Mente de principiante

Puede ser que la clase más difícil que enseñes esté basada en las poses más simples.

Enseñar yoga a principiantes (estudiantes que no están familiarizados con el lenguaje ecléctico del yoga) requiere tanta habilidad, consideración y paciencia que puede parecer el trabajo equivocado para un maestro nuevo.

Pero a pesar de que puede ser un desafío, presentar a un recién llegado al mundo del yoga suele ser una experiencia profundamente gratificante, ya que brinda a los maestros la oportunidad de perfeccionar sus habilidades lingüísticas y dominar las sutilezas que pueden llevar su enseñanza a un nivel completamente nuevo.

Empezando

Un aula de principiantes presenta a los profesores un conjunto complejo de variables, según el experto en yoga para principiantes Jason Crandell. "Tiene más cosas para navegar y administrar cuando trabaja con personas sin un conocimiento básico", explica.

Al mismo tiempo, es esencial que los nuevos yoguis reciban una instrucción clara y bien informada. "Aprenderán los hábitos y la esencia de lo que se les enseñe", dice Crandell, "por lo que es importante que haya una calidad profunda en lo que se les enseña".

Enseñar yoga para principiantes es un desafío, dice Cyndi Lee, fundadora de Om Yoga en la ciudad de Nueva York, porque los principiantes pueden no saber qué esperar. Mucha gente, por ejemplo, llega al yoga creyendo que es simplemente un ejercicio físico.

"Pero no se confunda y piense que porque la gente es principiante en yoga, es estúpida". advierte. "O no conocen este vocabulario o no saben cómo relacionarse con sus cuerpos de esta manera".

Antes de impartir una clase para principiantes, Lee aconseja crear un plan de clase completo y luego dedicar tiempo conscientemente a recorrer la secuencia, para que pueda comprenderla en su propio cuerpo. "Esto no solo significa ir más lento", dice, "significa encontrar variaciones y deconstruir las asanas".

Si puede sentir la pose desde el interior, en lugar de depender únicamente de lo que se supone que debe ser una pose que ha aprendido, amplificará su capacidad para llegar a los estudiantes de manera efectiva.

Enseñar como conversación

Lee enfatiza el uso de un lenguaje claro y accesible. Pero incluso si su lenguaje es preciso, advierte, es posible que sus nuevos estudiantes no lo entiendan.

"Cuida a tus estudiantes", dice Lee. "Dales la oportunidad de responder a la información que les ofreces, para que sea una conversación".

Para la experta en principiantes Natasha Rizopolous, la conversación entre el profesor y el alumno es una de las razones por las que trabajar con principiantes puede ser tan gratificante. "Vienen con tanta apertura y entusiasmo. Están muy agradecidos", dice, y agrega que también es satisfactorio porque es evidente el gran crecimiento de los estudiantes principiantes. Con ellos, dice, "realmente estás enseñando, en lugar de simplemente llamar poses".

Todo es cuestión de equilibrio

Mientras enseña, es importante equilibrar la información que brinda a los nuevos estudiantes. Querrá dar instrucciones sobre la alineación adecuada, pero también es importante no abrumarlos.

"Tu primera responsabilidad es mantenerlos a salvo", dice Les Leventhal, profesor de yoga de San Francisco. Su próximo cargo, agrega, es dejar que comiencen a sentir los efectos del yoga por sí mismos.

Eso puede significar que permita que sus alumnos permanezcan en una pose menos que perfecta durante algunas respiraciones.

Se Flexible

"Por supuesto", como señala Lee, "si hay desastres, tienes que encargarte de ellos". Pero, agrega, puede abordar los problemas de alineación sin destacar a los estudiantes individuales. "Invente un ejercicio en el lugar para ayudarlos, y todos los demás también se beneficiarán", dice.

En momentos como este, algunos estudiantes aún no entenderán lo que está tratando de transmitir. Cuando eso suceda, vuelve a conectarte contigo mismo.

"Fíjate en tu motivación de por qué eres profesor de yoga", dice Lee. "Si su motivación es ser útil, siga cambiando sus herramientas". Continúe con sus esfuerzos hasta que lo entiendan.

Más simple es mejor

Por supuesto, hay ciertas poses que se deben evitar en las clases de principiantes. Lee advierte contra inversiones completas, equilibrio de brazos y Chaturanga Dandasana (postura del bastón de cuatro miembros). En lugar de movimientos elegantes, concéntrese en lo básico, como conectarse a las piernas y al suelo en poses de pie. También puede desarrollar vinyasas cortas o secuencias fluidas que enseñan cómo alinear la respiración con el movimiento.

Dependiendo de la tradición de yoga en la que esté trabajando, puede o no elegir presentar a nuevos estudiantes a Pranayama. Para mantenerlo simple, quédese con la enseñanza de Ujjayi Pranayama (respiración victoriosa) o Sama Vritti (respiración igual), en la que los estudiantes aprenden a equilibrar sus inhalaciones con sus exhalaciones. Concentrarse en la respiración de esta manera puede ofrecer una experiencia de aprendizaje tremenda.

De manera similar, incluir la filosofía del yoga en sus clases es fundamental, pero es mejor si se entrega en un paquete accesible.

"Tus proporciones de mecánica simple (instrucción sencilla y realista) frente a las cosas más esotéricas es una proporción realmente delicada", dice Crandell.

Y aunque al principio puede parecer inusual para los estudiantes, no hay necesidad de evitar presentarles el sánscrito a sus estudiantes.

"Estás conduciendo a la gente a un mundo nuevo", dice Rizopolous. Un buen acomodador, dice, introducirá el idioma de ese mundo.

Enseñe sus creencias

En última instancia, su enseñanza será la mejor cuando aproveche lo que cree y valora profundamente. Si es cantar en sánscrito lo que te conmueve, enséñalo con la pasión que tienes por ese elemento de la práctica. Si eso no te inspira, quizás no sea lo correcto para concentrarte.

Al introducir la filosofía, es muy importante que un profesor sea abierto sobre sus antecedentes filosóficos, insiste Crandell. "No creo que tenga que ser el Yoga Sutra que usted presente; creo que tiene que ser su propia filosofía de enseñanza".

El enfoque de Crandell tiende a estar en equilibrar el esfuerzo y la relajación, con énfasis en la moderación y la conciencia plena. Entonces, sin citar sutras específicos, dice, todavía se pueden "imprimir los conceptos filosóficos".

Incluso sin pasar mucho tiempo en clase enseñando nombres de asanas en sánscrito o cantos hindúes, puede llegar a los estudiantes con algo de la espiritualidad más profunda del yoga.

Como dice Lee: "Hay principios del yoga que son súper beneficiosos y que no tienen nada que ver con la cultura o la religión. Tienen que ver con la mente, el cuerpo y la respiración del individuo. El yoga está ahí en la práctica de asanas. "

Rachel Brahinsky es escritora y profesora de yoga en San Francisco.

Original text


Recomendado

Yoga para personas mayores: una secuencia para ayudar con su movilidad
7 poses para hacer cuando tienes un resfriado y no puedes respirar por la nariz
10 maneras de ser real sobre las limitaciones de su cuerpo y evitar las lesiones del yoga