesito mucho más tiempo para calentarme y enfriarme.

Renunciar a mi práctica no es una opción. Pero tampoco el dolor y la incomodidad. Es por eso que recientemente comencé una reevaluación de mi enfoque y relación con el yoga, dándome cuenta de que es hora de adaptarme y reorientarme en torno al proceso de envejecimiento.

Durante esta contemplación, recordé la tradición del yoga clásico de Sri T. Krishnamacharya y su filosofía de las etapas de la vida. Cada día, el sol sale, alcanza su punto máximo y se pone. Nuestras vidas pueden verse a través de esta lente de las diversas fases del sol: el amanecer se considera un período para cultivar el desarrollo y captura nuestra juventud; el mediodía podría considerarse una etapa terapéutica, que ocurre en la mediana edad; y la puesta del sol es un momento para la autorreflexión y la autorrealización, que ocurre cuando nos acercamos al final de nuestras vidas.

Creo que con una comprensión más clara de la fase de la vida en la que vive, se puede diseñar una práctica de yoga que satisfaga de la manera más apropiada sus necesidades y disposición. Para mostrarte cómo, he analizado una de las secuencias de asanas más comunes, el saludo al sol, para cada una de las tres etapas de la vida.

Vea también  5 cosas que Shiva Rea enseña que llevan el saludo al sol al siguiente nivel

8 poses para la fase de la vida del amanecer

Durante este período (que dura hasta aproximadamente los 25 años), nuestra comunicación, intelectos y cuerpos se están desarrollando. Este es un momento en el que estamos llenos de energía, aventura y curiosidad. Para facilitar este crecimiento y euforia, una práctica personal diseñada para cultivar la fuerza y ​​la vitalidad es la más adecuada para un joven en desarrollo. Las prácticas de asana como Power Yoga, Ashtanga y Hot Yoga son apropiadas.

Junto con asana, se fomenta el estudio de textos yóguicos, como los Yoga Sutras de Patanjali. Estos sutras (perlas de sabiduría breves y concisas) se transmitieron originalmente de maestro a alumno a través del canto y la memorización. De hecho, los estudiantes tenían que aprender a perfeccionar el canto sánscrito antes de aprender el significado detrás de cada sutra. Esta técnica no solo ayudó a desarrollar una memoria feroz, sino que también inició el estudio y la investigación de la filosofía del yoga. A través de esta investigación, los estudiantes fueron preparados para los desafiantes altibajos de una vida plena.

Vea también  Esta secuencia le ayudará a aprovechar el poder de su intuición

Postura de la montaña (Tadasana)

1/8

8 poses para la fase de medio día de la vida

Esta fase, que comienza alrededor de los 26 años y puede durar hasta los 70, también se conoce como fase de cabeza de familia. Una práctica de yoga adecuada sería aquella en la que se apoya a un individuo en su capacidad para cumplir con sus obligaciones y responsabilidades dentro del entorno laboral, la comunidad y la familia. La estabilidad debe cultivarse a nivel de la estructura física, la salud fisiológica y el bienestar emocional. Durante esta fase, es imperativo concentrarse en la prevención y rehabilitación de lesiones, el reabastecimiento energético, la regulación del sistema nervioso y el manejo del estrés.

Una práctica de asanas ideal incluiría adaptaciones de poses para adaptarse a los desequilibrios anatómicos. Viniyoga e Iyengar Yoga son metodologías ideales para esta etapa ya que ayudan al individuo a lograr los máximos beneficios sin agotar la energía ni comprometer la estructura. Además, es en esta fase que se nutre una práctica regular de pranayama. Asana ya no es el foco, sino el vehículo sobre el que viaja la respiración. Mediante el control de la respiración, se cultiva y se mantiene la vitalidad.

Consulte también  Práctica casera inspirada en la medicina tradicional china para aliviar el estrés de las fiestas

Postura de la montaña (Tadasana)

1/8

8 poses para la fase de la vida al atardecer

A medida que las obligaciones y responsabilidades del cabeza de familia comienzan a disminuir, comenzamos a contemplar el significado de la vida, a compartir nuestra sabiduría y a prepararnos para una fusión del alma de regreso a la fuente. La fase Sunset comienza alrededor de los 70 y continúa hasta el final de la vida. Es un momento en el que la conexión con el Espíritu se desarrolla profundamente y se abraza en anticipación a los momentos finales de la vida.

Si está realizando una práctica de asanas de yoga, modifique su saludo al sol como lo hizo en la fase del mediodía. Pero tenga en cuenta que la práctica del yoga ahora se aleja más de asana y crece en el refinamiento del pranayama, la meditación, la oración y el ritual. Idealmente, se conquista el miedo a la muerte y se puede cultivar una mente y un corazón en paz. Las poses aquí son una modificación del tradicional saludo al sol, diseñadas para preparar el cuerpo para sentarse a la meditación y el pranayama.

Ver también  Esta práctica casera de 7 posturas aprovecha el poder del tacto

Postura gato-vaca, variación (Chakravakasana)

1/7

Sobre el Autor

Ellen Patrick, E-RYT 500, es profesora de yoga y terapeuta de yoga certificada. Obtenga más información en YogaSanctuary.net.

Recomendado

Yoga para personas mayores: una secuencia para ayudar con su movilidad
7 poses para hacer cuando tienes un resfriado y no puedes respirar por la nariz
10 maneras de ser real sobre las limitaciones de su cuerpo y evitar las lesiones del yoga