El legado de Krishnamacharya: el inventor del yoga moderno

Puede que nunca hayas oído hablar de él, pero Tirumalai Krishnamacharya influyó o quizás incluso inventó tu yoga.

Ya sea que practique la serie dinámica de Pattabhi Jois, las alineaciones refinadas de BKS Iyengar, las posturas clásicas de Indra Devi o el vinyasa personalizado de Viniyoga, su práctica proviene de una fuente: un brahmán de cinco pies y dos pulgadas nacido más de hace cien años en un pequeño pueblo del sur de la India.

Nunca cruzó un océano, pero el yoga de Krishnamacharya se ha extendido por Europa, Asia y América. Hoy en día es difícil encontrar una tradición de asanas en la que no haya influido. Incluso si aprendiste de un yogui que ahora está fuera de las tradiciones asociadas con Krishnamacharya, es muy probable que tu maestro se haya entrenado en los linajes Iyengar, Ashtanga o Viniyoga antes de desarrollar otro estilo. Rodney Yee, por ejemplo, que aparece en muchos videos populares, estudió con Iyengar. Richard Hittleman, un conocido yogui televisivo de la década de 1970, se entrenó con Devi. Otros maestros han tomado prestado de varios estilos basados ​​en Krishnamacharya, creando enfoques únicos como el White Lotus Yoga de Ganga White y el ISHTA Yoga de Manny Finger. La mayoría de los profesores, incluso de estilos que no están directamente relacionados con Krishnamacharya —Sivananda Yoga y Bikram Yoga,por ejemplo, han sido influenciados por algún aspecto de las enseñanzas de Krishnamacharya.

Véase también  Introducción a la filosofía del yoga: Rayo de luz

Muchas de sus contribuciones se han integrado tan a fondo en el tejido del yoga que se ha olvidado su origen. Se ha dicho que es responsable del énfasis moderno en Sirsasana (Headstand) y Sarvangasana (Shoulderstand). Fue un pionero en refinar posturas, secuenciarlas de manera óptima y atribuir valor terapéutico a asanas específicas. Al combinar pranayama y asana, hizo de las posturas una parte integral de la meditación en lugar de solo un paso hacia ella.

De hecho, la influencia de Krishnamacharya se puede ver más claramente en el énfasis en la práctica de asanas que se ha convertido en la firma del yoga en la actualidad. Probablemente ningún yogui antes que él desarrolló las prácticas físicas de manera tan deliberada. En el proceso, transformó el hatha, una vez un oscuro remanso del yoga, en su corriente central. El resurgimiento del yoga en la India se debe mucho a sus innumerables giras de conferencias y demostraciones durante la década de 1930, y sus cuatro discípulos más famosos, Jois, Iyengar, Devi y el hijo de Krishnamacharya, TKV Desikachar, jugaron un papel muy importante en la popularización del yoga en Occidente.

Recuperando las raíces del Yoga

Cuando Yoga Journal me pidió que describiera el legado de Krishnamacharya, pensé que rastrear la historia de alguien que murió hace apenas una década sería un trabajo fácil. Pero descubrí que Krishnamacharya sigue siendo un misterio, incluso para su familia. Nunca escribió una memoria completa ni se atribuyó el mérito de sus muchas innovaciones. Su vida está envuelta en mitos. Los que lo conocían bien han envejecido. Si perdemos sus recuerdos, corremos el riesgo de perder más que la historia de uno de los adeptos más notables del yoga; corremos el riesgo de perder una comprensión clara de la historia de la vibrante tradición que hemos heredado.

Es intrigante considerar cómo la evolución de la personalidad de este hombre multifacético todavía influye en el yoga que practicamos hoy. Krishnamacharya comenzó su carrera docente perfeccionando una versión estricta e idealizada del hatha yoga. Entonces, cuando las corrientes de la historia lo impulsaron a adaptarse, se convirtió en uno de los grandes reformadores del yoga. Algunos de sus alumnos lo recuerdan como un maestro exigente y volátil; BKS Iyengar me dijo que Krishnamacharya podría haber sido un santo, si no fuera tan malhumorado y egocéntrico. Otros recuerdan a un mentor amable que apreciaba su individualidad. Desikachar, por ejemplo, describe a su padre como una persona amable que a menudo se colocaba las sandalias de su difunto gurú sobre su cabeza en un acto de humildad.

Véase también La  historia del yoga nunca antes contada arroja nueva luz

Ambos hombres siguen siendo ferozmente leales a su guru, pero conocieron a Krishnamacharya en diferentes etapas de su vida; es como si recordaran a dos personas diferentes. Aún se pueden ver características aparentemente opuestas en los tonos contrastantes de las tradiciones que inspiró, algunas amables, otras estrictas, cada una apelando a diferentes personalidades y dando profundidad y variedad a nuestra práctica todavía en evolución de hatha yoga.

Emergiendo de las sombras

El mundo del yoga que Krishnamacharya heredó en su nacimiento en 1888 era muy diferente al de hoy. Bajo la presión del dominio colonial británico, el hatha yoga se había quedado en el camino. Solo quedaba un pequeño círculo de practicantes indios. Pero a mediados del siglo XIX y principios del XX, un movimiento de avivamiento hindú insufló nueva vida a la herencia de la India. Cuando era joven, Krishnamacharya se sumergió en esta búsqueda, aprendiendo muchas disciplinas indias clásicas, incluido el sánscrito, la lógica, el ritual, la ley y los conceptos básicos de la medicina india. Con el tiempo, canalizaría esta amplia experiencia en el estudio del yoga, donde sintetizó la sabiduría de estas tradiciones.

Según las notas biográficas que Krishnamacharya hizo cerca del final de su vida, su padre lo inició en el yoga a los cinco años, cuando comenzó a enseñarle los sutras de Patanjali y le dijo que su familia había descendido de un venerado yogui del siglo IX, Nathamuni. Aunque su padre murió antes de que Krishnamacharya alcanzara la pubertad, inculcó en su hijo una sed general de conocimiento y un deseo específico de estudiar yoga. En otro manuscrito, Krishnamacharya escribió que "cuando todavía era un erizo", aprendió 24 asanas de un swami del Sringeri Math, el mismo templo que dio a luz al linaje de Sivananda Yogananda. Luego, a los 16 años, hizo una peregrinación al santuario de Nathamuni en Alvar Tirunagari, donde se encontró con su legendario antepasado durante una visión extraordinaria.

Véase también  Yoga en el mundo

Como Krishnamacharya siempre contaba la historia, encontró a un anciano en la puerta del templo que lo señaló hacia un bosque de mangos cercano. Krishnamacharya caminó hasta la arboleda, donde se derrumbó, exhausto. Cuando se levantó, notó que se habían reunido tres yoguis. Su antepasado Nathamuni se sentó en el medio. Krishnamacharya se postró y pidió instrucción. Durante horas, Nathamuni le cantó versos del Yogarahasya (La esencia del Yoga), un texto perdido más de mil años antes. Krishnamacharya memorizó y luego transcribió estos versículos.

Las semillas de muchos elementos de las enseñanzas innovadoras de Krishnamacharya se pueden encontrar en este texto, que está disponible en una traducción al inglés (Yogarahasya, traducido por TKV Desikachar, Krishnamacharya Yoga Mandiram, 1998). Aunque la historia de su autoría puede parecer fantasiosa, apunta a un rasgo importante en la personalidad de Krishnamacharya: nunca reclamó originalidad. En su opinión, el yoga le pertenecía a Dios. Todas sus ideas, originales o no, las atribuyó a textos antiguos oa su gurú.

Después de su experiencia en el santuario de Nathamuni, Krishnamacharya continuó su exploración de una panoplia de disciplinas clásicas indias, obteniendo títulos en filología, lógica, divinidad y música. Practicaba yoga de los rudimentos que aprendió a través de textos y entrevistas ocasionales con un yogui, pero anhelaba estudiar yoga más profundamente, como su padre le había recomendado. Un profesor universitario vio a Krishnamacharya practicando sus asanas y le aconsejó que buscara a un maestro llamado Sri Ramamohan Brahmachari, uno de los pocos maestros de hatha yoga que quedaban.

Sabemos poco sobre Brahmachari, excepto que vivía con su esposa y sus tres hijos en una cueva remota. Según el relato de Krishnamacharya, pasó siete años con este maestro, memorizando los Yoga Sutra de Patanjali, aprendiendo asanas y pranayama y estudiando los aspectos terapéuticos del yoga. Durante su aprendizaje, afirmó Krishnamacharya, dominó 3000 asanas y desarrolló algunas de sus habilidades más notables, como detener su pulso. A cambio de instrucción, Brahmachari le pidió a su leal alumno que regresara a su tierra natal para enseñar yoga y establecer un hogar.

Consulte también  Introducción a la filosofía del yoga: cultive su jardín

La educación de Krishnamacharya lo había preparado para un puesto en varias instituciones prestigiosas, pero renunció a esta oportunidad y eligió honrar la solicitud de despedida de su gurú. A pesar de toda su formación, Krishnamacharya regresó a casa a la pobreza. En la década de 1920, enseñar yoga no era rentable. Los estudiantes eran pocos y Krishnamacharya se vio obligado a aceptar un trabajo como capataz en una plantación de café. Pero en sus días libres viajaba por toda la provincia dando conferencias y demostraciones de yoga. Krishnamacharya buscó popularizar el yoga demostrando los siddhis, las habilidades supranormales del cuerpo yóguico. Estas demostraciones, diseñadas para estimular el interés en una tradición moribunda, incluían suspender su pulso, detener autos con sus propias manos, realizar asanas difíciles y levantar objetos pesados ​​con los dientes. Krishnamacharya sintió que para enseñar a la gente sobre el yoga, primero tenía que llamar su atención.

A través de un matrimonio concertado, Krishnamacharya honró la segunda petición de su gurú. Los antiguos yoguis eran renunciantes que vivían en el bosque sin hogar ni familia. Pero el gurú de Krishnamacharya quería que aprendiera sobre la vida familiar y enseñara un yoga que beneficiara al cabeza de familia moderno. Al principio, esto resultó ser un camino difícil. La pareja vivía en una pobreza tan profunda que Krishnamacharya llevaba un taparrabos cosido de tela arrancada del sari de su esposa. Más tarde recordaría este período como el más difícil de su vida, pero las dificultades solo endurecieron la determinación ilimitada de Krishnamacharya de enseñar yoga.

Desarrollando Ashtanga Vinyasa

La suerte de Krishnamacharya mejoró en 1931 cuando recibió una invitación para enseñar en el Sanskrit College de Mysore. Allí recibió un buen salario y la posibilidad de dedicarse a la enseñanza del yoga a tiempo completo. La familia gobernante de Mysore había defendido durante mucho tiempo todo tipo de artes indígenas, apoyando la revitalización de la cultura india. Ya habían patrocinado el hatha yoga durante más de un siglo, y su biblioteca albergaba una de las compilaciones ilustradas de asanas más antiguas que se conocen, el Sritattvanidhi (traducido al inglés por el erudito sánscrito Norman E. Sjoman en The Yoga Tradition of the Mysore Palace.

Durante las siguientes dos décadas, el maharajá de Mysore ayudó a Krishnamacharya a promover el yoga en toda la India, financiando demostraciones y publicaciones. Diabético, el Maharaja se sintió especialmente atraído por la conexión entre el yoga y la curación, y Krishnamacharya dedicó gran parte de su tiempo a desarrollar este vínculo. Pero el puesto de Krishnamacharya en el Sanskrit College no duró. Era un disciplinario demasiado estricto, se quejaron sus alumnos. Dado que al maharajá le gustaba Krishnamacharya y no quería perder su amistad y consejo, propuso una solución; ofreció a Krishnamacharya el salón de gimnasia del palacio como su propio yogashala o escuela de yoga.

Véase también  Encontrar el equilibrio y la curación en el yoga.

Así comenzó uno de los períodos más fértiles de Krishnamacharya, durante el cual desarrolló lo que ahora se conoce como Ashtanga Vinyasa Yoga. Como los alumnos de Krishnamacharya eran principalmente niños jóvenes activos, recurrió a muchas disciplinas, incluido el yoga, la gimnasia y la lucha india, para desarrollar secuencias de asanas ejecutadas de forma dinámica destinadas a desarrollar la aptitud física. Este estilo vinyasa utiliza los movimientos de Surya Namaskar (Saludo al sol) para entrar en cada asana y luego volver a salir. Cada movimiento se coordina con la respiración prescrita y drishti, "puntos de mirada" que enfocan los ojos e infunden concentración meditativa. Finalmente, Krishnamacharya estandarizó las secuencias de posturas en tres series que consisten en asanas primarias, intermedias y avanzadas. Los estudiantes fueron agrupados en orden de experiencia y habilidad, memorizando y dominando cada secuencia antes de avanzar a la siguiente.

Aunque Krishnamacharya desarrolló esta forma de realizar yoga durante la década de 1930, permaneció prácticamente desconocida en Occidente durante casi 40 años. Recientemente, se ha convertido en uno de los estilos de yoga más populares, principalmente debido al trabajo de uno de los estudiantes más fieles y famosos de Krishnamacharya, K. Pattabhi Jois.

Pattabhi Jois conoció a Krishnamacharya en los tiempos difíciles antes de los años de Mysore. Cuando era un niño robusto de 12 años, Jois asistió a una de las conferencias de Krishnamacharya. Intrigado por la demostración de asanas, Jois le pidió a Krishnamacharya que le enseñara yoga. Las lecciones comenzaron al día siguiente, horas antes de que sonara la campana de la escuela, y continuaron todas las mañanas durante tres años hasta que Jois se fue de casa para asistir al Sanskrit College. Cuando Krishnamacharya recibió su nombramiento como profesor en la universidad menos de dos años después, un Pattabhi Jois lleno de alegría reanudó sus lecciones de yoga.

Jois conservó una gran cantidad de detalles de sus años de estudio con Krishnamacharya. Durante décadas, ha conservado ese trabajo con gran devoción, refinando y flexionando las secuencias de asanas sin modificaciones significativas, al igual que un violinista clásico podría matizar el fraseo de un concierto de Mozart sin cambiar una nota. Jois ha dicho a menudo que el concepto de vinyasa proviene de un texto antiguo llamado Yoga Kuruntha. Desafortunadamente, el texto ha desaparecido; nadie que ahora vive lo ha visto. Existen tantas historias sobre su descubrimiento y contenido (he escuchado al menos cinco relatos contradictorios) que algunos cuestionan su autenticidad. Cuando le pregunté a Jois si alguna vez había leído el texto, respondió: "No, solo Krishnamacharya". Jois luego restó importancia a la importancia de esta escritura,indicando varios otros textos que también dieron forma al yoga que aprendió de Krishnamacharya, incluyendo el Hatha Yoga Pradipika, el Yoga Sutra y el Bhagavad Gita.

Ver también  Virtual Vinyasa

Cualesquiera que sean las raíces de Ashtanga Vinyasa, hoy es uno de los componentes más influyentes del legado de Krishnamacharya. Quizás este método, originalmente diseñado para los jóvenes, proporcione a nuestra cultura de alta energía y enfocada hacia el exterior una puerta de entrada accesible a un camino de espiritualidad más profunda. Durante las últimas tres décadas, un número cada vez mayor de yoguis se ha sentido atraído por su precisión e intensidad. Muchos de ellos han hecho la peregrinación a Mysore, donde el mismo Jois ofreció instrucción hasta su muerte en mayo de 2009.

Rompiendo una tradición

Incluso cuando Krishnamacharya enseñó a los jóvenes y a los niños en el Palacio de Mysore, sus demostraciones públicas atrajeron a una audiencia más diversa. Disfrutó del desafío de presentar yoga a personas de diferentes orígenes. En las frecuentes giras que llamó "viajes de propaganda", presentó el yoga a los soldados británicos, maharajás musulmanes e indios de todas las creencias religiosas. Krishnamacharya enfatizó que el yoga podía servir a cualquier credo y ajustó su enfoque para respetar la fe de cada estudiante. Pero si bien superó las diferencias culturales, religiosas y de clase, la actitud de Krishnamacharya hacia las mujeres siguió siendo patriarcal. El destino, sin embargo, le jugó una mala pasada: el primer estudiante que llevó su yoga al escenario mundial solicitó instrucción en un sari. ¡Y ella era occidental para empezar!

La mujer, que se hizo conocida como Indra Devi (nació Zhenia Labunskaia, en la Letonia pre-soviética), era amiga de la familia real de Mysore. Después de ver una de las demostraciones de Krishnamacharya, pidió instrucciones. Al principio, Krishnamacharya se negó a enseñarle. Le dijo que su escuela no aceptaba ni extranjeros ni mujeres. Pero Devi persistió, persuadiendo al Maharaja para que prevaleciera sobre su Brahmin. De mala gana, Krishnamacharya comenzó sus lecciones, sometiéndola a estrictas pautas dietéticas y un horario difícil destinado a romper su resolución. Ella enfrentó todos los desafíos que Krishnamacharya impuso, y eventualmente se convirtió en su buena amiga y en una alumna ejemplar.

Después de un aprendizaje de un año, Krishnamacharya instruyó a Devi para que se convirtiera en maestra de yoga. Le pidió que trajera un cuaderno, luego pasó varios días dictando lecciones sobre instrucción de yoga, dieta y pranayama. Basándose en esta enseñanza, Devi finalmente escribió el primer libro más vendido sobre hatha yoga, Forever Young, Forever Healthy. Durante los años posteriores a sus estudios con Krishnamacharya, Devi fundó la primera escuela de yoga en Shanghai, China, donde Madame Chiang Kai-Shek se convirtió en su alumna. Finalmente, al convencer a los líderes soviéticos de que el yoga no era una religión, incluso abrió las puertas al yoga en la Unión Soviética, donde era ilegal. En 1947 se mudó a Estados Unidos. Viviendo en Hollywood, se hizo conocida como la "Primera Dama del Yoga", atrayendo a estudiantes famosos como Marilyn Monroe, Elizabeth Arden, Greta Garbo,y Gloria Swanson. Gracias a Devi, el yoga de Krishnamacharya disfrutó de su primera boga internacional.

Consulte también  ¿Es el yoga una religión?

Aunque estudió con Krishnamacharya durante el período de Mysore, el yoga que Indra Devi llegó a enseñar tiene poca semejanza con el Ashtanga Vinyasa de Jois. Presagiando el yoga altamente individualizado que seguiría desarrollando en años posteriores, Krishnamacharya enseñó a Devi de una manera más suave, acomodándose pero desafiando sus limitaciones físicas.

Devi retuvo este tono amable en su enseñanza. Aunque su estilo no empleaba vinyasa, usó los principios de secuenciación de Krishnamacharya para que sus clases expresaran un viaje deliberado, comenzando con posturas de pie, progresando hacia una asana central seguida de poses complementarias, luego concluyendo con relajación. Al igual que con Jois, Krishnamacharya le enseñó a combinar pranayama y asana. Los estudiantes de su linaje todavía realizan cada postura con técnicas de respiración prescritas.

Devi añadió un aspecto devocional a su trabajo, al que llama Sai Yoga. La pose principal de cada clase incluye una invocación, por lo que el fulcro de cada práctica implica una meditación en forma de oración ecuménica. Aunque desarrolló este concepto por su cuenta, puede haber estado presente en forma embrionaria en las enseñanzas que recibió de Krishnamacharya. En su vida posterior, Krishnamacharya también recomendó el canto devocional dentro de la práctica de asana.

Aunque Devi murió en abril de 2002 a la edad de 102 años, sus seis escuelas de yoga siguen activas en Buenos Aires, Argentina. Hasta hace tres años, todavía enseñaba asanas. Hasta bien entrados los noventa, continuó recorriendo el mundo, llevando la influencia de Krishnamacharya a un gran número de seguidores en América del Norte y del Sur. Su impacto en los Estados Unidos disminuyó cuando se mudó a Argentina en 1985, pero su prestigio en América Latina se extiende mucho más allá de la comunidad del yoga.

Consulte también  3 pasos para formar un círculo de yoga: cómo construir una comunidad más fuerte

Es posible que tenga dificultades para encontrar a alguien en Buenos Aires que no la conozca. Ha tocado todos los niveles de la sociedad latina: el taxista que me llevó a su casa para una entrevista la describió como "una mujer muy sabia"; al día siguiente, el presidente de Argentina, Menem, vino por sus bendiciones y consejos. Las seis escuelas de yoga de Devi imparten 15 clases de asana al día, y los graduados del programa de formación de profesores de cuatro años reciben un título universitario reconocido internacionalmente.

Instruyendo a Iyengar

Durante el período en el que estaba instruyendo a Devi y Jois, Krishnamacharya también enseñó brevemente a un niño llamado BKS Iyengar, quien al crecer desempeñaría quizás el papel más importante de cualquiera en la introducción del hatha yoga en Occidente. Es difícil imaginar cómo se vería nuestro yoga sin las contribuciones de Iyengar, especialmente su articulación sistemática y precisa de cada asana, su investigación sobre aplicaciones terapéuticas y su sistema de entrenamiento riguroso de múltiples niveles que ha producido tantos maestros influyentes.

También es difícil saber cuánto afectó el entrenamiento de Krishnamacharya al desarrollo posterior de Iyengar. Aunque intenso, la permanencia de Iyengar con su maestro duró apenas un año. Junto con la devoción ardiente al yoga que evocó en Iyengar, quizás Krishnamacharya plantó las semillas que más tarde germinarían en el yoga maduro de Iyengar. (Algunas de las características por las que se destaca el yoga de Iyengar —en particular, las modificaciones de postura y el uso del yoga para curar— son bastante similares a las que Krishnamacharya desarrolló en su trabajo posterior.) Quizás cualquier investigación profunda sobre hatha yoga tiende a producir resultados paralelos. En cualquier caso, Iyengar siempre ha reverenciado a su gurú de la infancia. Todavía dice: "Soy un pequeño modelo en yoga; mi guruji fue un gran hombre".

El destino de Iyengar no era evidente al principio. Cuando Krishnamacharya invitó a Iyengar a su casa (la esposa de Krishnamacharya era la hermana de Iyengar), predijo que el adolescente rígido y enfermizo no tendría éxito en el yoga. De hecho, el relato de Iyengar sobre su vida con Krishnamacharya suena a novela de Dickens. Krishnamacharya podría ser un capataz extremadamente severo. Al principio, apenas se molestó en enseñarle a Iyengar, quien pasaba sus días regando los jardines y realizando otras tareas. La única amistad de Iyengar provino de su compañero de cuarto, un niño llamado Keshavamurthy, que resultó ser el protegido favorito de Krishnamacharya. En un extraño giro del destino, Keshavamurthy desapareció una mañana y nunca regresó.Krishnamacharya estaba a solo unos días de una importante demostración en el yogashala y confiaba en su alumno estrella para realizar asanas. Ante esta crisis, Krishnamacharya rápidamente comenzó a enseñarle a Iyengar una serie de posturas difíciles.

Iyengar practicó diligentemente y, el día de la demostración, sorprendió a Krishnamacharya con una actuación excepcional. Después de esto, Krishnamacharya comenzó a instruir seriamente a su determinado alumno. Iyengar progresó rápidamente, comenzando a asistir a las clases en el yogashala y acompañando a Krishnamacharya en las giras de demostración de yoga. Pero Krishnamacharya continuó con su estilo autoritario de instrucción. Una vez, cuando Krishnamacharya le pidió que hiciera una demostración de Hanumanasana (una división completa), Iyengar se quejó de que nunca había aprendido la pose. "¡Hazlo!" Krishnamacharya ordenó. Iyengar obedeció, rasgándose los tendones de la corva.

Véase también La  comunidad de yoga rinde homenaje a BKS Iyengar

El breve aprendizaje de Iyengar terminó abruptamente. Después de una demostración de yoga en el norte de la provincia de Karnataka, un grupo de mujeres pidió instrucción a Krishnamacharya. Krishnamacharya eligió a Iyengar, el estudiante más joven con él, para dirigir a las mujeres en una clase segregada, ya que hombres y mujeres no estudiaban juntos en esos días. La enseñanza de Iyengar los impresionó. A pedido de ellos, Krishnamacharya asignó a Iyengar para que permaneciera como su instructor.

La enseñanza representó un ascenso para Iyengar, pero hizo poco por mejorar su situación. La enseñanza del yoga era todavía una profesión marginal. A veces, recuerda Iyengar, comía solo un plato de arroz en tres días, y se alimentaba principalmente de agua del grifo. Pero se dedicó resueltamente al yoga. De hecho, dice Iyengar, estaba tan obsesionado que algunos vecinos y familiares lo consideraron loco. Practicaba durante horas, usando adoquines pesados ​​para forzar sus piernas en Baddha Konasana (Pose de ángulo encuadernado) e inclinándose hacia atrás sobre una apisonadora estacionada en la calle para mejorar su Urdhva Dhanurasana (Pose de arco hacia arriba). Preocupado por su bienestar, el hermano de Iyengar arregló su matrimonio con un joven de 16 años llamado Ramamani. Afortunadamente para Iyengar, Ramamani respetó su trabajo y se convirtió en un socio importante en su investigación de las asanas.

A varios cientos de millas de su gurú, la única forma de Iyengar de aprender más sobre las asanas era explorar poses con su propio cuerpo y analizar sus efectos. Con la ayuda de Ramamani, Iyengar refinó y avanzó las asanas que aprendió de Krishnamacharya.

Al igual que Krishnamacharya, a medida que Iyengar fue ganando alumnos lentamente, modificó y adaptó posturas para satisfacer las necesidades de sus alumnos. Y, como Krishnamacharya, Iyengar nunca dudó en innovar. Abandonó en gran medida el estilo de práctica vinyasa de su mentor. En cambio, investigó constantemente la naturaleza de la alineación interna, considerando el efecto de cada parte del cuerpo, incluso la piel, en el desarrollo de cada pose. Dado que muchas personas menos aptas que los jóvenes estudiantes de Krishnamacharya vinieron a Iyengar para recibir instrucción, él aprendió a usar accesorios para ayudarlos. Y como algunos de sus alumnos estaban enfermos, Iyengar comenzó a desarrollar asana como práctica curativa, creando programas terapéuticos específicos. Además, Iyengar llegó a ver el cuerpo como un templo y asana como una oración. El énfasis de Iyengar en las asanas no siempre agradó a su antiguo maestro.Aunque Krishnamacharya elogió la habilidad de Iyengar en la práctica de asanas en la celebración del 60 cumpleaños de Iyengar, también sugirió que era hora de que Iyengar abandonara las asanas y se concentrara en la meditación.

A lo largo de las décadas de 1930, 1940 y 1950, la reputación de Iyengar como maestra y como curandera creció. Adquirió estudiantes muy conocidos y respetados como el filósofo y sabio Jiddhu Krishnamurti y el violinista Yehudi Menuhim, quienes ayudaron a atraer a los estudiantes occidentales a sus enseñanzas. En la década de 1960, el yoga se estaba convirtiendo en parte de la cultura mundial e Iyengar fue reconocido como uno de sus principales embajadores.

Sobrevivir a los años de escasez

Incluso mientras sus estudiantes prosperaban y difundían su evangelio del yoga, el propio Krishnamacharya nuevamente se enfrentó a tiempos difíciles. Para 1947, la inscripción había disminuido en el yogashala. Según Jois, solo quedaron tres estudiantes. El patrocinio del gobierno terminó; India obtuvo su independencia y los políticos que reemplazaron a la familia real de Mysore tenían poco interés en el yoga. Krishnamacharya luchó por mantener la escuela, pero en 1950 cerró. Krishnamacharya, un maestro de yoga de 60 años, se encontró en la difícil posición de tener que empezar de nuevo.

A diferencia de algunos de sus protegidos, Krishnamacharya no disfrutaba de las ventajas de la creciente popularidad del yoga. Continuó estudiando, enseñando y evolucionando su yoga casi en la oscuridad. Iyengar especula que este período de soledad cambió la disposición de Krishnamacharya. Como lo ve Iyengar, Krishnamacharya podría permanecer distante bajo la protección del Maharaja. Pero por su cuenta, al tener que encontrar estudiantes privados, Krishnamacharya tenía más motivación para adaptarse a la sociedad y desarrollar una mayor compasión.

Véase también Las raíces del yoga: antiguo + moderno

Al igual que en la década de 1920, Krishnamacharya luchó por encontrar trabajo, finalmente dejó Mysore y aceptó un puesto de profesor en Vivekananda College en Chennai. Lentamente aparecieron nuevos estudiantes, incluidas personas de todos los ámbitos de la vida y en diversos estados de salud, y Krishnamacharya descubrió nuevas formas de enseñarles. A medida que llegaban estudiantes con menos aptitud física, incluidos algunos con discapacidades, Krishnamacharya se centró en adaptar las posturas a la capacidad de cada estudiante.

Por ejemplo, instruiría a un estudiante a realizar Paschimottanasana (flexión hacia adelante sentado) con las rodillas rectas para estirar los isquiotibiales, mientras que un estudiante más rígido podría aprender la misma postura con las rodillas dobladas. De manera similar, variaría la respiración para satisfacer las necesidades del estudiante, a veces fortaleciendo el abdomen enfatizando la exhalación, otras veces apoyando la espalda enfatizando la inhalación. Krishnamacharya varió la duración, la frecuencia y la secuencia de las asanas para ayudar a los estudiantes a lograr metas específicas a corto plazo, como recuperarse de una enfermedad. A medida que avanzaba la práctica de un estudiante, los ayudaba a refinar las asanas hacia la forma ideal. A su manera individual, Krishnamacharya ayudó a sus estudiantes a pasar de un yoga que se adaptaba a sus limitaciones a un yoga que ampliaba sus habilidades. Este enfoque,que ahora se conoce como Viniyoga, se convirtió en el sello distintivo de la enseñanza de Krishnamacharya durante sus últimas décadas.

Krishnamacharya parecía dispuesto a aplicar tales técnicas a casi cualquier problema de salud. Una vez, un médico le pidió que ayudara a una víctima de un derrame cerebral. Krishnamacharya manipuló las extremidades sin vida del paciente en varias posturas, una especie de fisioterapia yóguica. Al igual que con muchos de los estudiantes de Krishnamacharya, la salud del hombre mejoró, al igual que la fama de Krishnamacharya como sanador.

Era esta reputación como sanador lo que atraería al último gran discípulo de Krishnamacharya. Pero en ese momento, nadie, y menos Krishnamacharya, habría adivinado que su hijo, TKV Desikachar, se convertiría en un renombrado yogui que transmitiría todo el alcance de la carrera de Krishnamacharya, y especialmente sus enseñanzas posteriores, al mundo occidental del yoga.

Manteniendo viva la llama

Aunque nació en una familia de yoguis, Desikachar no sintió deseos de seguir la vocación. Cuando era niño, se escapó cuando su padre le pidió que hiciera asanas. Krishnamacharya lo atrapó una vez, ató sus manos y pies en Baddha Padmasana (postura del loto atado) y lo dejó atado durante media hora. Una pedagogía como esta no motivó a Desikachar a estudiar yoga, pero finalmente la inspiración llegó por otros medios.

Después de graduarse de la universidad con un título en ingeniería, Desikachar se unió a su familia para una breve visita. Iba de camino a Delhi, donde le ofrecieron un buen trabajo en una empresa europea. Una mañana, mientras Desikachar estaba sentado en el escalón de la entrada leyendo un periódico, vio un enorme automóvil estadounidense circulando por la estrecha calle frente a la casa de su padre. En ese momento, Krishnamacharya salió de la casa, vistiendo solo un dhoti y las marcas sagradas que significaban su devoción de por vida al dios Vishnu. El coche se detuvo y una mujer de mediana edad de aspecto europeo saltó del asiento trasero gritando "¡Profesor, profesor!" Ella corrió hacia Krishnamacharya, lo rodeó con sus brazos y lo abrazó.

La sangre debe haber drenado del rostro de Desikachar cuando su padre la abrazó de vuelta. En aquellos días, las damas occidentales y los brahmanes simplemente no se abrazaban, especialmente no en medio de la calle, y especialmente no un brahmán tan observador como Krishnamacharya. Cuando la mujer se fue, "¿¡¿Por qué?!?" fue todo lo que Desikachar pudo balbucear. Krishnamacharya explicó que la mujer había estado estudiando yoga con él. Gracias a la ayuda de Krishnamacharya, había logrado conciliar el sueño la noche anterior sin drogas por primera vez en 20 años. Quizás la reacción de Desikachar a esta revelación fue providencia o karma; ciertamente, esta evidencia del poder del yoga proporcionó una curiosa epifanía que cambió su vida para siempre. En un instante, decidió averiguar lo que sabía su padre.

Véase también  Inspiración: ¿Cuál es tu jingle de yoga?

Krishnamacharya no agradeció el nuevo interés de su hijo por el yoga. Le dijo a Desikachar que siguiera su carrera de ingeniería y dejara el yoga en paz. Desikachar se negó a escuchar. Rechazó el trabajo en Delhi, encontró trabajo en una empresa local y molestó a su padre para que le diera lecciones. Finalmente, Krishnamacharya cedió. Pero para asegurarse de la seriedad de su hijo, o quizás para desanimarlo, Krishnamacharya requirió que Desikachar comenzara las lecciones a las 3:30 cada mañana. Desikachar accedió a someterse a los requisitos de su padre, pero insistió en una condición propia: no a Dios. Desikachar, un ingeniero de nariz dura, pensó que no tenía necesidad de religión. Krishnamacharya respetó este deseo y comenzaron sus lecciones con asanas y cantando los Yoga Sutra de Patanjali. Como vivían en un apartamento de una habitación, toda la familia se vio obligada a unirse a ellos.aunque medio dormido. Las lecciones iban a durar 28 años, aunque no siempre tan temprano.

Durante los años de tutoría de su hijo, Krishnamacharya continuó refinando el enfoque de Viniyoga, adaptando métodos de yoga para los enfermos, las mujeres embarazadas, los niños pequeños y, por supuesto, aquellos que buscaban la iluminación espiritual. Llegó a dividir la práctica del yoga en tres etapas que representan la juventud, la mediana edad y la vejez: primero, desarrollar la fuerza muscular y la flexibilidad; segundo, mantener la salud durante los años de trabajo y crianza de la familia; finalmente, ve más allá de la práctica física para enfocarte en Dios.

Desikachar observó que, a medida que los estudiantes progresaban, Krishnamacharya comenzó a enfatizar no solo las asanas más avanzadas sino también los aspectos espirituales del yoga. Desikachar se dio cuenta de que su padre sentía que cada acción debería ser un acto de devoción, que cada asana debería conducir a la calma interior. De manera similar, el énfasis de Krishnamacharya en la respiración estaba destinado a transmitir implicaciones espirituales junto con beneficios fisiológicos.

Según Desikachar, Krishnamacharya describió el ciclo de la respiración como un acto de entrega: "Inhala y Dios se te acerca. Mantén la inhalación y Dios permanece contigo. Exhala y te acercas a Dios. Mantén la exhalación y ríndete a Dios. "

Durante los últimos años de su vida, Krishnamacharya introdujo el canto védico en la práctica del yoga, siempre ajustando el número de versos para que coincidiera con el tiempo que el estudiante debería mantener la pose. Esta técnica puede ayudar a los estudiantes a mantener la concentración y también les proporciona un paso hacia la meditación.

Consulte también Una meditación matutina para comenzar el día con atención

Al pasar a los aspectos espirituales del yoga, Krishnamacharya respetó el trasfondo cultural de cada estudiante. Una de sus estudiantes de toda la vida, Patricia Miller, que ahora enseña en Washington, DC, lo recuerda dirigiendo una meditación ofreciendo alternativas. Les indicó a los estudiantes que cerraran los ojos y observaran el espacio entre las cejas, y luego dijo: "Piensa en Dios. Si no es Dios, el sol. Si no es el sol, tus padres". Krishnamacharya estableció una sola condición, explica Miller: "Que reconozcamos un poder más grande que nosotros".

Preservando un legado

En la actualidad, Desikachar extiende el legado de su padre supervisando el Krishnamacharya Yoga Mandiram en Chennai, India, donde se enseñan todos los enfoques contrastantes del yoga de Krishnamacharya y sus escritos se traducen y publican. Con el tiempo, Desikachar adoptó toda la amplitud de la enseñanza de su padre, incluida su veneración a Dios. Pero Desikachar también comprende el escepticismo occidental y enfatiza la necesidad de despojar al yoga de sus atavíos hindúes para que siga siendo un vehículo para todas las personas.

La cosmovisión de Krishnamacharya estaba arraigada en la filosofía védica; el Occidente moderno tiene sus raíces en la ciencia. Informado por ambos, Desikachar ve su papel de traductor, transmitiendo la sabiduría ancestral de su padre a los oídos modernos. El enfoque principal tanto de Desikachar como de su hijo, Kausthub, es compartir esta antigua sabiduría del yoga con el próximo

Generacion. "Les debemos a los niños un futuro mejor", dice. Su organización ofrece clases de yoga para niños, incluidos los discapacitados. Además de publicar historias y guías espirituales apropiadas para la edad, Kausthub está desarrollando videos para demostrar técnicas para enseñar yoga a los jóvenes utilizando métodos inspirados en el trabajo de su abuelo en Mysore.

Aunque Desikachar pasó casi tres décadas como alumno de Krishnamacharya, afirma haber aprendido solo los conceptos básicos de las enseñanzas de su padre. Tanto los intereses como la personalidad de Krishnamacharya se parecían a un caleidoscopio; el yoga era solo una pequeña parte de lo que sabía. Krishnamacharya también se dedicó a disciplinas como la filología, la astrología y la música. En su propio laboratorio ayurvédico, preparó recetas a base de hierbas.

En la India, todavía es más conocido como sanador que como yogui. También fue cocinero gourmet, horticultor y astuto jugador de cartas. Pero el saber enciclopédico que le hizo a veces parecer distante o incluso arrogante en su juventud — "intelectualmente intoxicado", como lo caracteriza cortésmente Iyengar, finalmente dio paso a un anhelo de comunicación. Krishnamacharya se dio cuenta de que gran parte del aprendizaje tradicional indio que él apreciaba estaba desapareciendo, por lo que abrió su depósito de conocimientos a cualquiera que tuviera un interés saludable y suficiente disciplina. Sintió que el yoga tenía que adaptarse al mundo moderno o desaparecer.

Véase también  Guía de viaje de un yogui a la India

Una máxima india sostiene que cada tres siglos nace alguien para revitalizar una tradición. Quizás Krishnamacharya fue un avatar así. Si bien tenía un enorme respeto por el pasado, tampoco dudó en experimentar e innovar. Al desarrollar y perfeccionar diferentes enfoques, hizo que el yoga fuera accesible para millones. Ese, al final, es su mayor legado.

Tan diversas como se han vuelto las prácticas en los diferentes linajes de Krishnamacharya, la pasión y la fe en el yoga siguen siendo su herencia común. El mensaje tácito que proporciona su enseñanza es que el yoga no es una tradición estática; es un arte vivo y que respira que crece constantemente a través de los experimentos de cada practicante y la profundización

experiencia.

Recomendado

Anatomía 101: Comprenda su pectoral menor
Sello de loto
Kundalini 101: ¿Qué es la era de Acuario, de todos modos?