Tres es un encanto: comprenda el equilibrio de las 3 gunas

A los yoguis les gustan muchísimo las listas numeradas, y las de tres juegan un papel importante en su teología, filosofía y metafísica. Tres es un encanto cuando se trata de entender tus gunas y cómo equilibrarlas.

Lo más probable es que su práctica de yoga atraviese períodos de guna, alternando entre tamas y rajas, con de vez en cuando, si tiene suerte, un día sáttvico. Dedica una práctica a las gunas. Tenga en cuenta, en cada pose que haga, cómo se expresa cada uno de los gunas. Determine el guna dominante y anime a sus compatriotas sentados al margen para que vengan y se unan al juego.

El sánscrito tri está relacionado etimológicamente con la palabra inglesa "tres". Tome la tri-murti , o "tres formas", del Absoluto: las deidades Brahma, Vishnu y Shiva. O el tri-loka , o "tres mundos", del infierno, la tierra y el cielo. Finalmente, está el tri-guna , o "tres hebras", fuerzas que componen la sustancia del mundo material.

Se cree que todo el universo está compuesto por diferentes proporciones de gunas. Si bien se describen como entidades separadas, es mejor pensar en las gunas como categorías de ondas distribuidas en un amplio espectro, como la luz o el sonido. En un extremo del espectro está tamas (oscuridad), que es inercia o pesadez. Su polo opuesto es sattva , que no se puede traducir con precisión, pero se define de diversas maneras como "ser", "existencia", "esencia espiritual", "bondad" y "conciencia". Sattva es el aspecto de la materia más cercano por naturaleza al Ser divino. La fuerza motriz detrás de estos dos es rajas (color), que es energía pura o pasión.

Ver también  7 formas de incorporar la filosofía del yoga en un flujo físico

Las gunas se utilizan para caracterizar y comprender objetos o fenómenos naturales. Por ejemplo, un trozo de granito es predominantemente tamásico, un tornado rajásico y la luz solar sattvica. Pero lo interesante del yoga es que la conciencia humana también se considera un proceso material. Esto significa que nuestros estados de ánimo transitorios y personalidades más permanentes generalmente se pueden caracterizar de acuerdo con los gunas. Es probable que ocasionalmente se haya sentido tamásico, es decir, oscuro y pesado, y debe conocer algunos tornados humanos intemperantes o rajásicos que nunca pueden quedarse quietos y concentrarse. Puede que incluso conozcas a alguien que sea notablemente tranquilo y ligero o perspicaz, probablemente tu profesor de yoga sáttvico.

Los gunas también se pueden aplicar a nuestra práctica diaria. Algunos días somos tan pesados ​​como una roca; otros días estamos acelerados. Luego están esos raros días en los que flotamos sattvicamente a través de nuestra práctica. Los textos tradicionales sugieren que cultivemos nuestra naturaleza sáttvica, a expensas de tamas y rajas. Pero creo que es mejor cultivar un equilibrio de las tres gunas, de modo que, simultáneamente, estemos tamasicamente conectados a la tierra, rajásicamente apasionados por nuestro trabajo y alcanzando sattvicamente nuestro objetivo, que es la realización de nuestro Ser auténtico.

Sobre el Autor

Richard Rosen, quien enseña en Oakland y Berkeley, California, ha estado escribiendo para Yoga Journal desde la década de 1970.

Recomendado

10 versiones de música pop de Yoga Rock Stars
Desafío de verano: 10 posturas avanzadas perfectas para la playa
La especia hace bien