Practica para el equilibrio interior

A primera vista, Anantasana (postura reclinada dedicada a Vishnu) parece fácil, como si simplemente estuvieras holgazaneando. Pero se necesita fuerza, flexibilidad y un equilibrio finamente perfeccionado para mantener la suavidad y la calma en la pose. Ananta es el apodo de la deidad hindú Lord Vishnu, el Conservador, el que sostiene el universo entre los ciclos de creación y destrucción, y de quien se dice que es el Dador del Yoga, quien está unido al yoga. También es el nombre de la serpiente de mil cabezas que sirve como sofá de Vishnu, lo que podría explicar por qué la pose parece tan relajante.

Elise Browning Miller, profesora senior certificada de Iyengar Yoga en Palo Alto, California, sugiere que cultives un sentido de reposo, incluso mientras trabajas para integrar estabilidad y apertura en tus poses. "Siempre existe ese equilibrio de ir hacia adentro para crear una sensación de paz, y luego permitir que eso se expanda hacia afuera pero sin perder nunca su fuente".

La secuencia de Miller conecta el torso y las piernas mientras abre el ombligo, el costado del cuerpo y los hombros, lo que lo lleva a experimentar el reposo definitivo en Anantasana. Ella te anima a estar completamente presente mientras practicas esta secuencia y a que te des tiempo para repetir una pose si sientes que te gustaría refinar tu alineación. Tendrá la oportunidad de desarrollar y demostrar su propia fuerza, flexibilidad y equilibrio mientras evoca el equilibrio y el poder creativo de Vishnu.

Para comenzar Encuentra el equilibrio. Siéntese con las piernas cruzadas y encuentre una sensación de equilibrio. Arraiga sus huesos sentados y observe su respiración. Respire en la región del ombligo, la sede del poder y la creatividad en el cuerpo. Luego, invite a respirar a lo largo de toda la columna para abrir su cuerpo a esta sensación de fuerza y ​​receptividad.

Terminar Descansar en el Centro. Viva de espaldas y tómese unos instantes para alinear su cuerpo simétricamente. Respire profundo y déjelo ir por completo. Relaje todo su cuerpo en el suelo. Silencia tus ojos, oídos, lengua. Crea un equilibrio de estabilidad y apertura.

Recomendado

La guía definitiva para proteger sus muñecas en postura de rueda
Comprender la exhalación durante el pranayama
6 poses para calmar y fortalecer tus hombros