Utilice Vastu para crear un hogar con más alma

Haga de su hogar un santuario para su cuerpo y su alma utilizando Vastu, la antigua ciencia india del diseño.

Hay poder adjunto a cada espacio en el que entramos, pero pocos de nosotros lo notamos conscientemente. Piense en la última vez que bajó por una escalera pública con poca luz o se sentó apretado en los espacios reducidos de un avión.

¿Recuerdas cómo te sentiste con esa experiencia? Lo más probable es que no pudieras esperar para escapar del entorno poco atractivo.

Estos son ejemplos de espacios negativos e ilustran la influencia del espacio en nuestro bienestar. El espacio negativo nos deprime y nos pone los nervios de punta. Observe lo que le sucede la próxima vez que ingrese a un espacio poco atractivo. Es probable que su cuerpo se ponga rígido o se retraiga emocionalmente.

También hay espacios neutrales, que se vuelven tan inofensivos que, en efecto, se ignora su poder. Muchos ambientes hoteleros pueden ser visualmente impresionantes, pero generalmente están emocional y espiritualmente vacíos. Están diseñados como espacios transitorios, neutros, atractivos pero poco acogedores. Dado que el espacio neutral no aprovecha el poder positivo, un espacio neutral no hace nada para impulsar nuestro bienestar. Solo un espacio positivo hace su magia en nosotros.

Reclamar el espacio personal es el primer paso hacia la creación de un hogar exitoso. A menos que tomemos esta medida, una casa o un apartamento seguirán pareciendo los peores aspectos de una suite de hotel. Se siente como una escala impersonal. Invariablemente, cuando un lugar permanece sin reclamar, tampoco se cuida. La negatividad asociada a la percepción de ese espacio se adhiere a sus habitantes y daña el alma.

Pero, ¿cómo podemos deshacernos de la pasividad y comenzar el proceso de convertir el espacio negativo en positivo? Podemos aprovechar los conocimientos de Vastu, la ciencia védica del diseño.

Vea también 5 formas de hacer su propio santuario de yoga

¿Qué es Vastu?

Vastu se originó en el subcontinente indio durante la época de la cultura védica, que floreció hace más de 5.000 años. Hasta el día de hoy, la gente de la India llama modestamente a Vastu su ciencia de la arquitectura y el diseño. Pero no se trata solo de la estética del diseño. Se trata de la naturaleza del universo y nuestra relación con él.

Específicamente, Vastu se basa en la idea védica de que la armonía interior y exterior proviene de observar la relación adecuada con cada espacio que uno habita. En pocas palabras, los antiguos eruditos de Vastu creían que antes de que se pueda lograr la paz interna, una persona debe encontrar la paz externa. Con este fin, crearon una ciencia del diseño para ayudar a restablecer el equilibrio y el bienestar creando un hogar saludable y relajante.

Junto con el yoga y el Ayurveda, que comparten la misma filosofía subyacente, Vastu forma la ecuación védica mente-cuerpo-alma. Las tres ciencias tienen como objetivo aumentar el bienestar emocional, físico y espiritual. Mientras que el yoga y el Ayurveda se centran en el cuerpo, Vastu se centra en los entornos circundantes. Es la capa externa crítica en este triángulo del bienestar, porque vivir en un entorno que socava el bienestar terminará socavando los beneficios que se obtienen al practicar yoga y una alimentación saludable.

Vastu y el cuerpo

Los eruditos védicos determinaron que Vastu usaría el cuerpo humano como una fuerza guía en la creación de cualquier estructura hecha por el hombre. Al observar el principio de que la mejor arquitectura respeta la magnífica arquitectura del propio cuerpo en proporción y forma, vieron que cuando las personas crean espacios que honran al cuerpo humano, humanizan esos lugares, un concepto que con demasiada frecuencia se subestima en el estresante mundo actual.

Los eruditos védicos continuaron observando que, a pesar de su simetría general, la mayoría de las características del cuerpo, como los ojos, las orejas, las manos, los pies y los senos, son en realidad ligeramente asimétricas. Examina tu cara en un espejo. Observe la forma de sus cejas, el tamaño y la forma de sus ojos y el grosor de sus labios. ¿Son perfectamente simétricos? Probablemente no. Con el tiempo, los eruditos védicos incorporaron sus observaciones sobre el cuerpo humano y el poder del espacio en un sofisticado sistema de diseño.

Pocas personas piensan en el cuerpo como un ejemplo de espacio construido, pero lo es. Nuestro cuerpo también es un lugar de residencia: alberga el ser interior o el alma. En resumen, es un ejemplo perfecto de Vastu y un ejemplo perfecto de arquitectura viva.

La filosofía que fluye a través de Vastu incluye el principio de que debemos respetar y preservar toda la creación. Todo lo que existe es divino. La ley védica de la naturaleza es la regla fundamental en Vastu, y los eruditos védicos sostenían que toda vivienda debería observar esta ley para asegurar el bienestar de sus ocupantes. Cuando el diseño de un espacio respeta las necesidades y preferencias de las personas que viven allí (esto incluye las necesidades y preferencias del cuerpo humano), el entorno hace un uso positivo de su poder inherente. La armonía prevalece.

Yoga y hogar: elementos de diseño de Vastu

Las teorías esenciales de Vastu giran en torno a tres principios: la necesidad de respetar nuestra interconexión con la naturaleza y acogerla en el hogar; la necesidad de celebrar quiénes somos y lo que amamos en cada espacio para crear entornos de apoyo; la necesidad de alinear nuestros biorritmos con los ritmos universales, en los que el sol juega un papel importante.

El primer principio de Vastu nos pide que reverenciamos la naturaleza y la incorporemos generosamente a nuestra decoración interior. La mayoría de nosotros veneramos la naturaleza fuera de casa. La naturaleza nutre; el poder de nuestra relación con la naturaleza nos da un impulso emocional, espiritual y físico.

El segundo principio de Vastu es un recordatorio de respetar nuestra naturaleza única, nuestra esencia especial, y la esencia especial de cualquier persona que pueda compartir nuestro hogar. Demostramos este respeto creando conscientemente una decoración que sin duda honra quiénes somos y lo que amamos.

Las obras de arte y fotografías en las paredes de cada habitación reflejan esto, al igual que los objetos en las mesas y los estantes; todo en nuestro hogar refleja nuestra identidad y lo que amamos. Entrar en cualquier espacio de una casa personalizada provoca una respuesta visceral y positiva. Instintivamente nos relajamos y nos sentimos como en casa.

Los eruditos védicos notaron los ritmos continuos en la rotación de la luna alrededor de la tierra y en la rotación de la tierra alrededor del sol. Se dieron cuenta de que estas órbitas conducen a la expresión del tiempo y al paso de las estaciones. Y estudiaron la calidad de los rayos del sol, o simplemente la presencia de la luz, y observaron que cambia a lo largo del día.

Consulte también 7 formas de crear una estancia de yoga

La importancia de la luz calmante

El sol de la mañana, señalaron, es una fuente de calma y rejuvenecimiento, mientras que el sol de la tarde puede ser intenso y agotador. Esto explica por qué los yoguis en la India tradicionalmente miraban al noreste y al sol naciente cuando practicaban su yoga y meditaban. Querían absorber esta luz, con sus poderes reconstituyentes. La cualidad físicamente calmante de la luz también reflejó el estado de la mente y el espíritu yóguicos cuando hicieron sus posturas y se establecieron en la meditación.

Entonces, ¿cómo influyen las teorías védicas sobre la naturaleza curativa de la luz solar matutina en el primer principio de Vastu, que fomenta la alineación de los ritmos del cuerpo con los ritmos del sol? Los eruditos védicos determinaron que un hogar saludable proporciona una amplia exposición a la luz matutina revitalizante y una exposición limitada a la luz intensa de la tarde, lo que nos hace sentir un cansancio anormal.

En la práctica de Vastu en el hemisferio norte, el principio conduce a la colocación de muebles bajos, delicados y livianos en el norte y este de una habitación para que el sol de la mañana fluya sin restricciones a través de las ventanas. Los muebles más pesados ​​y altos se colocan en el sur y el oeste para formar una barrera contra los dañinos rayos del mediodía y la tarde. (En el hemisferio sur, se colocarían muebles livianos y delicados en el sur y este, y muebles altos y voluminosos en el norte y el oeste).

Hace siglos, la colocación de muebles era la solución más eficaz para controlar la exposición al sol dentro de la casa. Hoy en día existen sofisticados tratamientos solares, como las películas para ventanas, que son más efectivos para regular la presencia del sol en nuestro hogar. No obstante, los practicantes de Vastu continúan observando este principio de alineación, incluso si no hay ventanas en el norte o el este. ¿Por qué es esto? Al establecer este nivel de atención en la orientación de los muebles, honran su relación con el sol, incluso en su ausencia. De igual importancia, esta ubicación introduce y refuerza el poder de la asimetría, que atrae al cuerpo humano. Nuestro cuerpo se relaja instintivamente en habitaciones organizadas asimétricamente.

Finalmente, el diseño de Vastu, cuando se repite de una habitación a otra, crea cohesión. Cada habitación se convierte en parte de un todo unificado. Y esta cohesión, una sutil expresión de holismo, es espiritualmente reconfortante y reconfortante.

Extraído con permiso de Space Matters: Use la sabiduría de Vastu para crear un hogar saludable. Los 11 mejores diseñadores te muestran cómo , por Kathleen Cox. Kathleen Cox es la fundadora de Vastu Living, una empresa de consultoría de diseño de Vastu.

Recomendado

¿Es suficiente el yoga para mantenerte en forma?
10 cosas que no sabíamos sobre el yoga hasta que apareció este nuevo libro de lectura obligada
Los 6 mejores calzoncillos para usar debajo de tus pantalones de yoga