Comprender las Gunas puede ayudarlo a encontrar el equilibrio y la percepción

Cuando pensamos en la energía, a menudo pensamos en los tipos físicos y mentales: el empuje que nos ayuda a avanzar en un vinyasa o concentrarnos en una tarea. Es fácil identificar cuándo estas energías se están quedando atrás, y la mayoría de las veces sabemos cómo reponerlas o equilibrarlas: comemos alimentos saludables, descansamos, salimos a la naturaleza, nos conectamos con las personas que amamos, nos comprometemos con una práctica constante de asanas, o dejar ir algunos hábitos cuestionables.

Pero la energía es más que lo que alimenta el cuerpo o la mente. Muchas tradiciones antiguas, como el yoga, el taoísmo, el budismo y el hinduismo, además de la física moderna, enseñan que todo en el universo es energía. Una mesa, una computadora y una bicicleta son todas formas de energía; cada uno vibra a una velocidad que le permite verlo, tocarlo y usarlo. Cada pensamiento, sentimiento y experiencia que tiene también tiene una vibración de energía única que se imprime en el cuerpo en forma de sensaciones físicas y luego, con suerte, se libera en la onda de la respiración. Esta energía no tangible se puede entender mejor si se profundiza en un aspecto de la anatomía corporal sutil del yoga: los gunas.

Vea también  16 poses para estimular su sistema inmunológico

Los gunas (sánscrito para hebras o cualidades) son fuerzas energéticas que se entrelazan para formar el universo y todo lo que hay en él. Hay tres gunas, cada uno con sus propios atributos únicos: tamas (estabilidad), rajas (actividad) y sattva (conciencia). Puede ser útil pensar en las gunas como tendencias: las formas habituales en que respondes a cualquier situación que surja.

Los tres gunas están presentes en cada experiencia en una relación cambiante entre sí. Una cualidad siempre está más presente o dominante que las otras, según el desafío al que se enfrente y, lo más importante, cómo responda a él. Cuando reacciona de forma exagerada porque alguien lo interrumpe en el tráfico, rajas se vuelve dominante. Si te apagas emocionalmente para evitar tener una conversación difícil, es una señal de que tamas ha tomado las riendas. A medida que emerja de una hermosa práctica restaurativa, puede experimentar la cualidad sáttvica de la alegría.

Comprender las gunas es importante porque, si bien los desafíos de nuestra vida diaria pueden perturbar su delicado equilibrio, estas energías, entrelazadas en una danza intrincada, crean todo lo que somos, todo lo que vemos y todo lo que permanece invisible. Tamas proporciona nuestra base; rajas le da vitalidad y aliento; sattva lo imbuye de conciencia y conciencia compasiva.

Ver también  Una doula de yoga comparte una secuencia de cuidado personal enriquecedor

Tamas

Tamas, o estabilidad, tiene una mala reputación, a menudo se describe únicamente como la fuerza de la entropía, el letargo y el estancamiento. Pero su vibración enérgica, lenta y espesa, también se estabiliza y enfoca. Es la exhalación la que calma y estabiliza. Tamas también se traduce como "materia" y predomina en cualquier objeto aparentemente sólido: esa mesa, computadora portátil o bicicleta. En la naturaleza, tamas destruye la materia vegetal para que pueda ser reabsorbida en la tierra y nutrir nueva vida. En su cuerpo, la energía tamásica prevalece en los músculos, huesos y carne; en la práctica de asana, apoya los pies y ayuda a mantener el equilibrio. En su mente, la energía tamásica es dominante cuando se siente deprimido o cuando una pesada carga emocional hace que sea difícil levantarse de la cama. Cuando el tamas prevalece, no puede reunir mucho entusiasmo por nada, incluida su práctica.Puede encontrarse obsesionado por una relación que salió mal o castigándose por las decisiones que ha tomado.

Equilibrio de Tamas:

Sacudir las manos mientras levanta los brazos por encima de la cabeza varias veces hará que tamas se despegue, y también se moverá al ritmo de la música o una o dos rondas de Saludos al sol o Kapalabhati Pranayama (respiración brillante de cráneo, que alterna exhalaciones cortas y explosivas con exhalaciones pasivas un poco más largas). inhalaciones). La meditación sentada puede hacer que mueva la cabeza, pero caminar o cantar meditaciones funcionan bien para elevar la energía y enfocar la mente. Los médicos ayurvédicos sugieren mantenerse alejado de los alimentos tamásicos, como la carne, el ajo, las cebollas y los panes, así como las sobras, y elegir frutas y verduras locales frescas, mínimamente preparadas.

Vea también  Una meditación simple para encender su creatividad

Rajas

Rajas, o actividad, es lo que hace que las cosas se muevan. En la naturaleza, rajas permite que las semillas broten, que las flores germinen y que nazcan bebés. La vibración de rajas tiene una frecuencia más alta que la de tamas. Es la inhalación; es lo que te levanta por la mañana y te mantiene activo todo el día. También es la energía del cambio, el entusiasmo desenfrenado, la pasión y la confianza en uno mismo para hacer las cosas. La energía Rajas está dirigida hacia el futuro y a menudo se manifiesta como anhelo, anhelo o tristeza. En el tapete, rajas es lo que te mueve de una postura a otra o levanta los brazos por encima de la cabeza. Agitarse con su trabajo o sus relaciones puede hacer que los rajas dominen, al igual que esforzarse demasiado en su práctica o irrumpir en situaciones sin tener en cuenta lo que los demás sienten o necesitan.

Equilibrio de Rajas:

Más lento, más lento, más lento. En su colchoneta, fomente más energía deliberada de tamas para amortiguar el vuelo de rajas. Dirija su atención a sus pies y active sus músculos en algunas posturas de pie antes de ponerse de espaldas para sus posturas relajantes favoritas. Las prácticas suaves de pranayama, como Nadi Shodhana (respiración alterna por las fosas nasales) o Sitali (respiración refrescante; consulte la página 42), pueden suavizar el sistema nervioso, despejar la mente y enfriar el cuerpo. Para domesticar rajas, Ayurveda recomienda sentarse en cada comida, mantenerse alejado de los alimentos picantes o fritos y comer muchos alimentos ricos en antioxidantes, como verduras de hoja verde.

Ver también  Esta secuencia de yoga reducirá el estrés y aumentará la inmunidad

Sattva 

Sattva, o conciencia, es presencia radiante, verdad sin adulterar y acción compasiva y egoísta. La cualidad de sattva es clara, concentrada, tranquila y receptiva. Es la flor completamente formada, la belleza de una puesta de sol, la generosidad del jardín. Internamente, está en el espacio que experimentas después de la exhalación y antes de que vuelva a inhalar: la pausa en la que estás libre de pensamientos, preocupaciones y juicios, solo por el momento, para que puedas escuchar y actuar más desde tu intelecto superior. y menos del ego. Experimenta sattva en el tapete principalmente durante la meditación o cuando se compromete a ir hacia adentro, escuchar a su cuerpo y moverse en sincronía con su respiración. Cultivar la armonía sáttvica es el objetivo del yoga y del mundo natural. Puede brillar solo cuando tamas y rajas están equilibrados,que es una danza constante de las energías, momento a momento, al notar cómo nos encontramos con cada experiencia que se presenta.

Cultivando Sattva: 

El Bhagavad Gita nos dice claramente que si queremos tener una vida más sáttvica, debemos cuidarnos mejor. Consuma alimentos frescos (una dieta a base de plantas que sea orgánica y local, tanto como sea posible). Duerme a una hora decente y despierta al amanecer porque, según el Ayurveda, es cuando tu energía es más propicia para meditar (hazlo a diario). Pasa tiempo solo en la naturaleza si puedes. Comprométete a estar en silencio (en el mundo moderno, eso también significa dejar de lado tus dispositivos electrónicos). Practique la devoción (bhakti yoga) y brinde un servicio de corazón abierto para el beneficio de todos los seres.

Vea también  Lo que la mayoría de las personas se equivocan sobre el cuidado personal

Recomendado

Mangas de compresión de rodilla superiores
Alimentos curativos: cómo tratar los resfriados con Ayurveda
Filosofía taoísta 101: El significado del Yin y el Yang