Cómo enseñar la paz

El sistema nervioso es nuestro comunicador con el espíritu, nuestra conexión con el mundo interior y una puerta de entrada entre lo físico y lo espiritual. Un sistema nervioso agitado no recibe la guía del espíritu, así como una antena deformada no puede recibir las señales de televisión correctamente. Por eso, en el yoga y en la vida, debemos proteger el sistema nervioso y asegurarnos de que viva en un estado de ecuanimidad. Del mismo modo, debemos crear una experiencia para nuestros estudiantes que calme, en lugar de irritar, sus nervios.

El sistema nervioso es tanto un transmisor como un receptor. Es un sistema eléctrico que emite poderosas ondas electromagnéticas y transmite impulsos que conectan y armonizan todos los aspectos de nuestro ser. El sistema nervioso siente alegría y tristeza e inicia la risa y el llanto. Sin embargo, cuando está agitado, busca a tientas su trabajo, y nosotros también.

En nuestra sociedad, siempre estamos apurados, corriendo de una tarea a otra como ratas frustradas en una eterna cinta. Nuestros pobres nervios rara vez tienen la oportunidad de descansar o respirar. Las clases de yoga deberían ser un antídoto contra este fervor febril. Deben darles a nuestros estudiantes tiempo para hacer una pausa, sentir y sintonizarnos. No reduzcamos nuestras clases a un episodio más agitado en el día de un estudiante o un desenfoque más implacable de intensa actividad.

Cuando enseñé por primera vez en Estados Unidos en 1980, me sorprendió ver que muchos estudiantes cerraban los ojos mientras realizaban asanas en un esfuerzo por relajarse. Sin embargo, se acostarían en Savasana con los ojos bien abiertos. Cuando llegó el momento de sintonizar con el trauma y la tensión en sus sistemas nerviosos, tenían miedo de enfrentarse a los demonios internos y no podían soltarse. Esto resalta el desafío al que nos enfrentamos como profesores de yoga.

Hacer es el estado de avanzar hacia algo, de mirar hacia el futuro. Por el contrario, el sentimiento es el estado de estar en el momento. La paz proviene de estar completamente presente y sentir lo que está pasando en el ahora. Pero, ¿cómo se crea la paz como maestro?

Durante la clase, recuerde con frecuencia a sus alumnos que hagan una pausa y sientan lo que están haciendo, y luego usen la respiración para iniciar su siguiente movimiento. Cuando me pierdo en una ciudad y saco un mapa, primero necesito saber dónde estoy en ese mapa para saber cómo proceder. De la misma forma, el alumno, para sentirse en paz en una pose, primero necesita saber dónde se encuentra en su cuerpo. Pida a sus alumnos que sientan el peso en los talones o la presión en las yemas de los dedos, y automáticamente su mente entrará en un estado de reflexión para observar lo que está sucediendo en su interior. Y cualquier intento de sentir lo que sucede dentro del cuerpo crea una conexión cuerpo-mente, calmando el sistema nervioso y fomentando la paz.

Mientras sus estudiantes hacen una pausa después de cada pose, anímelos a que tomen conciencia en sus cuerpos y creen ecuanimidad en sus mentes antes de continuar. Cerrar los ojos crea calma porque el cuerpo responde moviendo el sistema nervioso de su estado activo y simpático a su estado tranquilo y parasimpático. Abrir los ojos revierte eso. A menudo, durante la clase, les pido a los estudiantes que salgan de una pose con los ojos abiertos, se sienten, cierren los ojos, sintonicen y luego abran los ojos antes de continuar.

El sistema nervioso es la parte más sutil de nuestro cuerpo físico. Por lo tanto, la respiración, que también es sutil, afecta más profundamente al sistema nervioso. Es como dos diapasones de la misma frecuencia: cuando golpeas uno, el otro comienza a vibrar inmediatamente.

Anime a sus estudiantes a estar siempre conscientes de su respiración y a trabajar con la respiración, especialmente cuando trabajan al límite. La respiración lenta y profunda es la mejor amiga del sistema nervioso. La respiración está conectada directamente con los latidos del corazón y, a medida que respiramos más rápido, las oscilaciones en el sistema nervioso aumentan en intensidad. Enseñar a los estudiantes a disminuir la velocidad de su respiración disminuirá la velocidad de sus latidos y calmará sus nervios. Por otro lado, cuando contienen la respiración, generan tensión en el sistema nervioso, lo que puede aumentar la presión arterial de manera espectacular.

Sin embargo, como maestros, debemos tener mucho cuidado con ciertas prácticas de Pranayama . Bhastrika pranayama (a menudo conocido como "Aliento de fuego") puede dañar o incluso destruir el sistema nervioso. Nunca olvidaré a una mujer que acudió a mí en busca de asesoramiento legal cuando ejercía la abogacía. Estaba extremadamente agitada, constantemente distraída y no podía terminar un pensamiento o una oración. Aprendí que su sistema nervioso estaba quemado por años de practicar pranayama incorrectamente, específicamente bhastrika y kapalabhati.(Aliento que brilla como una calavera). Cuando un exceso de energía pránica inunda el sistema nervioso, es como un globo que se llena con más aire del que tiene la fuerza para contener. El sistema nervioso está destrozado y puede resultar en un trauma mental severo. El cuerpo debe estar adecuadamente preparado con años de asana (especialmente flexiones hacia atrás) para recibir y contener de manera segura el poder del prana.

Y hay otras formas de dañar a nuestros estudiantes con la práctica. Por ejemplo, el sistema nervioso se agita con movimientos espasmódicos. Esto incluye temblar durante una pose por trabajar demasiado. Recuérdeles a sus alumnos que no hay ninguna virtud en mantener las posturas demasiado tiempo, ya que los beneficios se deshacen rápidamente y se convierten en perjuicios. He escuchado a algunos maestros decirles a sus alumnos: "¡Sacuden!" y anime a sus alumnos a sacudirse después de poses intensas para liberar la tensión. Esto pierde el punto. Es mucho mejor estar quieto y derretir la tensión con conciencia.

Hay una serie de técnicas específicas que recomiendo para llevar la paz a los estudiantes que están particularmente dispersos. Haga que sus estudiantes hagan inversiones suspendidas, como colgarse de un columpio pélvico o Adho Mukha Svanasana con una cuerda de pared alrededor de sus muslos. En estas posturas, la columna vertebral puede liberarse y los nervios de la columna vertebral pueden relajarse. Esto crea una sensación de calma a medida que el cuerpo entra en su modo parasimpático. Otra forma de crear este efecto es hacer que sus alumnos hagan Savasana con una envoltura de cabeza. Contiene las ondas cerebrales dispersas de modo que, cuando el estudiante se quita la envoltura, las ondas cerebrales son más coherentes, concentradas y tranquilas.

Anime a sus alumnos a esforzarse por mantener la ecuanimidad en cada pose. Sin embargo, para cultivar la paz, el equilibrio es más importante que la mera demostración de ecuanimidad. Si sus estudiantes han estado sentados en sillas todo el día, es necesario balancear el péndulo hacia el otro lado y trabajar con ellos vigorosamente para liberar la tensión reprimida. El arte en este caso es trabajar con vigor, pero no con violencia; intensamente, pero con ecuanimidad.

Nos sentimos en paz solo cuando nos sentimos seguros, cuando no tenemos miedo. Nuestro sistema nervioso simpático se activa tan pronto como hay miedo, en la respuesta de "lucha o huida". Por lo tanto, es nuestro deber como maestros asegurarnos de que nuestros estudiantes se sientan seguros en clase. Cuando nuestros estudiantes se sienten seguros, su sistema parasimpático se activa y comienza la autoexploración y la curación. La autoexploración es imposible para quien vive con miedo. Las personas temerosas están más preocupadas por la defensa y por contrarrestar la fuerza agresiva de un "enemigo". Cuando un estudiante parezca tener miedo, pregúntese: "¿Qué he hecho para que este estudiante se sienta inseguro? ¿Está el estudiante reflejando mi duda o miedo, mi falta de conocimiento o experiencia?" No permita que un deseo egoísta de parecer competente cree miedo en sus estudiantes o destruya su tranquilidad.

Al vivir en una sociedad de consumo, podemos temer que, a menos que acumulemos muchas cosas, seamos etiquetados como fracasados. Cuando deseamos y no somos capaces de poseer, surge una discordia dentro de nosotros y nos impulsa a un estado inquieto de frustración y lucha. Es solo una sensación de satisfacción lo que puede llevar nuestro sistema nervioso a un estado de paz. Lo ideal es tener los medios para adquirir lo que queramos y, sin embargo, contentarnos con no tenerlo. Entonces podemos estar tranquilos. En otras palabras, la paz rara vez proviene de una abnegación austera. Más bien, se trata de tener la capacidad de poseer todo lo que queremos, y al mismo tiempo tomar conscientemente la decisión de tener menos para mantener nuestra vida simple y tranquila.

Mientras que la paz externa es el resultado de la libertad y la elección y la falta de miedo, la paz interna es independiente de los fenómenos externos. No importa lo que esté sucediendo afuera, cuando aprovecho mi espíritu interior, estoy en paz. Entro en esa cualidad serena de chitti (conciencia pura o Dios). Cuando nos conectamos con este chitti, no importa si estamos conduciendo por una autopista, meditando en un prado de montaña o parados frente a una bala a toda velocidad, sentimos una paz expansiva, como la sensación de entrar en una catedral silenciosa o de fundiéndose con los colores de un sol poniente.

Cuando nos tomamos el tiempo para estar en paz y calma, se nos da más tiempo a cambio. La calma nos otorga el enfoque y con esto logramos más gastando menos. De hecho, una gran concentración proviene de una gran calma y no de un gran fervor. Cuando la calma y la paz son nuestras, somos receptivos a nuestra alma. Nos permitimos la inminencia de la dicha. Esta dicha es uno de los mayores regalos que podemos compartir con nuestros estudiantes.

Reconocido como uno de los mejores profesores de yoga del mundo, Aadil Palkhivala comenzó a estudiar yoga a la edad de siete años con BKS Iyengar y conoció el yoga de Sri Aurobindo tres años después. Recibió el Certificado de Maestro de Yoga Avanzado a la edad de 22 años y es el director fundador de Yoga Centers ™ de renombre internacional en Bellevue, Washington. Aadil también es un naturópata certificado por el gobierno federal, un practicante certificado de ciencias de la salud ayurvédica, un hipnoterapeuta clínico, un terapeuta certificado de Shiatsu y de trabajo corporal sueco, un abogado y un orador público patrocinado internacionalmente sobre la conexión mente-cuerpo-energía.

Recomendado

Postura de desafío: Postura de plancha lateral con una pierna
El mejor jarabe de arce puro
Rutina de yoga posquirúrgica