Yoga para impulsar el desarrollo del bebé

En mi fecha oficial de parto, cuando la noche se convertía en día, sentí mis primeras contracciones. Muchas horas después, cuando el día dio paso a la noche, nació mi hija. Durante nueve meses había estado perfectamente doblada en el útero, con el cuerpo cómodamente en flexión. Cuando me la entregaron, estiró los brazos con torpeza y trató de estirar las piernas. El espacio para moverse era suyo, por primera vez, y claramente no le resultaba familiar.

Mientras ella se extendía al mundo y yo me extendía a la maternidad, ambas lloramos. Su llanto se alivió cuando la acuné en mis brazos y vi sus extremidades doblarse suavemente hacia su torso, reconectándose con lo familiar. Como profesora de yoga, había imaginado un popurrí de movimientos de yoga para compartir con mi bebé. Sosteniéndola por primera vez, estaba claro que practicaría la observación en un nuevo nivel y dejaría que ella guiara el tiempo.

¿Por qué estaba ansioso por ayudar a mi hija a mudarse? Quizás fue para compartir mi amor por el movimiento, o provocar un comportamiento independiente, o quizás para interactuar con ella de una manera estructurada. Sabía, instintivamente, que la beneficiaría, pero ¿cómo?

Beneficios del movimiento temprano

Los movimientos de yoga ayudan a los bebés a trazar un camino más directo de crecimiento y desarrollo. Los bebés que tienen la oportunidad de explorar el movimiento tienen mayor confianza y capacidad cuando llega el momento de sentarse, gatear y caminar. Los bebés que se mueven con libertad y con orientación intencional aprenden temprano sobre cómo relacionarse con la gravedad y con las personas.

Los padres y los cuidadores juegan un papel fundamental en los primeros movimientos del bebé. El Dr. Richard Walls, un pediatra en La Jolla, California, dice que la evidencia es clara de que el contacto físico y la actividad sostenidos con un adulto es un estímulo principal del crecimiento en los niños pequeños. Hacer yoga con un bebé fomenta esta interacción beneficiosa.

Según el psiquiatra Erik Erikson, en cuyas ocho etapas de desarrollo se enseñan ampliamente los conceptos básicos para comprender a los niños en crecimiento, aprender a confiar es la base de un desarrollo socioemocional saludable. El contacto físico de un adulto amoroso fomenta la confianza e inicia al bebé en el viaje de por vida de aprender sobre las relaciones: consigo mismo, con los demás y con el mundo. Este contacto también puede aliviar el sistema nervioso de un niño pequeño mientras refuerza su inmunidad, circulación y crecimiento físico.

No es sorprendente que cada vez más estudios de yoga ofrezcan clases de yoga para padres e hijos. Estos tienen como objetivo fomentar el vínculo entre padres e hijos, profundizar las observaciones de los padres sobre el crecimiento de sus bebés y ayudar a los padres a participar activamente en el desarrollo neuromuscular de sus bebés. Estas clases permiten a los padres un lugar para concentrarse, relajarse y disfrutar del movimiento con sus hijos, bajo la guía de un maestro de yoga educado.

Relaciones espaciales

El espacio, o éter, es el medio a través del cual las personas se conectan con todas las cosas, según el Ayurveda, una antigua ciencia hermana del yoga. Un bebé atraviesa el espacio para tirar del pendiente de mamá o suplicarle a papá que comparta sus batatas. Pero generalmente pasan algunos meses antes de que los bebés se sientan cómodos dejando los brazos de un adulto cariñoso para que se muevan.

Mantenerse muy cerca de un bebé menor de cuatro meses será más efectivo en la práctica temprana del yoga. Manteniendo su rostro cerca del del bebé, un padre puede colocar al niño para que extienda las piernas, extienda los brazos por encima de la cabeza y haga una suave Pavanamuktasana (postura para aliviar el viento). El bebé puede sentirse más cómodo en el vientre de mamá o papá que en el piso.

Hacer yoga con un bebé mayor que puede sentarse, gatear o caminar estimula la actividad en muchos niveles. Se estimula la visión de un niño, fomentando tanto la diferenciación espacial como la percepción de profundidad. Puede empezar a imitar a sus padres y aprender con el ejemplo. Explora su rango de movimiento, una importante expresión de potencial.

Primeras Poses

Como madre primeriza, estaba ansiosa por ayudar a mi hija a moverse, pero era cautelosa a la hora de ponerla boca abajo. "Desde el susto del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), muchos padres dudan en poner a su bebé boca abajo", afirma Colette Crawford, enfermera titulada especializada en salud maternoinfantil y cofundadora del Seattle Holistic Center.

Sin embargo, la Academia Estadounidense de Pediatría alienta a los padres a poner a los bebés boca abajo durante las horas de vigilia. Jugar y explorar el mundo desde esta posición es fundamental para el desarrollo de un bebé. El desarrollo muscular en un bebé comienza de la cabeza a los pies: el control de los músculos del cuello es lo primero, seguido del control del torso y, finalmente, los músculos de las piernas.

Dos posturas de yoga comunes, Puente y Perro boca abajo, son parte del repertorio de yoga natural de un bebé. Un bebé puede hacer la postura del puente aproximadamente a los cinco meses de edad. Este puede ser su primer intento de poner peso en sus pies, según Helen Garabedian, educadora del movimiento de desarrollo infantil, maestra de yoga registrada y autora de Itsy Bitsy Yoga. Los bebés también pueden explorar la conexión entre la parte superior e inferior de su cuerpo en la postura del perro boca abajo. Establecer esta coordinación es importante para gatear.

Los beneficios

La experiencia con las asanas de yoga no es un precursor necesario para hacer yoga con un bebé. Sin embargo, tener en cuenta algunos principios básicos del yoga puede mejorar la experiencia. Permanecer en el momento presente, aumentar la conciencia de la respiración y salir de un lugar de sentimiento, todo se combina para crear un ritmo entre padres e hijos. El contacto visual, el movimiento intencional, el tacto suave y la cadencia de la voz y la respiración se suman a la experiencia general del yoga con el bebé. Cantar es a menudo parte de las clases de yoga para padres e hijos. A través del cuidado amoroso y el manejo que facilita el yoga, la confianza se establece firmemente.

Compartir la conciencia del yoga y los movimientos de yoga con un bebé iniciará su educación sobre las relaciones. Ya sea para reforzar la diferenciación espacial, la percepción de profundidad, el rango de movimiento o la confianza interpersonal, practicar movimientos de yoga con un bebé es una bendición para su desarrollo neuromuscular y para la experiencia de vinculación entre padres e hijos.

Amy Stone es profesora de yoga, modelo, escritora y madre. Está certificada por el programa de Estudios Avanzados de Rodney Yee en Piedmont, California, y es directora de acondicionamiento físico grupal en RiverPlace Athletic Club en Portland, Oregon. Amy pasó tres años como profesora en la revista Yoga Journal . Fotografías de Amy practicando asanas han aparecido en libros, vallas publicitarias y revistas, como O y Martha Stewart Living .

Mamá con pantalón de movilidad de Be Present.

Recomendado

Postura de desafío: Postura de plancha lateral con una pierna
El mejor jarabe de arce puro
Rutina de yoga posquirúrgica