Despierte a su potencial de cambio: las 5 Kleshas

Una crisis personal puede ser un regalo en el camino hacia la madurez espiritual. Aprenda a aceptar este regalo y se sentirá renacido.

De las muchas llamadas de crisis que he recibido, destaca una en particular. Una buena amiga se había despertado una mañana con una nota en su almohada: su marido la dejaba por otra mujer. Aunque el matrimonio había sido difícil en el mejor de los casos, ella estaba devastada. "¿Por qué me ha ocurrido esto a mi?" Ella sollozó. "¡Solo quiero casarme de nuevo!"

Cuando las cosas se derrumban, como sucedió con mi amigo, es tentador intentar reconstruirlas lo más rápido posible y recuperar la vida anterior. Sin embargo, cuando hace eso, se pierde lo que puede ofrecer una crisis: un despertar a lo que no funciona en su vida, una apertura al potencial de cambio.

Una iniciación espiritual, un pasaje de vida excepcionalmente difícil que sacude tus cimientos y te hace cuestionar tu propósito, es solo este tipo de cambio radical. Es una oportunidad disfrazada de pérdida; una oportunidad para fortalecer el hilo de la conciencia que conecta la parte exterior de tu ser con la interior, para descender más profundamente en el alma.

Es parte de la naturaleza humana evitar los obstáculos emocionales que salpican el camino hacia la madurez espiritual, y buscar en cambio el ritmo lento y constante del viajero común. Sin embargo, alcanzar un terreno espiritual más elevado requiere un viajero extraordinario. Exige el tipo de cambio radical que llega en coyunturas clave y puede transportarlo a un nivel superior de funcionamiento espiritual.

Una iniciación espiritual, un pasaje de vida excepcionalmente difícil que sacude tus cimientos y te hace cuestionar tu propósito, es solo este tipo de cambio radical. Es una oportunidad disfrazada de pérdida; una oportunidad para fortalecer el hilo de la conciencia que conecta la parte exterior de tu ser con la interior, para descender más profundamente en el alma.

Como psicóloga, instructora de yoga y terapeuta de yoga, he ayudado a muchos clientes a través de iniciaciones. Al pasar por este proceso, he notado que el yoga, que ayuda a revelar el funcionamiento de la mente, proporciona herramientas para ayudarte a navegar por una iniciación y poner en marcha tu progreso en el camino espiritual.

Mantente al tanto de las transiciones espirituales

Las iniciaciones espirituales son transitorias; te dejan entre mundos. Como una serpiente que sufre un breve período de ceguera después de mudar su piel, estás temporalmente ciego: no eres ni tu antiguo yo ni uno nuevo. Este sentimiento amorfo de transición puede ser un desafío y puede manifestarse en todas las áreas de su vida.

Una clienta mía de unos 50 años que había estado al borde de un cambio de vida durante años vino a verme con ansiedad e insomnio agudos. Durante la clase, noté que se movía a través de las transiciones entre poses con los ojos cerrados. De manera similar, "se distrajo" durante las transiciones de la vida, apresurándose o evitándolas, lo que acumuló presión interna. La misión durante las iniciaciones espirituales es reducir la velocidad y mirar directamente a tu alma, y ​​desarraigar las kleshas , las aflicciones de la ignorancia espiritual que pueden bloquear tu progreso.

Véase también  Vencer la ansiedad con la respiración

Preste atención al llamado a despertar espiritualmente

La sensación de que tu vida se deshace es la llamada al despertar que da comienzo a una iniciación. La llamada puede tomar muchas formas: enfermedad o accidente, traición de un cónyuge, muerte de un ser querido, ganas de entrar en psicoterapia o de comenzar un período de autoexamen, reconocimiento de una situación o relación no saludable. Esta es una oportunidad para trascender el lamento "¿Por qué me está pasando esto?" y buscar un propósito mayor detrás de la crisis. Durante esta fase aguda, lo más probable es que experimente una klesha llamada asmita., que es una ruptura del ego, o sentido de "yo soy", y una tendencia a aferrarse a viejas definiciones del yo: el Proveedor, el Responsable, el Cuidador, la Oveja Negra, el Jefe, el Mártir, etc. en. Cuando respondes a la llamada al despertar, dejas atrás, al menos por un tiempo, este territorio familiar y puedes sentirte desatado.

Puede contrarrestar esta inestabilidad centrándose en el yoga restaurativo y conectándose con su respiración, ya sea a través del pranayama formal (control de la respiración) o simplemente enfocándose en la entrada y salida de su respiración. Imagina ese hilo de conciencia que conecta tu mente exterior con tu Yo interior más profundo; con cada exhalación, desciende más por ese hilo de conciencia hasta el centro de tu ser. Esta conexión creciente con su Ser más profundo le ayudará durante las partes más difíciles de su despertar.

Enfrenta el vacío entre tú y tu yo

Al dejar atrás su mundo malsano, puede experimentar una profunda sensación de separación. Este dejar ir tiene un paralelo en tu práctica de yoga; es posible que deba renunciar temporalmente a su forma habitual de yoga a cambio de una práctica más profunda e internamente reflexiva.

Uno de mis clientes de terapia de yoga, diagnosticado con cáncer, luchó por mantener su vigorosa práctica de vinyasa mientras estaba agotado por la quimioterapia. Sentía que si no podía practicar vinyasa, no valía la pena practicar en absoluto. Poco a poco se dio cuenta de que su actitud mental dura estaba interfiriendo con su recuperación. Comenzó una práctica restaurativa y descubrió que la tranquilidad y la calma le brindaban el apoyo que necesitaba, ayudándolo a movilizar sus recursos internos hacia la curación.

Aquí es donde entra en juego otra klesha, dvesha (una aversión al dolor). Su desafío ahora es observar bien la forma en que ha estado viviendo y eliminar los viejos hábitos y creencias que una vez fortalecieron su ego pero que ya no le sirven: una relación abusiva o sin vida, una adicción, una historia de impotencia, el exceso de trabajo o el deslumbramiento del odio a sí mismo, por ejemplo. Mientras haces esto, te quedas frente al gran cañón del vacío que se encuentra debajo. Si bien puede ser aterrador, enfrentar este vacío interior borra la pizarra, dando paso al cambio y la regeneración.

Para renovar y conservar la energía, puede cultivar pratyahara (un giro hacia adentro de los sentidos), que es la quinta de las ocho ramas del yoga. Pratyahara te ayuda a sentarte con el dolor sin ser consumido por él o sin identificarte demasiado con él.

Explora tu lado oscuro

Ahora estás listo para un extraordinario peregrinaje a las profundidades de tu propio inframundo. Aquí, simultáneamente sufre la muerte de quien pensaba que era y encuentra su lado oscuro: las partes que mantiene ocultas, las cualidades, los comportamientos y las motivaciones que pueden ser difíciles de reconocer para usted.

Las tareas de enfrentar el Inframundo y tu sombra provocan la klesha llamada abhinivesha , que es el miedo a la muerte y la tendencia a aferrarse a la vida. Aunque dolorosa, la muerte del ego es fundamental para que, como el mítico fénix, puedas resurgir de las cenizas y volver a la vida en una forma más madura. El sufrimiento y la muerte rompen las estructuras defensivas que enmarcan nuestra personalidad, para acercarnos más a nuestra alma.

Para salir intacto de esta etapa, es útil explorar el samadhi(la octava rama del camino yóguico), una absorción total con el Ser Divino o más profundo. Puede hacer esto de manera más efectiva en Savasana (Postura del cadáver), que normalmente se produce al final de una práctica de yoga. Con demasiada frecuencia, defraudamos a Savasana, pensando que quizás no podemos permitirnos el lujo de mentir y descansar; sin embargo, crea un espacio para la combinación de las ocho ramas del yoga para el despertar de nuestro Ser más profundo. Una estudiante confesó recientemente que había salido de clase justo antes de Savasana; en medio de una ruptura traumática, temía que se sintiera demasiado "como la muerte", que sus sentimientos de dolor y pérdida la abrumarían. Pero la total entrega de Savasana al proceso de la muerte era justo lo que necesitaba. Al darse cuenta de que podría ayudarla a seguir adelante, comenzó a ingresar a Savasana antes en su práctica y permanecer en ella por más tiempo.

Encuentra el Oasis

La contracción y el sufrimiento experimentado con la muerte del ego pueden cerrar tu corazón y hacerte sentir seco, estéril y exiliado. Esto puede parecer un páramo espiritual, pero es uno de los caminos más ricos y verdes de tu despertar. Aunque es posible que aún no lo veas, las semillas de tu nuevo yo están brotando bajo la tierra de tu conciencia. Esto es a menudo cuando se estimula la klesha avidya (ignorancia o engaño): no puedes ver en qué te convertirás. También puede tener problemas para reconocer la última etapa de su transición como lo que es: un pasaje a través del canal de parto.

En cambio, avidya te obliga a precipitarte hacia tu incipiente yo espiritual, a reestructurar tu vida, a construir un nuevo ego y terminar con este aparentemente interminable período de espera. Para contener la tensión de esperar su nueva forma, puede invocar dhyana (meditación). Dhyana enseña paciencia, para que puedas sentarte con lo que esté presente y actuar en el contexto de la atención plena. Te ayuda a sintonizar la voz del alma y dejar que esa voz te guíe.

Empiece una y otra vez

Finalmente, después de toda esta espera, te mueves por el canal de parto y renaces. Aquí es cuando el klesha llamado raga (apego al placer) se agita. Ahora que se ha alejado del sufrimiento y la muerte, no quiere volver a experimentarlo. Puede apresurarse a formar un apego a su nueva identidad. Sin embargo, si está interesado en el desarrollo espiritual, no querrá sentirse demasiado cómodo. Si la madurez espiritual es realmente su prioridad, debe estar listo para salir de la zona de confort y comenzar una y otra vez, tantas veces como sea necesario. No te distraigas con el canto de sirena de raga.

Una iniciación espiritual es como un cuchillo de trinchar: corta y perfora, pero también refina y remodela. Las iniciaciones te permiten reinventarte por completo, entregarte a algo más grande. Son ventanas a través de las cuales puedes vislumbrar quién eres realmente y qué es posible para ti. No son solo una necesidad emocional; son un imperativo espiritual.

A medida que aprenda a reconocer y aceptar el extraordinario poder del cambio y desarrolle el arte de la entrega, será recompensado con un despertar de la alineación natural entre cuerpo, mente y espíritu que ya existe dentro de usted.

El karma de las 5 Kleshas

Según el Yoga Sutra (Libro II), hay cinco kleshas o aflicciones que, como los brujos inteligentes, pueden desequilibrarlo o desviarlo en su búsqueda de la evolución espiritual.

Avidya

La incapacidad de ver las cosas por lo que son; esto hace que confundas asuntos transitorios relacionados con el ego con asuntos permanentes relacionados con el alma.

Asmita

La tendencia a sobreidentificarse con su ego; esto le impide conectarse con su alma.

Raga

La llama del deseo que causa adicción al placer; esto le disuade de dejar su zona de confort por un territorio más evolucionado.

Dvesha

La aversión al dolor; esto crea un ciclo parecido a arenas movedizas de miseria y odio a uno mismo que lo absorbe y sofoca su voluntad de evolucionar.

Abhinivesha

El miedo a la muerte o el aferrarse a la vida; esto diluye su enfoque e interfiere con su capacidad para experimentar la libertad espiritual que es el objetivo del yoga.

Vea también  Encuentra tu propósito usando Shraddha y Dharma

Recomendado

Tiempo uno a uno
"Postura": un nuevo documental explora el controvertido mundo del yoga competitivo
Anatomía 101: Cómo aprovechar el poder real de tu respiración