Postura del desafío de Kathryn Budig: Ganda Bherundasana

Kathryn Budig enseña una versión cada vez más accesible de Ganda Bherundasana (también conocida como Formidable Face Pose), en la que jura que realmente vale la pena trabajar. ¿Listo para probar?

Esta es una pose tan "guau" cuando la ves por primera vez, como una droga de fiesta de yoga. Ganda Bherundasana significa "Postura de la cara formidable", que básicamente significa que termina descansando sobre tu cara con los pies en el suelo, a horcajadas sobre tu cabeza. No ves la expresión completa de esta pose a menudo (consulta la página 416 en Light on Yoga de BKS Iyengar   si quieres ver a un maestro realizar este truco de fiesta en particular). Basta decir que podemos practicar variaciones de preparación de la postura y aún así obtener algunos de los beneficios, incluida la tonificación de la columna y los órganos abdominales.

Véase también  Kathryn Budig: Yoga + Artes marciales = Combinación perfecta

En la versión presentada aquí, nos centraremos más en los elementos de fortalecimiento del núcleo y dejaremos la planta de la cara a la imaginación. Aún así, los estudiantes se preguntan cómo es posible incluso crear esta forma en el cuerpo. Como cualquier pose, es muy accesible cuando se practica con regularidad. Me gusta decir que lo imposible sigue siendo así hasta que un día simplemente se vuelve posible. He notado que los estudiantes, desde tímidos y tímidos hasta hacer estallar esta pose durante las transiciones, siempre que pueden. Hay mucha alegría que corre por las venas de esta pose. Mi consejo es seguir en este. Se sentirá una locura al principio, pero terminarás increíblemente feliz si no te rindes.

5 pasos para Ganda Bherundasana

Paso uno:

Agarra dos bloques y colócalos a lo largo en su altura media. Los bloques deben estar separados a la altura de los hombros. Entra en Perro boca abajo con las yemas de los dedos directamente detrás de los bloques.

Segundo paso:

Camine con los pies varias pulgadas hacia adelante en un perro más corto. Doble los codos colocando las cabezas de los hombros en el medio de los bloques. Las palmas permanecen planas con las yemas de los dedos directamente detrás de los bloques. Camine con los pies como en la postura del delfín, asegurando la elevación de las caderas. Esta acción es absolutamente crucial para lograr la pose completa. ¡Levanta las caderas y mantenlas ahí! Necesitarás esta altura para tener algo hacia lo que patear (las caderas bajas al suelo no te darán el impulso de la postura que estamos buscando).

Paso tres:

Concentrándose en la altura de las caderas, levante una pierna en el aire. Cultive la energía de las divisiones de pie manteniendo las caderas cuadradas, la parte posterior de la rodilla extendida y los dedos de los pies extendidos en abanico. Estire la pierna superior como si estuviera agrietada por la cafeína. Debes animar esta pierna superior para que la inferior tenga algo que combinar, algo a lo que alcanzar.

Paso cuatro:

Mantenga la pierna superior extendida como si acabara de tomar cinco tragos de espresso. Doble la pierna de abajo y dé un ligero salto. Una vez que la pierna de abajo haya dejado el suelo, sáquela de la boca del vientre para unir las piernas. Abrace los muslos y separe los dedos de los pies como si estuvieran tratando de agarrar algo del techo. NOTA: Su barbilla puede descansar en el piso siempre que no se siente en ella. Los hombros continúan presionando contra los bloques para ayudar a liberar la base del cuello. Mantenga el núcleo enganchado y el coxis elevándose para evitar cabecear o sentarse en la zona lumbar. Los muslos se abrazan con fuerza para succionar la energía y el peso de las piernas hacia el cielo.

Original text


Paso cinco:

Sigue practicando esta postura con bloques hasta que se convierta en algo natural. Una vez que se sienta cómodo con la versión compatible, puede jugar sin los bloques. Empiece con una postura corta de perro boca abajo. Levanta una pierna y alcanza intensamente. Mantén la mirada hacia adelante y dobla los codos llevando el rostro hacia el suelo y pasando la punta de los dedos. A medida que se inclina más profundamente, mantenga las manos separadas al ancho de los hombros, pero apriete los codos hacia adentro. (Me gusta llamar a este movimiento postura del sujetador push-up: ¡trata de aplastar a las mujeres!) Apoya el pecho y las costillas en el tríceps, asegurándote de que tu trasero aún esté alto en el aire. Doble la pierna de abajo y dé un ligero salto o tire enérgicamente de la pierna hacia arriba para encontrar la de arriba enganchando el núcleo y alcanzando casi obsesivamente hacia el techo. Una vez más, la barbilla PUEDE descansar en el suelo (como tú(veré a menudo en las fotos de esta pose) siempre que los hombros no colapsen. Sin embargo, recomiendo mantener la barbilla fuera del suelo para mantener el cuello feliz y seguro. Esto requiere más presión en los brazos y más elevación en las piernas.

Véase también  Kathryn Budig Challenge Pose: Flying Lizard

ACERCA DE KATHRYN BUDIG

Kathryn Budig es la profesora de yoga detrás de AIM TRUE, escritora habitual de Yoga Journal y presentadora de Yoga Journal LIVE! Ponte al día con ella en kathrynbudig.com y:

 Gorjeo: @kathrynbudig

 Instagram: @kathrynbudig

 Facebook: @kathrynbudigyoga

Recomendado

La guía definitiva para proteger sus muñecas en postura de rueda
Comprender la exhalación durante el pranayama
6 poses para calmar y fortalecer tus hombros