Yoga para tus ojos: asanas simples para mejorar tu visión

Hace años, como novicio en el Centro Sivananda Yoga Vedanta en la ciudad de Nueva York, aprendí una serie de sencillos ejercicios oculares. Pero como podía escudriñar una mosca desde 100 yardas, no necesitaba entrenamiento visual, o eso creía. Dos décadas después, mientras lucho por leer las señales de la autopista antes de perder mi salida, la sabiduría de esas asanas oculares es una de las cosas que puedo ver con más claridad a medida que envejezco.

Los beneficios del yoga para los ojos

Muchos problemas de visión relacionados con la edad se deben a una pérdida gradual de flexibilidad y tono en los músculos del ojo, que se bloquean en patrones habituales y pierden su capacidad para enfocar a diferentes distancias. Si tiene la suerte de tener una visión excelente y no quiere perderla o, como yo, espera mejorar su visión borrosa, la evidencia sugiere que el yoga puede tener una solución. Cualquier estudiante del linaje Sivananda reconocería los ejercicios básicos enseñados por el célebre oftalmólogo William H. Bates. Bates afirmó que podía mejorar la percepción visual con las palmas de las manos, la rotación del globo ocular y el cambio de visión, los mismos ejercicios de Sivananda que una vez traté con indiferencia.

El difunto médico Swami Sivananda consideraba que la vista era el más abusado de nuestros cinco sentidos. El primer capítulo de su tratado, Yoga Asanas, describe una extensa serie de ejercicios oculares. Al igual que con cualquier práctica de yoga, el propósito de estos ejercicios no es solo la salud. Según Swami Sitaramananda, director del Centro Sivananda Yoga Vedanta de San Francisco, "La forma más rápida de llevar la mente a la concentración es a través de los ojos".

Aunque pueda parecer fantasioso, esta correlación entre los ojos y la mente tiene una profunda base fisiológica. La visión ocupa alrededor del 40 por ciento de la capacidad del cerebro; por eso cerramos los ojos para relajarnos y quedarnos dormidos. Y cuatro de nuestros 12 nervios craneales están dedicados exclusivamente a la visión, mientras que otros dos nervios están relacionados con la visión. Compare esto con las funciones cardíaca y digestiva, que requieren un solo nervio craneal para controlar ambos.

Si bien la comprensión puede ser el propósito final de las asanas oculares, la mejora de la visión también es un beneficio importante. Sorprendentemente, no es el estiramiento y la contracción muscular lo que parece tener el mayor efecto. La relajación parece ser el elemento más importante de la salud ocular. En un experimento en el que se aplicó el curare relajante muscular en los ojos, los pacientes experimentaron una mejora espectacular de la vista.

Ver también Ejercicios para los ojos

Yoga para tus ojos: asanas básicas para los ojos

Cuando Swami Srinivasan, director del Sivananda Ashram Yoga Ranch en Catskills, enseña una clase de yoga para principiantes, instruye a los estudiantes a comenzar con unos minutos de relajación en Savasana (Postura del cadáver). Luego les pide a los estudiantes que se sienten en una postura cómoda, como Sukhasana (Postura fácil), mientras los guía a través de las asanas oculares básicas de Sivananda. "Estos ejercicios establecen el tono adecuado para la práctica de asanas", explica Srinivasan. "Nuestros órganos de la vista son tan sensibles e influyentes que el enfoque competitivo y normal que aportamos al ejercicio se puede suavizar trabajando con los ojos".

El primer ejercicio comienza con los párpados abiertos, la cabeza y el cuello quietos y todo el cuerpo relajado. Imagine una esfera de reloj frente a usted y levante los ojos hasta las 12 en punto. Mantenlos ahí por un segundo, luego baja los globos oculares a las seis en punto. Mantenlos ahí de nuevo. Continúe moviendo los globos oculares hacia arriba y hacia abajo 10 veces, sin parpadear si es posible. Tu mirada debe estar firme y relajada. Una vez que termine estos 10 movimientos, frote las palmas de las manos para generar calor y envuélvalas suavemente sobre los ojos, sin presionar. Permita que los ojos se relajen en completa oscuridad. Concéntrese en su respiración, sienta el prana cálido que emana de sus palmas y disfrute de la quietud momentánea.

Siga este ejercicio con movimientos oculares horizontales, desde las nueve en punto hasta las tres en punto, y termine nuevamente con "palmas" (cubriendo los ojos con las manos). Luego haga movimientos diagonales, de las dos a las siete, y de las 11 a las cuatro, seguidos de nuevo por palmas. Concluya la rutina con 10 círculos completos en cada dirección, como si estuviera trazando el borde del reloj.

Estos movimientos de los globos oculares proporcionan equilibrio a las personas que trabajan de cerca, como los estudiantes que pasan mucho tiempo leyendo o trabajando en computadoras. Según Robert Abel, autor de The Eye Care Revolution, estos breves ejercicios "compensan el desarrollo excesivo de los músculos que usamos para mirar objetos cercanos".

Le sorprenderá saber que la parte de palmas de las manos de este ejercicio proporciona más que un agradable respiro. Según Abel, nuestros fotorreceptores se descomponen y se reconstruyen cada minuto. "El ojo necesita desesperadamente la oscuridad para recuperarse del estrés constante de la luz", dice. "Y la forma más sencilla de eliminar el estrés ocular es respirar profundamente, cubrirse los ojos y relajarse".

Junto con las palmas, el yoga en general beneficia a los ojos al aliviar la tensión. Si bien el efecto del yoga en los ojos no se ha medido científicamente, los estudios han demostrado que un ejercicio simple como caminar puede reducir la presión en el globo ocular en un 20 por ciento.

Vasanthi Bhat, profesora de yoga en la tradición Sivananda, incluye asanas como Adho Mukha Svanasana (Perro boca abajo), en su video Yoga for Eyes. "Estas asanas llevan la circulación a la cara, el cuello y los hombros, que necesitan ser energizados y relajados para mejorar la visión", explica Bhat. Entonces, incluso si no ha estado haciendo asanas específicamente para sus ojos, su práctica general de yoga está ayudando a su visión.

Yoga intermedio para los ojos: 'cambio de enfoque' y entrenamiento del tercer ojo

Una vez que los estudiantes han dominado el ejercicio básico del globo ocular, Srinivasan presenta una serie intermedia de ejercicios oculares que él llama "cambio de enfoque".

Mientras está sentado relajado y quieto, elija un punto en la distancia y concéntrese en él. Extiende tu brazo y coloca tu pulgar justo debajo del punto de concentración. Ahora comience a cambiar su enfoque entre la punta del pulgar y el punto lejano, alternando rítmicamente entre la visión de cerca y de lejos. Repita el ejercicio 10 veces, luego relaje los ojos con las palmas de las manos y la respiración profunda. Mientras practica este ejercicio, está entrenando un órgano llamado cuerpo ciliar, que ajusta el cristalino del ojo. Los patrones de enfoque habituales degradan la flexibilidad natural del cuerpo ciliar. El cambio de puntos focales contrarresta esta rigidez ejercitando el órgano en todo su rango, de la misma manera que trabajamos grupos de músculos complementarios en la práctica de asanas.

La asana del ojo final enseñada en la serie Sivananda enfatiza el enfoque de corto alcance. Como en el ejercicio de cambio de enfoque, mire su pulgar con el brazo extendido. Esta vez mueva el pulgar lentamente hacia la punta de su nariz. Haga una pausa allí por un segundo. Luego invierta la secuencia, siguiendo el pulgar con los ojos mientras extiende el brazo nuevamente. Como antes, repita la secuencia 10 veces, luego relájese con la palma.

Al entrenar los ojos para que se enfoquen en el chakra ajna (el "tercer ojo", ubicado entre las cejas y justo encima), el yogui entrena su mente para que se vuelva hacia adentro. En un nivel más prosaico, los ejercicios de enfoque a corta distancia pueden evitar la necesidad de gafas para leer.

Yoga para los ojos: una práctica de Trataka que limpia los ojos

Quizás hayas visto una imagen de un yogui mirando la llama de una vela. Si es así, has visto trataka , un ejercicio de limpieza de ojos descrito en los Upanishads y mencionado en otros textos yóguicos, incluido el Hatha Yoga Pradipika. Trataka también se puede encontrar en los textos de Ayurveda (medicina tradicional india), donde se recomienda estimular el alochaka pitta, el centro energético relacionado con la vista. Pero como siempre con el yoga, existe una conexión entre la fisiología y los aspectos más sutiles de la práctica espiritual. Según el Dr. Marc Halpern, fundador y director del Colegio de Ayurveda de California, la práctica de trataka disminuye el letargo mental y aumenta el buddhi (intelecto).

Aunque tradicionalmente se realiza con una vela, trataka puede usar casi cualquier punto de enfoque externo, como un punto en la pared. Concentra tu mirada en un objeto, sin parpadear, hasta que tus ojos comiencen a lagrimear. Luego cierre los ojos y trate de mantener una imagen vívida de ese objeto durante el mayor tiempo posible. Cada vez que practiques trataka, amplía el tiempo que mantienes la imagen secundaria.

Este ejercicio, tradicionalmente creído para eliminar cualquier enfermedad de los ojos e inducir la clarividencia, también desarrolla la habilidad de visualización interna. Los yoguis desarrollan esta habilidad para mantener sus mentes fijas en la meditación en una imagen sagrada y, por extensión, en la experiencia divina asociada con esa imagen. Los intrincados mandalas espirituales que puede haber visto en los libros sagrados indios y tibetanos también están diseñados para este propósito. Los meditadores altamente capacitados pueden visualizar incluso los detalles más diminutos de estas elaboradas representaciones cósmicas. Al alinear perfectamente el enfoque interno y externo, estos yoguis buscan una realización como la de Meister Eckhart, un místico cristiano del siglo XIII que una vez declaró: "El ojo con el que veo a Dios es el mismo ojo con el que Dios me ve a mí".

Con beneficios que van desde una mejor visión hasta una mayor concentración y percepción espiritual, estas asanas oculares mejorarán su práctica de yoga. Junto con una dieta saludable y ejercicio regular, ayudarán a proteger su visión del estrés de la luz, la tensión y las toxinas ambientales. Entonces, a medida que envejece, y con suerte, más sabio, puede dirigir una mirada suave y perspicaz al mundo, aprendiendo a verse a sí mismo y a los demás como uno.

Consulte también 4 formas de mejorar su drishti (mirada) y profundizar su práctica

Recomendado

¿Es suficiente el yoga para mantenerte en forma?
10 cosas que no sabíamos sobre el yoga hasta que apareció este nuevo libro de lectura obligada
Los 6 mejores calzoncillos para usar debajo de tus pantalones de yoga