Despierta y relájate

En las frías mañanas de invierno, calentar las articulaciones es una forma vigorizante de despertarse y comenzar el día. El profesor de yoga del Área de la Bahía de San Francisco, David Moreno, enseña una serie de ejercicios para las articulaciones que pueden usarse como parte de su rutina de estiramiento matutina o previa a la práctica. Aunque la mayoría de los calentamientos enfatizan los principales grupos de músculos, Moreno dice que concentrarse en las articulaciones puede ser una forma efectiva de energizar el cuerpo y garantizar una práctica o entrenamiento seguro. También es bueno para la salud a largo plazo de sus articulaciones. "Cuando mueves las articulaciones en todo el rango de movimiento, aumenta la circulación y lubrica toda la articulación", dice.

Moreno sugiere una práctica adaptada de una secuencia más larga enseñada por Swami Satyananda de la Bihar School of Yoga. Practique lentamente, repitiendo cada movimiento ocho veces y respire lenta y profundamente a medida que avanza.

4 movimientos para tener articulaciones saludables

1. Rodillas

Siéntese en Dandasana con los huesos sentados sobre una manta doblada. Doble la rodilla izquierda hacia el pecho, juntando las manos detrás del muslo. Haga círculos grandes con la parte inferior de la pierna izquierda, estirando la pierna en la parte superior del círculo, si puede. Repita en el segundo lado.

2. Codos y hombros

Siéntese con las piernas cruzadas y las yemas de los dedos sobre los hombros. Gire los codos en todo el rango de movimiento: levante la parte superior de los brazos hasta las orejas (los codos apuntando hacia el techo), luego haga un círculo hacia adelante e intente tocar los codos frente a su pecho, luego llévelos hacia las costillas laterales, y finalmente llevarlos a la altura de los hombros.

3. Tobillos

Siéntese en Dandasana con los huesos sentados sobre una manta doblada. Gire ambos pies al unísono, primero en el sentido de las agujas del reloj y luego en el sentido contrario. A continuación, separe las piernas a una distancia aproximada de un bloque y gire los pies en direcciones opuestas, haciendo que los dedos gordos se toquen a medida que se acercan. Termine flexionando y apuntando ambos pies 8 veces.

4. Muñecas

Estire los brazos frente al cuerpo a la altura de los hombros. Doble las manos hacia atrás desde las muñecas como si presionara las palmas contra una pared, con los dedos apuntando hacia arriba. Luego, doble las manos hacia adelante desde las muñecas de modo que los dedos se doblen hacia su pecho. Para terminar, convierta las manos en puños y gire las muñecas en ambas direcciones.

Recomendado

Yoga Yin y Yang
Construye una comunidad de yoga
Las mejores botellas de agua de vidrio con mangas