Cómo utilizar los siete chakras en su práctica de yoga

Los yoguis tántricos entendieron que para experimentar una vida diferente, una que se sienta más estable, más sublime y más conectada con los demás, tenemos que efectuar el cambio desde dentro. Y una de las formas clave de alterar la realidad interior es trabajar con los chakras, los centros energéticos del cuerpo.

Chakra significa literalmente "rueda giratoria". Según el punto de vista yóguico, los chakras son una convergencia de energía, pensamientos / sentimientos y el cuerpo físico. Nuestra conciencia (mente) se proyecta a través de estas ruedas, y esto determina en gran medida cómo experimentamos la realidad a partir de nuestras reacciones emocionales, nuestros deseos o aversiones, nuestro nivel de confianza o miedo, incluso la manifestación de síntomas físicos.

Consulte también  una guía para principiantes sobre los chakras

Al trabajar con estos centros en la práctica del yoga, podemos comenzar a desentrañar cualquier bloqueo que pueda impedir el desarrollo de nuestro máximo potencial.

Chakra de la raíz (Muladhara) 

Este centro se encuentra en el suelo pélvico. Es nuestra raíz principal y nuestra conexión con la Tierra. Nos mantiene anclados a la realidad encarnada, físicamente fuertes y seguros. Mantiene nuestros impulsos instintivos en torno a la comida, el sueño, el sexo y la supervivencia. También es el reino de nuestras evoluciones y miedos. Es importante destacar que muladhara contiene nuestro potencial latente más poderoso (Kundalini Shakti). A través del yoga y la meditación, comenzamos a darle vida al poder durmiente que se encuentra en nuestra raíz. Asanas como posturas de guerrero, apertura de cadera, postura de silla, estocadas profundas y sentadillas ayudan a llevar nuestra conciencia a este centro.

Aprenda más sobre el chakra raíz.

Chakra pélvico (Svadishthana) 

Este chakra se encuentra en nuestro sacro. Es nuestro centro de agua, hogar de los órganos reproductores y nuestros deseos. Cuando nuestra conciencia se mueve libremente a través de esta área, accedemos a nuestro potencial de autocuración y placer sensual. Cuando este chakra permanece dormido para nuestra conciencia, podemos ser gobernados por nuestros apegos. Al igual que en el chakra de la raíz, las asanas como las flexiones hacia adelante, los abridores de cadera, las estocadas profundas y las sentadillas nos ayudan a llevar nuestra conciencia a este centro.

Aprenda más sobre el chakra pélvico.

Chakra del ombligo (Manipura) 

Ubicado en el ombligo, este chakra está asociado con el sistema digestivo, el elemento fuego y el poder y propósito individual. Piense en manipura como la fuente de energía de su cuerpo, ya que contiene una gran cantidad de nuestra vitalidad física. Cuando la conciencia se mueve libremente en este centro, somos empoderados por la energía de la transformación. Cuando esta área está bloqueada, podemos experimentar desequilibrios asociados con la ambición agresiva, el ego elevado y la búsqueda del poder personal. Los twists son las asanas por excelencia para purificar y curar la manipura.

Aprenda más sobre el ombligo charka. 

Chakra del corazón (Anahata) 

En el centro del pecho, se dice que el chakra del corazón, en la tradición tántrica del Himalaya, es el centro más poderoso de todos, el mismísimo "asiento del alma". Asociado con los pulmones y el elemento aire, podemos imaginar el corazón como el lugar de encuentro para el vasto espectro de nuestra experiencia emocional humana. El corazón tiene la capacidad de irradiar los aspectos más elevados del ser humano: compasión, amor incondicional y fe total en lo Divino. Pero también tiene la capacidad de irradiar nuestros más profundos sentimientos de inseguridad, decepción, soledad y desesperación. Para traer más luz al chakra del corazón, trabaje con pranayama, meditación centrada en el corazón y oración sincera. Las flexiones hacia atrás también ayudarán a abrir los centros energéticos del corazón.

Aprenda más sobre el chakra del corazón. 

Chakra de la garganta (Vishuddhi)  

El chakra vishuddhi está asociado con el elemento éter. Es el hogar energético del habla y la audición, y las glándulas endocrinas que controlan el metabolismo. A nivel espiritual, este chakra se trata de expandir nuestra conversación a lo Divino. Para curar y purificar la garganta, podemos trabajar con el canto, Jalandhara Bandha, así como con asanas como Plow, Camel, Shoulderstand y Fish Pose.

Aprenda más sobre el chakra de la garganta. 

Chakra del tercer ojo (Ajna) 

El chakra ajna, o "centro de mando", se encuentra en la mitad del cerebro a nivel de las cejas. Es el punto de encuentro entre dos importantes corrientes energéticas del cuerpo, ida y pingala nadis, y el lugar donde convergen la mente y el cuerpo. Físicamente, está conectado con la glándula pituitaria, el crecimiento y el desarrollo. Cuando la conciencia relajada fluye aquí, tenemos más intuición, conocimiento interno y la sensación de que somos mucho más que un cuerpo físico. Para sanar y purificar este centro, podemos practicar respiración nasal alterna (nadi shodhana) y meditaciones enfocadas en este centro.

Obtenga más información sobre el charka del tercer ojo.

Crown Center (Sahasrara) 

Este chakra es lo que nos une a todo lo que está más allá de nuestro ego individual. Es todo lo que se encuentra más allá de nuestro intelecto lineal y nuestras necesidades, preferencias y experiencias emocionales personales. Es la puerta de entrada y el punto de origen hacia la iluminación.

Aprenda más sobre el chakra de la corona. 

Sobre nuestro autor

Katie Silcox es profesora certificada de Para Yoga® de Rod Stryker y educadora y terapeuta de bienestar ayurvédico certificada. Fue mentora de Devi Mueller y la Dra. Claudia Welch. Katie imparte clases y talleres a nivel internacional. katiesilcoxyoga.com

Recomendado

Los mejores kits de elaboración de Kombucha
Sentirse más feliz: posa para la depresión y la ansiedad
Las mejores correas para esterillas de yoga