Cultivar la bondad: cómo practicar la bondad amorosa

En este extracto del Manual de bondad de Sharon Salzberg , ella nos enseña que al practicar repetidamente la bondad y la generosidad con los demás y con nosotros mismos, es en lo que nos convertimos y en lo que comienza a sentirse más natural. Aprenda cómo y comience ahora.

Es muy fácil para nosotros pensar en todas las cosas lamentables que hemos hecho o dicho, los momentos en los que ahora nos sentimos demasiado tímidos o demasiado enérgicos o demasiado retraídos o demasiado involucrados. Le sugiero que haga una pausa un poco y piense durante los próximos minutos en lo que ha hecho bien, en un momento en que fue generoso, amable o equilibrado, y trate de apreciarse por eso.

Al principio, es posible que se sienta algo incómodo. Suele ser más fácil pensar en el momento en que casi damos algo pero luego decidimos no hacerlo, y todavía está doblado en el ático. O la vez que fuimos demasiado francos y dijimos algo equivocado. O el momento en que descuidadamente pasamos por alto a alguien, lo ignoramos y herimos sus sentimientos. Todos estos pueden ser reflejos válidos y útiles de alguna manera, pero no pintan la imagen de todo lo que somos, todo lo que podríamos ser. Dedicar unos minutos cada día a pensar en el bien que llevamos dentro y deleitarnos en la bondad que podemos manifestar es la forma en que podemos tocar y profundizar continuamente una felicidad verdadera y genuina.

Regocijarnos en nuestra capacidad para tomar decisiones, cultivar el bien, dejar ir lo que nos daña y nos causa sufrimiento, nos dará la confianza para seguir experimentando, para hacer cosas que pueden ser algo nuevas para nosotros, que nos hacen sentir. como correr un riesgo, no hacia la imprudencia, sino hacia la compasión.

Ninguno de nosotros puede hacer estas cosas perfectamente; es un viaje constante, una práctica continua. Practicamos la generosidad con los demás y con nosotros mismos, una y otra vez, y su poder comienza a crecer hasta convertirse casi en una cascada, un fluir. Practicamos la bondad con los demás y con nosotros mismos, una y otra vez, y esto es en lo que nos convertimos, esto es lo que se siente más natural.

VEA TAMBIÉN  Aprender a amar incondicionalmente

Práctica de la bondad amorosa para momentos de dolor físico o emocional

Durante toda nuestra vida, nuestra sabiduría innata nos dice que dejemos ir, que seamos pacíficos, que renunciemos a los esfuerzos imprudentes por controlar. Nuestra cultura, condicionamiento e historia personal generalmente nos dicen que nos aferremos, que intentemos aferrarnos a las personas, el placer y los logros para ser felices. Muchas veces nuestras vidas transcurren en una batalla entre nuestra sabiduría innata y el mensaje de la cultura sobre el apego y el control. Cuando nos enfrentamos a una experiencia dolorosa, es sobre todo el momento de volvernos hacia la voz de la verdad, de confiar y descansar en ella.

Frases para usar en la práctica de la bondad amorosa

Aquí hay algunas frases que pueden serte de ayuda en esto. Elija una o dos frases que sean personalmente significativas para usted. Puede modificarlos de cualquier forma o utilizar los que haya creado por su significado personal único.

"¿Puedo aceptar mi dolor, sin pensar que me hace mal o mal?"

"Puedo recordar que mi conciencia es mucho más vasta que este cuerpo".

"Que todos los que me han ayudado a estar a salvo, sean felices, estén en paz".

"Que todos los seres en todas partes estén a salvo, sean felices, estén en paz".

"Que mi amor por mí y por los demás fluya sin límites".

"Que el poder de la misericordia me sostenga".

"¿Puedo abrirme a lo desconocido, como un pájaro volando libre?"

"¿Puedo aceptar mi ira, miedo y tristeza, sabiendo que mi vasto corazón no está limitado por ellos?"

“Que pueda estar libre de peligro; que esté en paz ".

"Que pueda estar en paz y feliz, a gusto en cuerpo y mente".

"Que pueda estar libre de ira, miedo y preocupación".

“Que pueda vivir y morir en paz”.

Prueba la meditación de bondad amorosa

Para comenzar, tome una posición lo más cómoda posible: sentado o acostado. Respire profundamente varias veces para que su cuerpo se asiente. Dirija su atención a su respiración y comience a decir en silencio las frases elegidas al ritmo de la respiración. También puedes experimentar con solo tener tu atención asentada en las frases, sin usar el ancla de la respiración. Sienta el significado de lo que está diciendo, pero sin intentar forzar nada. Deja que la práctica te lleve.

LEER MÁS  Cultiva una mente metta: meditación de bondad amorosa

Adaptado de  The Kindness Handbook  por Sharon Salzberg. Copyright 2008, 2015 Sharon Salzberg. Se publicará en rústica en agosto de 2015 por Sounds True.

SOBRE EL AUTOR

Sharon Salzberg, estudiante de budismo desde 1971, ha dirigido retiros de meditación en todo el mundo desde 1974. Es cofundadora de la Sociedad de Meditación Insight y del Centro Barre de Estudios Budistas. Sus libros incluyen  Lovingkindness (Shambhala, 2008) y el  bestseller del  New York TimesReal Happiness  (Workman, 2010). Vive en la ciudad de Nueva York y Barre, Massachusetts. Para obtener más información, visite sharonsalzberg.com.

Recomendado

YJ lo intentó: masaje con agua Watsu
A la luz de su padre
Descanso celestial: por qué la postura del cadáver es tan clave