Instruir desde cero

Al describir las cualidades de asana con los adjetivos "sthira" y "sukha", Patanjali usa el lenguaje con mucha habilidad. Sthira significa firme y alerta: para encarnar a sthira, la pose debe ser fuerte y activa. Sukha significa cómodo y ligero; para expresar sukha, la pose debe ser alegre y suave. Estos polos complementarios, o co-esenciales del Yin y el Yang, nos enseñan la sabiduría del equilibrio. Al encontrar el equilibrio, encontramos armonía interior, tanto en nuestra práctica como en nuestras vidas.

Como maestros, debemos ayudar a nuestros estudiantes a encontrar ese equilibrio en su práctica. Nuestra instrucción debería ayudarlos a explorar tanto sthira como sukha. En términos prácticos, debemos comenzar por enseñar sthira como una forma de conexión con el suelo, y luego pasar al sukha como una forma de exploración y expansión alegre. De esta manera, podemos enseñar desde cero.

Manifestar firmeza (sthira) requiere conectarse al suelo debajo de nosotros, que es nuestra tierra, nuestro apoyo. Ya sea que nuestra base esté compuesta por diez dedos, un pie o una o ambas manos, debemos cultivar la energía a través de esa base. Mantenerse atento a nuestras raíces requiere una forma especial de alerta. Nuestra instrucción debe comenzar allí ayudando a los estudiantes a cultivar este estado de alerta en la base de una pose. Demostraré esta forma de instrucción para Tadasana, el modelo para todas las demás poses de pie. Los principios de Tadasana se pueden adaptar fácilmente a cualquier postura de pie que desee enseñar.

En todas las poses de pie, la firmeza proviene de enraizar todos los lados de los pies como las estacas de una tienda. Necesitamos enseñar a los estudiantes con arcos altos a que presten especial atención a la conexión a tierra de sus pies internos, y mostrar a los estudiantes con arcos caídos que alejen los tobillos unos de otros.

Después de enraizar los pies, nos movemos hacia arriba, recordando a los estudiantes que levanten las rótulas, la parte superior interna de los muslos hacia adentro y hacia atrás, y los lados externos de las rodillas hacia atrás. Esto les permite a los estudiantes notar si su peso se siente distribuido uniformemente entre la pierna derecha e izquierda, la parte delantera y trasera del pie y la parte interna y externa de los muslos.

A continuación, debemos recordar a nuestros alumnos que ajusten la pelvis, permitiendo que el peso de las caderas esté por encima de las rodillas y los tobillos. Esto a menudo requiere que retrocedan ligeramente su peso para permitir que la punta del cóccix quede hacia abajo. En esta alineación, el coxis no se dobla ni se levanta, sino que simplemente se dirige hacia abajo entre la parte delantera de los talones. Aquellos con espinas lumbares planas deberán permitir que el coxis se mueva ligeramente hacia atrás, alejándose de la flexión, mientras que aquellos con la espalda demasiado arqueada deberán alentar al coxis para que se retraiga ligeramente.

Luego, debemos instruir a nuestros estudiantes para que alarguen la cintura lateral, levanten la parte superior del esternón y relajen los hombros por la espalda, alineándolos sobre las caderas y los tobillos. Deben llevar la cabeza por encima de los hombros, alineando el mentón en el mismo plano que la frente. Finalmente, deben relajar la mandíbula, permitiendo que la lengua flote libremente en la boca y que los ojos se ablanden.

Una vez que nuestros estudiantes han prestado atención a la estabilidad, las otras cualidades de alerta y comodidad se vuelven accesibles. Ahora están listos para poner sus manos en la posición de Namaste y reflexionar sobre su motivación antes de comenzar su práctica.

Anime a sus estudiantes a ver esta base sólida como su base de operaciones, la base desde la cual pueden crear, explorar y, en ocasiones, expandirse. Desde allí, pueden navegar a un lugar cómodo o sukha. Así como la constancia requiere y desarrolla el estado de alerta, la comodidad implica permanecer liviano, sin cargas e interesado en el descubrimiento. Al enseñar esta cualidad, fomentamos un equilibrio equilibrado en lugar de imponer reglas rígidas para la alineación. Esto ayuda a los estudiantes a desarrollar un respeto natural hacia sus cuerpos y hacia ellos mismos, mientras los anima a habitar plenamente sus cuerpos. Luego pueden aprender a alejarse de ordenar a sus cuerpos que realicen poses y, en cambio, darles vida desde adentro.

Con sthira y sukha como puntos en nuestra brújula, podemos organizar nuestra enseñanza y ayudar a nuestros estudiantes a disfrutar explorando sus lugares de limitación y liberación en cada pose. Como resultado, independientemente de las habilidades individuales de sus estudiantes, su práctica puede enfocarse en la celebración y el refrigerio.

En un nivel más profundo, la forma en que practicamos y enseñamos posturas de yoga refleja la forma en que vivimos el resto de nuestras vidas. A medida que reflexionamos sobre nuestra práctica y nuestra enseñanza, podemos utilizar el yoga como una herramienta para desarrollar una mayor comprensión de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. Sthira y sukha pueden convertirse no solo en herramientas para enseñar o comprender el yoga, sino también en principios que ayudan a guiar la forma en que vivimos.

Sarah Powers combina los conocimientos del yoga y el budismo en su práctica y enseñanza. Vive en Marin, California, donde educa a su hija en casa y da clases. Para obtener más información, visite www.sarahpowers.com.

Recomendado

La guía definitiva para proteger sus muñecas en postura de rueda
Comprender la exhalación durante el pranayama
6 poses para calmar y fortalecer tus hombros