Padangustha Dhanurasana

Nunca he sido un gran delincuente. De hecho, solía ser terrible con ellos. Puede que tenga la apariencia de una niña pequeña con la espalda doblada, pero mi fuerza siempre ha estado más en el departamento de equilibrio de brazos. Por esta razón, siempre me dije a mí mismo que nunca sería bueno haciendo flexiones hacia atrás y que sería mejor concentrarme en otras áreas de mi práctica.

Esta horrible actitud me impidió volar en mi pecho durante años. Me dije a mí mismo que no podía y, por lo tanto, me limité por completo. No fue hasta un año de práctica con el súper backbendy Noah Maze que tuve una epifanía completa. Estábamos practicando posturas de arco (Dhanurasana) y del dedo gordo del pie (Padangustha Dhanurasana). Había estado jugando con la correa durante años y me di cuenta de que podía entrar en rotación completa del hombro en un lado. Decidí darle una oportunidad y probar el segundo brazo también. Entonces POOF. . . Estaba en la pose completa. Era uno de esos, "¿Alguien está realmente viendo que esto está sucediendo?" momentos. Estaba en una enorme y hermosa curva hacia atrás: ¡YO! Salí si la pose llorando lágrimas de alegría. Fue uno de los momentos más liberadores y empoderadores de mi práctica de yoga. Nunca dije nunca más.Me di cuenta de que puedo hacer cualquier cosa que me proponga siempre que crea en mí mismo, siga haciendo lo mejor que pueda y reconozca que todo va a suceder como debería.

Espero que esta pose también cultive algo de magia y poder en ti. No dejes de creer y te dispararás.

Paso 1:

Antes de intentar algo sofisticado, es importante comprender primero la postura básica (postura del arco). Empiece a acostarse boca abajo. Doble ambas rodillas y estire un brazo a la vez para sujetar la parte exterior de los pies. Tus pulgares apuntarán hacia abajo y los pies pueden estar puntiagudos o flexionados, lo que te da más poder. Quieres este poder porque, en última instancia, son las piernas las que te levantan hacia atrás. Sin siquiera pensar en levantar el pecho, presione con fuerza las espinillas hacia atrás. Esta acción levantará automáticamente la cabeza y el pecho. Continúe presionando hacia atrás hasta que sus brazos estén rectos y los hombros se doblen y se abran hacia atrás. Presione sus abdominales hacia abajo en la colchoneta para darle un impulso adicional en su pecho. Levante suavemente los pies, alejando los muslos del suelo. Separa los dedos de los pies y mira hacia adelante.Tome 5 respiraciones profundas y luego suelte.

Paso 2:

Toma dos correas de yoga y haz lazos lo suficientemente grandes para las plantas de tus pies. Coloque un lazo sobre la bola de cada pie y acuéstese boca abajo con la correa sobre los hombros para que pueda acceder fácilmente a ellos. Apóyese sobre sus antebrazos y mire hacia atrás por encima de su lado dominante. Doble esa rodilla, acercando el pie a usted. Estírese hacia atrás con el mismo brazo, con la palma hacia arriba y una ligera flexión del codo. Sujete debajo de la correa lo más cerca que pueda a su pie. Solo tenga en cuenta que cuanto más cerca esté de su pie, más profunda será la flexión hacia atrás. Una vez que tenga la correa, inhale. Exhale, mantenga el codo doblado y gírelo hacia adentro, hacia afuera y hacia arriba de modo que quede mirando hacia el techo. Abrace el codo con fuerza contra su cara y relaje la base de su cuello. Repita en el segundo lado. Una vez que estés a la partal vez pase sus manos por las correas más cerca de sus pies. Una vez que haya alcanzado una buena sensación, presione las espinillas hacia atrás de manera uniforme, presione el núcleo hacia abajo y levante el corazón. Toma 5 respiraciones. Para soltar, afloje lentamente el agarre de las correas y coloque los brazos en el suelo frente a usted.

Paso 3:

Hay dos formas de conseguir la pose final. Una es hacer el paso 2 y, finalmente, caminar con las manos hasta los pies. La segunda forma es alcanzar los pies hacia atrás sin usar las correas. La pose completa requiere práctica, flexibilidad y tiempo, así que no se apresure a perder las correas. ¡Sigue practicando con los accesorios hasta que tus hombros estén listos para soltar las correas!

Empiece con el vientre apoyado en los antebrazos. Mire por encima de su hombro dominante y doble esa misma rodilla. Estírese hacia atrás con el mismo brazo, con la palma hacia arriba y el codo ligeramente doblado para mantener el hombro en el encaje. Agarre el dedo del pie de su bebé por el lado de la uña del pie y suba cada dedo hasta que pueda abrochar el lado del dedo gordo desde el agarre inferior. Tome una gran inhalación y, al exhalar, gire el codo hacia abajo, hacia adentro y hacia arriba. Estírese con el segundo brazo para hacer lo mismo. Abrace los codos con fuerza alrededor de la cabeza y presione las piernas hacia atrás con fuerza como lo hace en la postura del arco. Separa los dedos de los pies y disfruta de la enorme cantidad de espacio en tu pecho. Suelta un brazo a la vez para sujetar la salida y toma un vinyasa en Postura del niño.

Kathryn Budig es profesora de yoga en jet set que enseña en línea en Yogaglo. Es la experta colaboradora en yoga para la revista Women's Health, Yogi-Foodie para MindBodyGreen, creadora del DVD Aim True Yoga de Gaiam, cofundadora de Poses for Paws y actualmente escribe El gran libro del yoga de Rodale. Síguela en Twitter; Facebook; o en su sitio web.

Recomendado

¿Es suficiente el yoga para mantenerte en forma?
10 cosas que no sabíamos sobre el yoga hasta que apareció este nuevo libro de lectura obligada
Los 6 mejores calzoncillos para usar debajo de tus pantalones de yoga